Médicos lo declaran muerto, pero familiares lo encuentran vivo

0
241
Médicos de la clinica Las Peñitas informaron a la familia de Juan José Muñoz Romero que estaba muerto, pero su hija lo encontró vivo en la morgue.

La hija de Juan José Muñoz tuvo que ingresar a la morgue de la Clínica a la fuerza para sacar el cuerpo de su padre que estaba con vida.

En Sincelejo, capital del departamento de Sucre en el norte de Colombia, médicos de la clínica Las Peñitas informaron a la familia de Juan José Muñoz Romero, hombre de 67 años que ingresó en la mañana del pasado 6 de julio por una súbita en su presión arterial, que había fallecido pocas horas después de haber hecho el ingreso.

La familia indica que la hija del señor Muñoz Romero no creyó la versión de los médicos y faltando a los protocolos de seguridad para prevenir contagios de COVID de la clínica ingresó hasta la morgue, donde tenían el cuerpo de su padre, a quien encontró respirando, con signos vitales y consciente.

Solo habían pasado dos horas entre el ingreso de su padre y el momento en que los médicos les informaron del fallecimiento, lo que incremento la sospecha de la familia. Según declaraciones de la hija tampoco les dejaban ver el cuerpo por restricciones de la pandemia.

Cuando encontró a su padre consciente salió a buscar ayuda de un médico, pero este le insiste que Muñóz Romero está muerto y que esa reacción es normal en todos pacientes recién fallecidos.

“Mi hermana no se queda con esa respuesta y decide sacarlo de donde lo llevaron y lo trasladamos a otra clínica. Por ese tiempo en el que lo tuvieron en la morgue dándolo por muerto lo afectaron y le dio una isquemia”, dijo Martín, uno de los hijos del hombre.

Actualmente Muños Romero de 67 años se encuentra en la clínica La Concepción, donde fue trasladado por sus familiares después del este terrible incidente.

Hasta el momento ni La Clínica Las Peñitas ni las autoridades de Sincelejo se han pronunciado sobre el caso. Por su parte la familia busca tomar acciones legales contra la clínica y los médicos que declararon muerto a su padre.