More

    ¿Nuevo gobierno debe hacer cambios al modelo económico?

    Empresarios grandes y algunos economistas dicen que el Estado planificador e interventor fracasó y la economía social de mercado es una ilusión. Las funciones del Estado ahora son: a) brindar seguridad, b) justicia para todos, c) estabilidad económica que preserve el equilibrio macroeconómico, lo que elimina al Estado promotor del Desarrollo.

    Dicen que estamos en una economía de mercado donde la iniciativa individual y no la estatal es la que decide qué, cómo, cuánto y para quién producir. El consumidor es el soberano y el productor se dedica a servirlo con equidad.

    Manfred Max Neef dice: “La economía neoliberal mata más gente que todos los ejércitos del mundo juntos, y no hay ningún acusado, no hay ningún preso”. Sostiene: “hay postulados que deben sustentar un nuevo sistema económico: 1) la economía es para servir a las personas y no las personas para servir a la economía; 2) el desarrollo tiene que ver con las personas, no con objetos; 3) crecimiento no es lo mismo que desarrollo y el desarrollo no requiere del crecimiento”.

    “El principio de una nueva economía es que ningún interés económico, puede estar sobre la reverencia a la vida. La economía neoliberal es lo contrario”

    Adam Smith en su obra “La riqueza de las naciones” dice: El Estado debe proteger a los miembros de la sociedad de la “injusticia”, y la riqueza de un país depende de un esquema jurídico de justicia para todos.

    Tenemos ausencia de acción eficaz de la justicia. Nuestro Sistema de Justicia es un obstáculo para la competitividad y no otorga seguridad a la inversión.

    No tenemos apoyo al emprendimiento y hay desconfianza en el Gobierno. Tenemos un Estado predatorio y una burocracia paquidérmica compleja y trámites inmanejables que faciliten la inversión. El Estado no funciona y nuestro aparato estatal es ineficiente y cuando se trata de crear las condiciones para generar riqueza abdica de sus funciones; cuando se relaciona con la inversión privada, las señales son para trabarla. La burocracia usa su autoridad para maximizar sus beneficios personales, la corrupción es endémica y la desorganización de la sociedad es promovida.

    El Premio Nobel de Economía 2001, Joseph Stiglitz, advierte una gran desigualdad y deficiencias en la sociedad incrementando los niveles de pobreza por la pandemia del covid-19, la teoría económica ha explicado por qué no se puede dejar todo al libre mercado, ya que tiene límites, ahora es necesario ver el futuro, mirando a largo plazo.

    Pero el Ministro de Economía, Waldo Mendoza, no explica la real situación económica; la falta de experiencia del equipo económico no puede priorizar bien los problemas por los cuales venimos atravesando.

    El libre mercado y la política antinflacionaria no generan condiciones rentables a la inversión productiva. En el contexto de la liberalización financiera, el libre mercado genera ganancias de corto plazo y no se encamina a configurar condiciones de crecimiento sostenido.

    Papadimitriou, Wray y Nersisyan (2001) nos dicen que “la mejor economía no es aquella que está abandonada a la mano invisible del mercado no restringido. Nuestra seguridad nacional e individual no debe ser dejada a la suerte de la búsqueda privada de la máxima ganancia”.

    (*) Economista 

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Empresarios grandes y algunos economistas dicen que el Estado planificador e interventor fracasó y la economía social de mercado es una ilusión. Las funciones del Estado ahora son: a) brindar seguridad, b) justicia para todos, c) estabilidad económica que preserve el equilibrio macroeconómico, lo que elimina al Estado promotor del Desarrollo.

    Dicen que estamos en una economía de mercado donde la iniciativa individual y no la estatal es la que decide qué, cómo, cuánto y para quién producir. El consumidor es el soberano y el productor se dedica a servirlo con equidad.

    Manfred Max Neef dice: “La economía neoliberal mata más gente que todos los ejércitos del mundo juntos, y no hay ningún acusado, no hay ningún preso”. Sostiene: “hay postulados que deben sustentar un nuevo sistema económico: 1) la economía es para servir a las personas y no las personas para servir a la economía; 2) el desarrollo tiene que ver con las personas, no con objetos; 3) crecimiento no es lo mismo que desarrollo y el desarrollo no requiere del crecimiento”.

    “El principio de una nueva economía es que ningún interés económico, puede estar sobre la reverencia a la vida. La economía neoliberal es lo contrario”

    Adam Smith en su obra “La riqueza de las naciones” dice: El Estado debe proteger a los miembros de la sociedad de la “injusticia”, y la riqueza de un país depende de un esquema jurídico de justicia para todos.

    Tenemos ausencia de acción eficaz de la justicia. Nuestro Sistema de Justicia es un obstáculo para la competitividad y no otorga seguridad a la inversión.

    No tenemos apoyo al emprendimiento y hay desconfianza en el Gobierno. Tenemos un Estado predatorio y una burocracia paquidérmica compleja y trámites inmanejables que faciliten la inversión. El Estado no funciona y nuestro aparato estatal es ineficiente y cuando se trata de crear las condiciones para generar riqueza abdica de sus funciones; cuando se relaciona con la inversión privada, las señales son para trabarla. La burocracia usa su autoridad para maximizar sus beneficios personales, la corrupción es endémica y la desorganización de la sociedad es promovida.

    El Premio Nobel de Economía 2001, Joseph Stiglitz, advierte una gran desigualdad y deficiencias en la sociedad incrementando los niveles de pobreza por la pandemia del covid-19, la teoría económica ha explicado por qué no se puede dejar todo al libre mercado, ya que tiene límites, ahora es necesario ver el futuro, mirando a largo plazo.

    Pero el Ministro de Economía, Waldo Mendoza, no explica la real situación económica; la falta de experiencia del equipo económico no puede priorizar bien los problemas por los cuales venimos atravesando.

    El libre mercado y la política antinflacionaria no generan condiciones rentables a la inversión productiva. En el contexto de la liberalización financiera, el libre mercado genera ganancias de corto plazo y no se encamina a configurar condiciones de crecimiento sostenido.

    Papadimitriou, Wray y Nersisyan (2001) nos dicen que “la mejor economía no es aquella que está abandonada a la mano invisible del mercado no restringido. Nuestra seguridad nacional e individual no debe ser dejada a la suerte de la búsqueda privada de la máxima ganancia”.

    (*) Economista 

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Más recientes