More

    “Millennials” impulsarán un despertar de la sociedad que no incluiría a los EE.UU.

    Historiador Neil Howe, el profeta más grande de la crisis que vive los EE.UU. (III y final)

     BBC. COM / NdeR.- En el capítulo anterior, el historiador Neil Howes, en un análisis basado en los cambios generacionales anticipó que debido a la crisis indetenible las nuevas generaciones que él denomina “Generación X” no pondrán alcanzar el nivel de vida de sus padres y la genereación subsiguiente, a la denomina “Millennials” serían los que alcanzarían el liderazgo, si es que antes el triunfo demócratas no ha conducido a una guerra de secesión en los EE.UU. A continuación el tercer y último capítulo de esta serie:

    UN FINAL DE LA HISTORIA

    Sus críticos argumentan que usted y Strauss redujeron la historia estadounidense a una fórmula matemática y también que su teoría no pudo explicar eventos importantes como el 11 de septiembre. ¿Qué dice al respecto?

    Si le preguntas a muchos historiadores académicos, dirán que la historia es una tendencia lineal continua de declive o caída, lo que creo que es poco creíble, o completamente aleatorio o caótica, en cuyo caso es irrelevante.

    Yo no trato de predecir cada evento. Intento predecir movimientos básicos en los que se hace más probable que sucedan cosas.

    En la década de 1990, uno de los grandes competidores a nuestra visión sobre el futuro era Francis Fukuyama con “El fin de la historia”.

    Según él, los estados-nación se desvanecerían y viviríamos indefinidamente en una especie de capitalismo de mercado con individuos que solo competirían entre sí a través de las fronteras. Y ese era el final de la historia.

    Diría que si ese es el estándar con el que nos comparan, creo que hicimos un mejor pronóstico.

    FEROZMENTE INDIVIDUALISTAS

    Usted acuñó el término millennial cuando los primeros miembros de esa generación eran niños pequeños. ¿Cuál grande es la brecha entre lo que esperaba de ellos y cómo ellos son en realidad?

    Cuando miras hacia atrás a cómo la gente pensaba sobre los jóvenes a finales de los 80 y principios de los 90, creo que predijimos correctamente algunos cambios enormes que para todos parecían completamente imposibles o improbables.

    Cuando comenzó la década de 1990, la generación X ni siquiera tenía un nombre.

    Doug Coupland finalmente les dio un nombre en 1992-93 y finalmente nos acostumbramos a la generación X y todos pensaron que había una tendencia en la juventud hacia el nihilismo, el cinismo y al aumento de la violencia.

    Nosotros vimos un aumento continuo en la tasa de criminalidad. En realidad, alcanzó su punto máximo en 1984-85.

    Vimos muchachos cada vez más distanciados de su familia, en una especie de cultura desesperada y completamente apáticos en términos cívicos. Ya sabes que el lema de la Generación X es “funcional para mí”.

    También vimos chicos que estaban desprotegidos desde una edad temprana, que se criaban solos.

    Esa es la historia de vida de la Generación X. Ellos crecieron durante la revolución del divorcio y no le importaban a nadie. Todo el mundo los pateó hasta la calle y allí se vieron obligados a navegar por la vida por sí mismos.

    Así, resultaron ferozmente independientes, individualistas, algo cínicos, un poco salvajes y poco socializados. Esa era la imagen de un adulto joven a principios de la década de 1990.

    Entonces, salimos con un libro que representa con precisión a la generación X, pero dijimos que venía una nueva generación y que históricamente ya antes habíamos visto este cambio.

    VOTO DE LOS “MILLENIALS”

    Después de cada “despertar” viene este pánico moral sobre los niños. Y luego, de repente, la próxima generación es mucho más protectora.

    Cuando llegamos al año 2000 y los millennials comienzan a alcanzar la mayoría de edad, predijimos que cambiarían completamente la imagen de los jóvenes: estarían mucho más cerca de sus padres, serían mucho más reacios al riesgo.

    Dijimos que la tasa de criminalidad bajaría, que estarían más interesados en educarse y en obtener títulos y que estarían más orientados hacia la comunidad. En última instancia, se involucrarían mucho más en la política. Serían más optimistas sobre el futuro. Y se considerarían especiales.

    Se demostró que teníamos razón. Y puedo decir que a principios de los 90 todos pensaron que lo que predijimos sobre los millennials parecía increíble.

    La tasa de delitos violentos en Estados Unidos ha bajado 75% desde a principios y mediados de los años noventa. Eso se debe principalmente a los millennials. Creo que acertamos con esa generación.

    Una cosa que predijimos que tardó mucho en cumplirse fue lo de su participación en política. Incluso hasta hace poco la gente se quejaba porque “los millennials no votan”.

    SE VIENE CAMBIO INTERNO

    Bueno, ahora lo hacen, así que creo que incluso esa predicción está comenzando a cumplirse.

    Creo que los millennials van a cambiar la cara de nuestra vida cívica. Históricamente, durante un “despertar” vemos que la sociedad cambia el mundo interno de valores y la cultura.

    Pero durante una crisis cambiamos el mundo exterior de la economía, la infraestructura y la política. Creo que ahí es donde los millennials serán mucho más decisivos.

    Usted ha dicho que cada edad de oro comienza con una gran crisis. Así que ahora supongo que podríamos ser optimistas…

    Las edades doradas casi siempre se refieren a una época después de una crisis que se resolvió con éxito e integró a la sociedad en un nuevo tipo dinámico de comunidad.

    Eso generalmente le permite a la sociedad lanzar esta era dorada que a menudo las sociedades recuerdan como el momento en el que todos esperaban progresar y tener un futuro mejor.

    Eso, ciertamente, no es algo que caracterice a Estados Unidos hoy.

    Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-53158282

    Historiador Neil Howe, el profeta más grande de la crisis que vive los EE.UU. (III y final)

     BBC. COM / NdeR.- En el capítulo anterior, el historiador Neil Howes, en un análisis basado en los cambios generacionales anticipó que debido a la crisis indetenible las nuevas generaciones que él denomina “Generación X” no pondrán alcanzar el nivel de vida de sus padres y la genereación subsiguiente, a la denomina “Millennials” serían los que alcanzarían el liderazgo, si es que antes el triunfo demócratas no ha conducido a una guerra de secesión en los EE.UU. A continuación el tercer y último capítulo de esta serie:

    UN FINAL DE LA HISTORIA

    Sus críticos argumentan que usted y Strauss redujeron la historia estadounidense a una fórmula matemática y también que su teoría no pudo explicar eventos importantes como el 11 de septiembre. ¿Qué dice al respecto?

    Si le preguntas a muchos historiadores académicos, dirán que la historia es una tendencia lineal continua de declive o caída, lo que creo que es poco creíble, o completamente aleatorio o caótica, en cuyo caso es irrelevante.

    Yo no trato de predecir cada evento. Intento predecir movimientos básicos en los que se hace más probable que sucedan cosas.

    En la década de 1990, uno de los grandes competidores a nuestra visión sobre el futuro era Francis Fukuyama con “El fin de la historia”.

    Según él, los estados-nación se desvanecerían y viviríamos indefinidamente en una especie de capitalismo de mercado con individuos que solo competirían entre sí a través de las fronteras. Y ese era el final de la historia.

    Diría que si ese es el estándar con el que nos comparan, creo que hicimos un mejor pronóstico.

    FEROZMENTE INDIVIDUALISTAS

    Usted acuñó el término millennial cuando los primeros miembros de esa generación eran niños pequeños. ¿Cuál grande es la brecha entre lo que esperaba de ellos y cómo ellos son en realidad?

    Cuando miras hacia atrás a cómo la gente pensaba sobre los jóvenes a finales de los 80 y principios de los 90, creo que predijimos correctamente algunos cambios enormes que para todos parecían completamente imposibles o improbables.

    Cuando comenzó la década de 1990, la generación X ni siquiera tenía un nombre.

    Doug Coupland finalmente les dio un nombre en 1992-93 y finalmente nos acostumbramos a la generación X y todos pensaron que había una tendencia en la juventud hacia el nihilismo, el cinismo y al aumento de la violencia.

    Nosotros vimos un aumento continuo en la tasa de criminalidad. En realidad, alcanzó su punto máximo en 1984-85.

    Vimos muchachos cada vez más distanciados de su familia, en una especie de cultura desesperada y completamente apáticos en términos cívicos. Ya sabes que el lema de la Generación X es “funcional para mí”.

    También vimos chicos que estaban desprotegidos desde una edad temprana, que se criaban solos.

    Esa es la historia de vida de la Generación X. Ellos crecieron durante la revolución del divorcio y no le importaban a nadie. Todo el mundo los pateó hasta la calle y allí se vieron obligados a navegar por la vida por sí mismos.

    Así, resultaron ferozmente independientes, individualistas, algo cínicos, un poco salvajes y poco socializados. Esa era la imagen de un adulto joven a principios de la década de 1990.

    Entonces, salimos con un libro que representa con precisión a la generación X, pero dijimos que venía una nueva generación y que históricamente ya antes habíamos visto este cambio.

    VOTO DE LOS “MILLENIALS”

    Después de cada “despertar” viene este pánico moral sobre los niños. Y luego, de repente, la próxima generación es mucho más protectora.

    Cuando llegamos al año 2000 y los millennials comienzan a alcanzar la mayoría de edad, predijimos que cambiarían completamente la imagen de los jóvenes: estarían mucho más cerca de sus padres, serían mucho más reacios al riesgo.

    Dijimos que la tasa de criminalidad bajaría, que estarían más interesados en educarse y en obtener títulos y que estarían más orientados hacia la comunidad. En última instancia, se involucrarían mucho más en la política. Serían más optimistas sobre el futuro. Y se considerarían especiales.

    Se demostró que teníamos razón. Y puedo decir que a principios de los 90 todos pensaron que lo que predijimos sobre los millennials parecía increíble.

    La tasa de delitos violentos en Estados Unidos ha bajado 75% desde a principios y mediados de los años noventa. Eso se debe principalmente a los millennials. Creo que acertamos con esa generación.

    Una cosa que predijimos que tardó mucho en cumplirse fue lo de su participación en política. Incluso hasta hace poco la gente se quejaba porque “los millennials no votan”.

    SE VIENE CAMBIO INTERNO

    Bueno, ahora lo hacen, así que creo que incluso esa predicción está comenzando a cumplirse.

    Creo que los millennials van a cambiar la cara de nuestra vida cívica. Históricamente, durante un “despertar” vemos que la sociedad cambia el mundo interno de valores y la cultura.

    Pero durante una crisis cambiamos el mundo exterior de la economía, la infraestructura y la política. Creo que ahí es donde los millennials serán mucho más decisivos.

    Usted ha dicho que cada edad de oro comienza con una gran crisis. Así que ahora supongo que podríamos ser optimistas…

    Las edades doradas casi siempre se refieren a una época después de una crisis que se resolvió con éxito e integró a la sociedad en un nuevo tipo dinámico de comunidad.

    Eso generalmente le permite a la sociedad lanzar esta era dorada que a menudo las sociedades recuerdan como el momento en el que todos esperaban progresar y tener un futuro mejor.

    Eso, ciertamente, no es algo que caracterice a Estados Unidos hoy.

    Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-53158282

    Más recientes