Platillos sencillos para salir del apuro

0
23
Platillos limeños

Te damos cinco ideas de snacks facilísimos de preparar y, sobretodo, deliciosos para que tus acompañantes y tú saboreen bocadillos mientras conversan previo a una cena o esperan el partido de fútbol anhelado

Muchas veces se nos presentan reuniones de improviso, con amigos que llegan a casa sin haberse anunciado previamente. Y es en ese preciso momento en que te preguntas: “¿Y qué hago ahora?”. Pues bien, te damos cinco ideas de snacks facilísimos de preparar y, sobretodo, deliciosos para que tus acompañantes y tú saboreen bocadillos mientras conversan previo a una cena o esperan el partido de fútbol anhelado. Toma nota y apunta:

Causas enanas

Las causitas son precisas para un piqueo en la mañana o por la tarde. En Lima es uno de los platos más buscados. Se necesita 1/2 kilo de papa (de preferencia amarilla), zumo de limón (2 limones), 1/2 cucharadita de ají amarillo molido, sal, pimienta, aceite y aceituna. Puede usar como relleno pollo o atún o mariscos.

Para prepararla, primero se sancocha las papas, se pelan y las pasa por el prensador. Cuando estén todavía calientes amasa con suficiente aceite (para que se desprenda de las manos), sazona con sal, pimienta y añade el limón al gusto. Puedes formar bolitas pequeñas o rellenar en el medio con pollo, atún o mariscos. Cerrar la bolita y servir en la fuente, las puedes acompañar con mayonesa o crema de huancaína y aceituna.

Tequeños fritos

Este bocadillo solo requiere de masa para preparar wantanes, queso edam (o algún otro de tu preferencia) y jamón inglés. Pica en tiras finas el queso y el jamón. Sobre una hoja de masa sitúa ambos ingredientes y humedece los bordes de la misma para poder cerrarla con presión. Calienta una cantidad considerable de aceite y antes de freír los tequeños, baja la temperatura para evitar que se quemen. Acompáñalos con salsa de palta.

 

 

Sándwich de jamón y frutas

Un plato que puedes preparar cuando quieras es también una alternativa para tus días de campo. Necesitas jamón inglés (o de la variedad que prefieras), rebanadas de queso mozarella, rebanadas de piña, rebanadas de manzana, jugo de limón y también el pan de tu elección.

Sándwich de pollo y durazno

¿Recuerdas esos panes diminutos rellenos de pollo y durazno de los cumpleaños de tu infancia? La receta es la siguiente y no puede ser más sencilla: pollo cocido y deshilachado, mayonesa, una lata de duraznos en almíbar y el pan que prefieras. Escurre el líquido de la lata de la fruta, rebana los duraznos y mézclalos con el pollo y la mayonesa. Esto será el relleno de tu sándwich.

Yucas fritas con su huancaína

Una de las recetas más fáciles del mundo. Procura tener una yuca amarilla que, al hacerla hervir, pueda quedar con la suavidad de la mantequilla. Una vez cocina, córtala en pedazos pequeños y fríelos en abundante aceite hasta que se doren. Utiliza un papel toalla sobre el plato donde pondrás las yucas fritas. Aparte, prepara la salsa huancaína tal como la conoces. Con esta salsa también puede usar las papitas enanas o también llamadas de cocktel. Sirves las yucas o las papitas al gusto.

Choritos a la chalaca

Los Choritos a la Chalaca son riquísimos y son fáciles de preparar. Para 6 personas se necesita doce choros, una cebolla blanca, 1 ají amarillo fresco, 1 rocoto, 2 tomates, 1/2 taza de choclos desgranados cocidos, sal, pimienta, 1 cucharada de perejil picado, 1/2 taza de vino blanco.

La elaboración es sencilla. Primero se abren y lavan las conchas muy bien para que los choros estén limpios al comer. Se les pone sal y pimienta y una gota de limón y se deja macerar por unos minutos.

Para preparar la salsa, debemos picar la cebolla en cuadritos pequeños y añade el zumo de limón. Luego se agrega el ají amarillo molido, el rocoto picado en cuadritos pequeñitos y el perejil, se echa sal al gusto. Cuando está sazonado se ponen los choclos desgranados y se mezcla, se echa un chorrito de aceite y se deja reposar por cinco minutos.

Para terminar, se pone la salsa en cada concha y se sirve. Se puede acompañar con canchita serrana, una chicha morada o un trago de pisco.