Por: Alter B. Himelfarb W. / Coronavirus: ¿castigo divino? (l)

0
236
Alter B. Himelfarb W. / Los Romanos maltrataron a los judíos moral, física y éticamente. 
Alter B. Himelfarb W.

Por: Alter B. Himelfarb W. / Me encuentro escribiendo un ensayo, que por ahora he titulado “Entre Paréntesis”, tratando de mantenerme al máximo en una posición racional.

El tema en sí, es considerado generalmente como un tema esotérico, por ello trataré de manejarlo de la manera más objetiva posible. Y también muy general.

La Humanidad, tuvo un principio, un Génesis. Cuando el Hombre fue conciente de lo que tenía frente a él, de que era DUEÑO DE LA NATURALEZA que lo rodeaba, dueño de inmensos jardines o de unos PARAÍSOS TERRENALES”, comenzó a cuestionar, quién habría hecho *todo eso*.

Desde ese momento, buscó respuestas al interrogante planteado. ¿Quién habría hecho tanta belleza: el mundo? Piensa o considera, que un animal pudo ser el hacedor de él. O piensa que un elemento natural pudiera haber sido su autor. Raya las paredes de la caverna que habita, para que comience a haber historia de esa humanidad que él vive. Más tarde, hace figuras de barro que carga consigo y le acompañan. Más adelante, hace estatuas de figuras humanas, masculinas o femeninas y los llama sus dioses. En otras regiones, a kilómetros de distancia, en otros ignotos continentes, emergen esos mismos cuestionamientos. Figuras de oro, lagunas o montañas, o la misma tierra, o tallas en árboles van cayendo dentro de las respuestas que cada núdeo oser humano se da a sí mismo.

Al mismo tiempo hace uso de esa naturaleza que tiene enfrente. Es un ser primitivo, con pocos elementos de juicio y probablemente, hace mal uso de esa naturaleza. El uso sin control lo lleva a perder el poder y dominio absoluto de ese “Paraíso Terrenal”. El
hombre comienza a depredar, pensando que sus actos “no hacen daño”.

Hoy en día, Abril del 2020, nos preguntamos: ¿Y qué pásó con el Júpiter romano y el Zeus griego? Y con la Minerva romana y la Atenea griega? y otros? ¿Y con los Baales de los Cananeos? ¿Han sido acaso, la solución a los problemas existenciales del hombre?
Podríamos colegir que esos dioses inventados, sirvieron para tres cosas: Para nada, para nada y para nada. Para expresarlo en una forma genérica y simple, épocas en que la humanidad se hacía matar por orden de Zeus, Marte, Vulcano o Neptuno. Se hacían
matar por algo “real”, -existían como objetos-, pero verdaderamente inexistentes, a pesar de toda la Filosofía Griega y Romana, que no tuvieron la capacidad en su propia época, de desmentir y descalificar semejantes creencias.

Aparece, entonces en la historia de la Humanidad, un ser sencillo, aún idólatra, pero algo había en él, que “inspiró” a Dios, a llamarlo, a elegirlo, para que fuera el promotor de un manual de comportamiento, llamado LOS 10 MANDAMIENTOS y otros más, que para la época de la muerte de Moisés, sumaban 613.

Debemos medir con la misma pesa. Tenemos que ser racionales, lógicos y justos. igual podría dudarse de la “realidad” Divina de estos MANDAMIENTOS.

Hay un concepto que entra en juego, en nuestro comentario. Y es la FÉ. No nos consta todo esto. Igual pasó con la Humanidad. Todos tuvieron “Fé” en sus dioses. ¿Pero y ahora, en que quedó ésa “Fé” hacia los ídolos y dioses mencionados?

Sin embargo, nos preguntamos:

¿Cómo pudo José, hijo de Yaakov, ser Virrey de Egipto, debido a la interpretación de sus sueños? Él mismo le dijo al faraón, que su interpretación de los sueños, venía de Dios.

600.000 hebreos, esclavizados, ”muertos de hambre”, lograron “zafarse” del Faraón. Pero antes, aparecieron 10 plagas. Aquí, ya no se trata de una cuestión de Fé. Hay una población de 600.000 personas, que tuvieron constancia de las plagas y que lograron
salir de Egipto, a pesar de que el Faraón tenía un ejército bien alimentado.

¿Cómo fue posible que atravesaran el Mar Rojo? Tampoco es cuestión de Fé. Ahí seguían los 600.000 hombres, atestiguando ese fenómeno de la naturaleza.

(*) Miembro A.I.E.L.C.