More

    Pedro Castillo está provocando una corrida financiera

    En los últimos días, fuimos testigos de alzas desmedidas en el precio del dólar, luego de que las encuestadoras colocaran en primer lugar al candidato Pedro Castillo. Si esto ocurre cuando se divulgan sondeos a su favor, la pregunta es ¿qué ocurriría si sale elegido presidente?

    En el Ideario de Perú Libre, existen palabras que se repiten como un mantra: estatizar, nacionalizar, expropiar. Pero no solo hablan de la minería y el gas, lo cual es bastante serio, sino también de los bancos, y AFPS.

    En la actualidad, existen millones de peruanos que ahorran en esas instituciones, y cuyos abusos hemos criticado, pero eso no justifica su estatización. Pero el candidato ha ido más allá; afirmando que “las cajas municipales de ahorro y crédito te quitan tu carro, terreno y títulos de propiedad”, por lo cual las CMAC han expresado su rechazo, remarcando que desde hace más de treinta años “constituyen el principal medio de descentralización e inclusión financiera del país” y que han beneficiado a millones de emprendedores peruanos, lo que nos coloca un ejemplo mundial en el tema de las microfinanzas.

    Las CMAC benefician a la población. En su comunicado, recuerdan que parte de sus utilidades se distribuyen a los municipios provinciales. Así, por ejemplo, señalan que, durante los últimos cinco años, las CMAC han contribuido en total con aportes entre S/ 260 a S/ 519 millones, para inversión directa en obra social, en beneficio de la comunidad.

    Se trata de entidades fundamentales para la economía nacional.

    Sin embargo, hoy, por el anuncio del postulante, los ahorristas están retirando sus fondos de las cajas y comprando dólares, lo cual es muy peligroso para el pequeño sistema financiero nacional, en vista que provocaría una corrida financiera sin precedentes.

    Y lo que es más grave aún: la quiebra de algunas cajas cooperativas y financieras. Lo que podría ocurrir con estas pequeñas instituciones financieras sería gravísimo. Entrarían en rojo, y el BCR tendría que actuar para refinanciar las deudas. En otras palabras, por ofrecimientos populistas, se generaría una corrida financiera, una subida del dólar y lo que es peor, una fuga de capitales.

    Hay que destacar- por si no lo sabe Castillo ni sus asesores, si es que no quiere emular economías fallidas- que sin ahorro no hay inversión, ni empleo. En la actualidad existen 300,000 jóvenes que buscan trabajo anualmente.

    Es usual que en estos casos la gente busque refugio en el dólar, tienen temor de perder sus ahorros y nadie responde por ello, lo cual genera un aumento de la demanda por la moneda estadounidense, su cotización se incrementa, y al requerirse insumos como alimentos para pollos y trigo, el precio del pollo y el pan, básicos en la mesa popular, se elevan también.

    Además, las personas que tienen deudas en dólares se perjudican, porque tienen que emplear su sueldo para pagarlas, lo que provocará una caída del consumo, y un crecimiento no del 8% del PBI, sino del 4%. Todo esto generará una grave situación económica, financiera y política.

    En otras palabras, la aplicación de esta ridícula medida generará más pobres, contraviniendo la esencia de su populachera letanía. ¿Es eso lo que realmente quiere?

    En los últimos días, fuimos testigos de alzas desmedidas en el precio del dólar, luego de que las encuestadoras colocaran en primer lugar al candidato Pedro Castillo. Si esto ocurre cuando se divulgan sondeos a su favor, la pregunta es ¿qué ocurriría si sale elegido presidente?

    En el Ideario de Perú Libre, existen palabras que se repiten como un mantra: estatizar, nacionalizar, expropiar. Pero no solo hablan de la minería y el gas, lo cual es bastante serio, sino también de los bancos, y AFPS.

    En la actualidad, existen millones de peruanos que ahorran en esas instituciones, y cuyos abusos hemos criticado, pero eso no justifica su estatización. Pero el candidato ha ido más allá; afirmando que “las cajas municipales de ahorro y crédito te quitan tu carro, terreno y títulos de propiedad”, por lo cual las CMAC han expresado su rechazo, remarcando que desde hace más de treinta años “constituyen el principal medio de descentralización e inclusión financiera del país” y que han beneficiado a millones de emprendedores peruanos, lo que nos coloca un ejemplo mundial en el tema de las microfinanzas.

    Las CMAC benefician a la población. En su comunicado, recuerdan que parte de sus utilidades se distribuyen a los municipios provinciales. Así, por ejemplo, señalan que, durante los últimos cinco años, las CMAC han contribuido en total con aportes entre S/ 260 a S/ 519 millones, para inversión directa en obra social, en beneficio de la comunidad.

    Se trata de entidades fundamentales para la economía nacional.

    Sin embargo, hoy, por el anuncio del postulante, los ahorristas están retirando sus fondos de las cajas y comprando dólares, lo cual es muy peligroso para el pequeño sistema financiero nacional, en vista que provocaría una corrida financiera sin precedentes.

    Y lo que es más grave aún: la quiebra de algunas cajas cooperativas y financieras. Lo que podría ocurrir con estas pequeñas instituciones financieras sería gravísimo. Entrarían en rojo, y el BCR tendría que actuar para refinanciar las deudas. En otras palabras, por ofrecimientos populistas, se generaría una corrida financiera, una subida del dólar y lo que es peor, una fuga de capitales.

    Hay que destacar- por si no lo sabe Castillo ni sus asesores, si es que no quiere emular economías fallidas- que sin ahorro no hay inversión, ni empleo. En la actualidad existen 300,000 jóvenes que buscan trabajo anualmente.

    Es usual que en estos casos la gente busque refugio en el dólar, tienen temor de perder sus ahorros y nadie responde por ello, lo cual genera un aumento de la demanda por la moneda estadounidense, su cotización se incrementa, y al requerirse insumos como alimentos para pollos y trigo, el precio del pollo y el pan, básicos en la mesa popular, se elevan también.

    Además, las personas que tienen deudas en dólares se perjudican, porque tienen que emplear su sueldo para pagarlas, lo que provocará una caída del consumo, y un crecimiento no del 8% del PBI, sino del 4%. Todo esto generará una grave situación económica, financiera y política.

    En otras palabras, la aplicación de esta ridícula medida generará más pobres, contraviniendo la esencia de su populachera letanía. ¿Es eso lo que realmente quiere?

    Más recientes