logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

“El Libro Negro de la Nueva Izquierda”

19 Apr. 2017

“El Libro Negro de la Nueva Izquierda”
Ricardo Sánchez Serra

Por: Ricardo Sánchez Serra

Se encuentran en Lima dos destacados intelectuales y escritores argentinos, Nicolás Márquez y Agustín Laje, autores de “El Libro Negro de la Nueva Izquierda. Ideología de género o subversión cultural”, brindando entrevistas y conferencias a auditorio lleno, desenmascarando la dañina ideología de género, disfraz de las nuevas corrientes de izquierda, neomarxismo o pornomarxismo.

Como la neoizquierda ya no puede hacer la revolución del proletariado se introduce en temas sensibles como feminismo, indigenismo, ecología, derecho de los homosexuales, bajo la consigna “el socialismo no se construye más expropiando los medios de producción, sino expropiando la forma de pensar”, señalan en el libro.

La ideología de género invierte la realidad, en una concepción anticientífica de nuestra sexualidad. Lo que pienses eres, es absurdo. Uno es hombre o mujer hasta que se muere y después… Cuando te desentierren muchos años después, por tu ADN dirán es hombre o es mujer. El sexo no cambia.

Esta ideología en algunos países ya es tiranía. Se quiere obligar a pensar o actuar con las fantasías de los demás. Es como una nueva gimnasia revolucionaria que va avanzando, ganando terreno imponiéndose.

En el Perú felizmente los torpedos –que pretendían imponer la ideología de género- fueron, por ahora, desactivados en el Congreso. Ellos son los decretos legislativos 1267, 1325, 1348 y 1323, este último denominado “la ley mordaza”, que atentaba contra la libertad de conciencia y expresión.

Laje da los ejemplos de que el Estado está obligando a la mayoría a participar de las supersticiones o fantasías sexuales de una minoría. En Argentina, el goleador de hockey femenino es transexual… porque las leyes lo defienden. Sin alguien critica lo acusan de discriminación.

Asimismo, en Australia, un transexual participó y ganó en un torneo de levantamiento de pesas femenino. En Estados Unidos, se obligó a pasteleros a hacer una torta gay para una boda homosexual. Como señala Laje ¡”Esto es esclavitud”! Si te obligan a hacer un trabajo que no quieres, es esclavitud. Lo mismo si obligan a un médico a realizar un aborto o a un sacerdote a casar a dos homosexuales.

La intolerancia de una minoría de querer imponerse sobre la mayoría es alarmante y eso se llama opresión. Y siguen los ejemplos, un partido de izquierda de Suecia quiere obligar a que los hombres miccionen sentados, porque parados “es una violencia de género simbólica”; o en el País Vasco prohibir el fútbol en los colegios; o pretender igualmente legalizar la pedofilia. En España incendiaron un bus porque decía: “Los niños tienen pene y las mujeres tienen vulva”.

En esta línea de no aceptar las opiniones, es censurable que instituciones y alumnos hayan querido prohibir la disertación de Márquez y Laje. Las ideas se combaten con ideas, la libertad de expresión no debe oprimirse. Si no les gusta, rebátenlos pero no los censuren.
@sanchezserra