Congreso aprobó moción contra Maduro

Guardar silencio sobre Venezuela los hace cómplices, dice Facchin a Frente Amplio

El pleno del Congreso aprobó la moción en la cual se expresó la solidaridad del Parlamento con el pueblo de Venezuela y se criticó las acciones totalitarias que ha tomado el régimen de Nicolás Maduro.

En la votación también se lamentó los actos de violencia que están afectando a Venezuela en el marco de las recientes protestas contra el gobierno de Maduro y que ha cobrado la vida de al menos unas tres personas.
La votación que ocurrió tras una hora de debate tuvo 91 votos a favor, 12 en contra y unas cinco abstenciones. Estos dos últimos grupos de parlamentarios que no respaldaron la moción se repartieron entre la bancada de Frente Amplio. El único miembro de este grupo que votó en verde fue Richard Arce. Marisa Glave no participó en la votación.

Tras la publicación del resultado, la presidenta del Congreso, Luz Salgado, pidió guardar un minuto de silencio en memoria de las personas que han fallecido desde este miércoles en las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

El texto aprobado será dirigido a la Asamblea Nacional de Venezuela y será publicado en el portal web del Congreso

Al respecto, la activista venezolana Paulina Facchin agradeció la moción aprobada por el Congreso y pidió a los integrantes del Frente Amplio que se abstuvieron a “proteger los derechos humanos”.

“Cuando sucede algo como lo que está viviendo mi país, guardar silencio ante lo que ocurre en Venezuela, ante los asesinatos y represión es convertirse en cómplices. Si ellos pretenden guardarse silencios ante la dictadura tan sangrienta como la nuestra se está convirtiendo en cómplices de Nicolás Maduro”, señaló.

Durante el debate plenario, a nombre del partido verde, Marco Arana expresó su solidaridad con las luchas de los pueblos que defienden la democracia. Sin embargo a la hora de votar escondieron la mano.

Jorge del Castillo cuestionó que Arana se exprese en un lenguaje “fariseo, hipócrita, cínico y doble racero”. Y que incluso Marisa Glave, que tanto se llene la boca de la defensa de los derechos humanos, haya decidido abandonar el hemiciclo cuando toco decirse el voto el respaldo.

Arce expresó que no podía ponerse de lado de su bancada cuando en Venezuela el abuso es más que evidente, y necesita respaldo, y no silencio cómplice.

Compartir