Mahoma y El Corán (XIV)

Por: Alter B. Himelfar W.

Continuando el análisis sobre el Corán y/o el mundo musulmán, repetimos, que el mundo musulmán se rige por El Corán. Todas sus actividades y manifestaciones, son “puro” Corán.
Lo que hacen Irán, Hezbolláh y Hamás es del “más puro” Corán. El terrorismo forma parte del Corán.
Póngale los nombres que se quiera, “El terrorismo es terrorismo”, aquí y en Cafarnaúm.
En la Azora II, titulada “La vaca”, el Corán hace un verdadero “sancocho”, desde el versículo o aleia 118 al 129, al mezclar a personajes como Abraham, Ismael, Isaac, Jacob y Jesús, que el mismo Cantinflas se quitaría su minúsculo sombrero de reconocimiento por la manera cínica como confunde, tergiversa, enreda y desordena, unas Escrituras como el Pentateuco, donde todas las obras portentosas de la mano de Dios, como las 10 Plagas, la separación del Mar Rojo y la entrega de los 10 Mandamientos, tuvieron de testigos, además de Moisés, a -por lo menos los 600.000 varones del pueblo hebreo, que salieron de Egipto de la Mano de Dios. Y no como ocurrió en el Corán, donde el único testigo de los mandatos de su dios, era el mismo Mahoma. Así que, todo lo que él dijo, el pueblo idólatra e ignorante lo escuchaba y no lo contradecía, a costa de morir.

En el versículo 131 se lee: “Si ellos (judíos y cristianos) creen en lo que vosotros creéis (el Corán), estarán en el buen camino (!); si se apartan, ellos estarán en una escisión y dios te bastará, Mahoma, contra ellos.

Hay infinidad de ése tipo de sentencias, que declaran “a muerte”, a quienes ellos llaman infieles. Es decir, a judíos y cristianos. Por ello, es sorprendente que el mundo, le sigue abriendo las puertas a quienes le van a cortar la cabeza.

La desobediencia civil de los habitantes musulmanes en Europa, (“refugiados” y nacidos allí) que ya se manifiesta en todo el continente, es exasperante, hasta el punto que las autoridades ya no saben cómo manejar la situación.
Si ésas autoridades, quieren poner orden en aspectos, por ejemplo: Evitar que entorpezcan el tráfico vehicular cuando tienen sus plegarias, o vestir la burka, aún inaceptable para la mayoría de los nacionales al enfrentarse a una persona totalmente cubierta a excepción de los ojos. Ello, hace reaccionar cínicamente a los musulmanes, haciendo manifestaciones contra el país que los acogió y acusándolos de “violadores de los Derechos Humanos”, cuando en sus países de origen, no tienen ningún tipo de libertad, porque son, precisamente, regímenes despóticos, tiránicos, dictatoriales y opresivos y en donde, al menor desliz, al musulmán le cortan o la mano o lo descabezan.
En 1973, el presidente de Argelia, Houari Boumedienne, en su discurso ante la ONU, el cual fue “calurosamente aplaudido”, expresó: “Un día, millones de hombres, abandonarán el hemisferio Sur para irrumpir en el hemisferio Norte y no lo harán precisamente como amigos. Y lo conquistarán poblándolos con sus hijos. Será el vientre de nuestras mujeres el que nos otorgue la victoria”.
Lo que Boumedienne, había mencionado en ese discurso, no fue cosecha de sus ideas, sino extraído del Corán. Es lo que se llama, “HIJRAH”, que significa una invasión “pacífica”, como ésta que ya ha ocurrido en Europa y está comenzando en los Estados Unidos y en América Latina.

Si abrimos el Corán en la Asura IV, versículo 100 (o 101), vamos a encontrar este precioso mensaje que dice: “Quien emigra en la senda de Alláh, encontrará numerosos recursos y amplio espacio. (lo cual se logra bajo la apariencia de refugiado). Quien salga de su casa emigrando para reunirse con Alláh y su Enviado (pero OJO!, no a países de igual espiritualidad, musulmana, de igual ambiente, régimen alimenticio y con cantidad de mezquitas, centros educativos, sin ningún tipo de inconvenientes para uso de Burka o interrupción de tráfico vehicular) y poco después le sobrevenga la muerte (en atentados, hombres bomba, etc.), tendrá su recompensa junto a Alláh, pues Alláh es indulgente y misericordioso.
(*) Miembro A.I.E.L.C.

Compartir