17.9 C
Lima
Domingo, Noviembre 29, 2020

Pandemia política y el virus de la corrupción

Por: César Sandoval
Actualmente tenemos más de una veintena de “partidos políticos” que se alistan para entrar a la carrera electoral del 2021, y lograr llegar a la Casa de Pizarro. Empero, ¿qué partido político está exento de la infección del virus de la corrupción? ¿Qué partido político puede arrear la bandera de la moral, de la honradez y de la honestidad? ¿Qué partido político no ha sido tocado por el virus de la corrupta ODEBRECHT? ¿Qué partido político ha presentado una propuesta seria de gobierno?

Salvo honrosas excepciones, esta pandemia de partidos políticos junto a sus líderes han actuado asquerosamente arrodillados ante la coima, el trueque, el mantra de “tú financia mi campaña y yo luego te doy obras”, el poder perverso y económico de ODEBRECHT, del club de la construcción, de los Graña y Montero, etc.

Digo esto conciudadanos, compatriotas, porque la política es el arte de lo viable, es servir, es nobleza y revolución; sin embargo, esta ha sido oscurecida por los actos chuscos, huachafos y delictivos de los politiqueros que usaron a su organización política para saquear las arcas del Estado.

Este enunciado está respaldado y ampliamente corroborado por los resultados de las elecciones congresales del último 26 de enero, en los que se aprecia una altísima cantidad de electores ausentes, y de votos en blanco y/ nulos.

Lamentablemente, la decepción y el descontento del pueblo han sido capitalizados por los políticastros e improvisados, que son más peligrosos todavía, porque han entrado al escenario activo político del Congreso de la República (primer poder del Estado) con un CV infectado de sentencias judiciales o procesos penales en curso, por delitos de omisión de alimentos, violencia familiar, violación, y hasta asesinato; que deja mucho que desear de su prestigio y reputación.

Bueno, mientras algunos partidos políticos tratan de tomar oxígeno y salir del escándalo de Lava Jato y/o de las coimas del club de la construcción y creen que madrugarán iniciando su campaña con la instalación del Congreso (mañana lunes 5 pm); otros partidos políticos -y porque no decirlo, APP– ya están caminando y ya han empezado su campaña. Ellos no están madrugando, sino que no están durmiendo, inclusive. Han alcanzado propuestas legislativas con respecto a la política de salud, seguridad ciudadana, educación y han entrado al tema de fiscalizar revisando los decretos de urgencia del ejecutivo y remarcar que no abdicarán de sus funciones con respecto a las comisiones de investigación de los actos corruptos de los más altos funcionarios públicos.

La diferencia de APP con los demás partidos políticos es que no le pueden atribuir que ODEBRECHT financió su campaña y menos que hicieron trueques para obras, por lo tanto, hasta hoy está exento del contagio de este virus corrupto de la coima. Ahora mismo, el líder de APP junto a su bancada recorre el norte del país llevando y escuchando propuestas objetivas, y lo hacen con plena libertad y frescura, sin que haya quienes le griten desde el público que se arrodillaron ante ODEBRECHT o que están infectados por el virus de la corrupción. Quisiéramos ya ver otro partido político exhibiéndose con esa autoridad.

El gobierno actúa sin rumbo, sin iniciativa, sin prevención, actúa sobre hechos consumados, ya no hará más, el tiempo se le agotó y solo se sostiene en sus precarias e intervenidas instituciones para apagar sus temores.

La fragmentación política y la creación de nuevos movimientos solo debilita la democracia producto de la pandemia política y el virus de la corrupción.

(*) Abogado-Politólogo

Por: César Sandoval
Actualmente tenemos más de una veintena de “partidos políticos” que se alistan para entrar a la carrera electoral del 2021, y lograr llegar a la Casa de Pizarro. Empero, ¿qué partido político está exento de la infección del virus de la corrupción? ¿Qué partido político puede arrear la bandera de la moral, de la honradez y de la honestidad? ¿Qué partido político no ha sido tocado por el virus de la corrupta ODEBRECHT? ¿Qué partido político ha presentado una propuesta seria de gobierno?

Salvo honrosas excepciones, esta pandemia de partidos políticos junto a sus líderes han actuado asquerosamente arrodillados ante la coima, el trueque, el mantra de “tú financia mi campaña y yo luego te doy obras”, el poder perverso y económico de ODEBRECHT, del club de la construcción, de los Graña y Montero, etc.

Digo esto conciudadanos, compatriotas, porque la política es el arte de lo viable, es servir, es nobleza y revolución; sin embargo, esta ha sido oscurecida por los actos chuscos, huachafos y delictivos de los politiqueros que usaron a su organización política para saquear las arcas del Estado.

Este enunciado está respaldado y ampliamente corroborado por los resultados de las elecciones congresales del último 26 de enero, en los que se aprecia una altísima cantidad de electores ausentes, y de votos en blanco y/ nulos.

Lamentablemente, la decepción y el descontento del pueblo han sido capitalizados por los políticastros e improvisados, que son más peligrosos todavía, porque han entrado al escenario activo político del Congreso de la República (primer poder del Estado) con un CV infectado de sentencias judiciales o procesos penales en curso, por delitos de omisión de alimentos, violencia familiar, violación, y hasta asesinato; que deja mucho que desear de su prestigio y reputación.

Bueno, mientras algunos partidos políticos tratan de tomar oxígeno y salir del escándalo de Lava Jato y/o de las coimas del club de la construcción y creen que madrugarán iniciando su campaña con la instalación del Congreso (mañana lunes 5 pm); otros partidos políticos -y porque no decirlo, APP– ya están caminando y ya han empezado su campaña. Ellos no están madrugando, sino que no están durmiendo, inclusive. Han alcanzado propuestas legislativas con respecto a la política de salud, seguridad ciudadana, educación y han entrado al tema de fiscalizar revisando los decretos de urgencia del ejecutivo y remarcar que no abdicarán de sus funciones con respecto a las comisiones de investigación de los actos corruptos de los más altos funcionarios públicos.

La diferencia de APP con los demás partidos políticos es que no le pueden atribuir que ODEBRECHT financió su campaña y menos que hicieron trueques para obras, por lo tanto, hasta hoy está exento del contagio de este virus corrupto de la coima. Ahora mismo, el líder de APP junto a su bancada recorre el norte del país llevando y escuchando propuestas objetivas, y lo hacen con plena libertad y frescura, sin que haya quienes le griten desde el público que se arrodillaron ante ODEBRECHT o que están infectados por el virus de la corrupción. Quisiéramos ya ver otro partido político exhibiéndose con esa autoridad.

El gobierno actúa sin rumbo, sin iniciativa, sin prevención, actúa sobre hechos consumados, ya no hará más, el tiempo se le agotó y solo se sostiene en sus precarias e intervenidas instituciones para apagar sus temores.

La fragmentación política y la creación de nuevos movimientos solo debilita la democracia producto de la pandemia política y el virus de la corrupción.

(*) Abogado-Politólogo

Más recientes