Miguel Ángel Rodríguez: “Maduro sigue dando manotazos de ahogado”

0
610

Medidas económicas que adopta son absolutamente vulnerables, señala

REYNA CÁRDENAS A.

Doctor, ¿qué le parecen los cambios que se han implementado en nuestra política migratoria en relación a los venezolanos, a quienes ahora se les pedirá pasaporte para ingresar?

En primer lugar, creo que se trata de una medida del puro realismo político que adopta el Estado peruano, era muy esperada y está reflejando, primero, una necesidad nacional de poder medir nuestra capacidad receptiva, porque los peruanos no estábamos preparados para ser receptores de influjo tan importante de venezolanos y en tan poco tiempo. La medida no es única ni es excepcional porque ya la han adoptado países como Colombia, Brasil, Ecuador, y en esa misma línea Chile también tiene sus reglas, entonces estamos acabando con un primer mito que surge en estos temas, y es que a ningún estado puede ser objeto de alguna sanción internacional por organizar o regular el ingreso extranjero sobre su territorio.

¿En qué medida es una necesidad el pedir pasaportes?

Los estados deciden estas políticas en función de su realidad nacional interna, y además porque son Estados soberanos. Pedir pasaportes también es una medida extraordinariamente asociada a la seguridad, porque muchos de los prontuariados que han estado ingresando al territorio nacional han utilizado el carnet o la cédula de identidad, que es fácilmente falsificable en Venezuela, en cambio el pasaporte no. De manera que creo que esto contribuye a, primero, ponerle una suerte de tensión a este influjo migratorio tan alto que no tiene nada que ver con la presencia de los venezolanos en el Perú, sino que al mismo tiempo busca garantizar para ellos un buen estándar de su permanencia en el país.

Además mencionaban nuestras autoridades que solo los miembros de la Comunidad Andina pueden ingresar al Perú solo con cédula, y Venezuela se retiró en su momento del bloque.

Así es. Los venezolanos, por esas dislocadas decisiones de Hugo Chávez, decidieron salir de la Comunidad Andina y cumplieron el proceso, y ahí también constatamos las enormes consecuencias que producen ese tipo de políticas exteriores como las chavistas, apasionadas sin medir las consecuencias.

¿Se está corrigiendo entonces lo que nos había dejado el gobierno de Pedro Pablo Kuczynzki en este sentido?

Yo creo que el Gobierno del presidente Vizcarra corrige de manera frontal el craso error del gobierno anterior, porque no era posible que incluso hubiera un Permiso Temporal de Permanencia (PTP) con ingresos hasta fines del 2018 y con regularizaciones hasta mediados del 2019 para aquellos venezolanos que ni siquiera habían salido de su país, cuando el PTP fue creado justamente para aquellos que se encontraban dentro del territorio nacional. Entonces, me parece que es una corrección que se hace en el tiempo exacto y a partir de allí, sobre la base de las nuevas exigencias, vamos a ver un primer impacto en el sentido de que van a empezar a disminuir los ingresos de los venezolanos al territorio nacional.

Hay otro tema que se comenta mucho en redes, que es si se les debería o no pedir visa a los venezolanos para su ingreso al país. ¿Usted qué opina?

No, yo creo que no deberíamos ir a un forzamiento de la política migratoria que nos haga ver como un país xenófobo. Yo creo que los venezolanos que salen de su país lo hacen porque no hay ninguna posibilidad de proyecto de vida y porque hay inseguridad interna frente a un régimen como el chavista, que es responsable final de todo lo que está pasando. Entonces, creo que deberíamos ir progresivamente y pensar que la exigencia de pasaporte es una primera e importante medida, y no deberíamos forzar otras –por lo menos en el plano inmediato– en la medida en que hay que hacer una evaluación de lo que necesitaba Migraciones, que viene haciendo un excelente trabajo pero que no podría hacer más cuando las políticas exteriores en el tema de Venezuela le competían a la Cancillería. De manera que hay que esperar, y esperar también en el caso de los venezolanos que ya están dentro del país, para que se empiecen a diseñar políticas públicas para que ellos puedan encontrar una mejor performance de su presencia aquí en el país.

En Venezuela acaba de entrar en vigencia el “Paquetazo Rojo”, que podría terminar de empeorar la crisis económica que atraviesa el país…

Yo creo que Nicolás Maduro sigue dando manotazos de ahogado. Las medidas económicas que adopta son absolutamente vulnerables, ninguna de ellas va a superar el estrago de la crisis gravísima que vive Venezuela. Creo que son medidas que realmente constituyen la expresión de una desesperación del Madurismo, pero que lo único que va a terminar haciendo es asegurar una bomba de tiempo en el país que nadie quisiera.