16.7 C
Lima
Viernes, Noviembre 27, 2020

Por: Alter Himelfarb W. / Vuelve y juega: La homosexualidad (I)

Por: Alter B. Himelfarb W. / El tema de la Homosexualidad, vuelve a ocuparnos en tiempo de Pandemia y Corona-virus.

“Comencemos por el principio”, por el Génesis.  El rechazo a la relación homosexual, aparece en el Pentateuco, -lo que el cristianismo llama dizque, “Antiguo” Testamento-, en el Génesis, Cap. XVIII.  y XIX.  En el XVIII, a partir del versículo 20, Dios le comenta a Abraham que va a ponerle fin a Sodoma y Gomorra, porque “su pecado (el de Sodoma y Gomorra), se agravó mucho”.

Es más, Abraham, discute con Dios, en cuanto a que si acaso hay 50 justos, si Él acabaría con esos pueblos.  Van conversando y poco a poco, Abraham va rebajando la cantidad, a 40, a 30, a 20 y hasta a 10.  Dios le responde a Abraham, vers. 32 y 33 “…no destruiré a causa de los 10.  Y se fue el Eterno, luego que acabó de hablar con Abraham”.

En el Cap. XIX, unos Ángeles que habían estado visitando a Abraham, en forma de hombres, llegan hasta donde Lot, -sobrino de Abraham-, quien vivía en Sodoma, para socorrerlo y sacarlo de allí, antes de destruir a esa ciudades.

Y a partir del vers. 4): “Antes de que se acostasen, los hombres/Ángeles, los hombres de la ciudad, hombres de Sodoma, rodearon la casa, desde el joven hasta el viejo, todo el pueblo de cada lado. 5) Y llamaron a Lot y le dijeron: ¿Dónde están los hombres que vinieron a ti esta noche? Hazlos salir hacia nosotros y los conoceremos.

Nota: “Conocer”….Ej: Y Adán conoció a Eva, etc., tiene el significado de tener relación sexual*  6) Y salió Lot a la entrada y cerró la puerta tras sí. 7) Y dijo: No, os ruego hermanos míos, no hagáis maldad. 8) He aquí que yo tengo 2 hijas que no han conocido varón; las haré salir para vosotros y haced de ellas como bien os pareciere; solamente a estos hombres no hagáis nada, por cuanto han venido a la sombra de mi techo…”.  Este episodio termina, cuando los hombres/Ángeles, jalan a Lot de la puerta 11) “…e hirieron con ceguera a los que estaban rodeando la casa, desde el pequeño hasta el grande y escapan los hombres/Ángeles, con Lot y su familia, 24) Y el Eterno hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra, azufre y fuego, de parte del Eterno, desde los cielos”.

No está de más recordar, que la palabra Sodomía, (relación sexual anal), proviene de Sodoma.

Más adelante, en Levítico XVIII, vers. 22, “Ni con varón te acostarás, del modo que uno se acueste con mujer; es abominación”.

Y en Levítico XX, vers. 13: “Y el hombre que se acostare con varón, como uno se acuesta con mujer, ambos han cometido abominación, ciertamente serán muertos”.

En resumen, esta prohibición no viene de Fulano o de Zutano.  Esta prohibición, viene de Dios.  Por eso, en esencia, ningún Legislador ni Juez, podrían cambiar, la palabra de Dios. ¿Con qué autoridad? A menos que no acepten la palabra de Dios.  Para lo cual, tendríamos que decir, que ya nadie “le para bolas”, a las Palabras y Enseñanzas Divinas.

Ahora bien, lo que está prohibido ante Dios, es la relación homosexual.  No la persona gay.  Son sus relaciones homosexuales las que están en juicio.

Acontecía, que una pareja gay, que había vivido años en pareja, habían hecho un capital.  Al morir uno de ellos, “le caían” los familiares del fallecido, a quitarle su herencia, lo que mancomunadamente habían logrado capitalizar entre ambos.  Por lo tanto, ahí sí intervino la Justicia y tal como lo menciona Phillip Butters, en su Art. en La Razón, de Oct. 22/20, se fue estableciendo un Contrato Civil, donde, -palabras más o menos-, lo del uno es en sociedad con el otro y viceversa.  De esa manera, el socio se convierte en su “heredero” universal.

De todas maneras, ese Contrato Civil, no es de  ninguna manera, un documento o “Partida o Registro de Matrimonio Civil.

(*) Miembro A.I.E.L.C.

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

Por: Alter B. Himelfarb W. / El tema de la Homosexualidad, vuelve a ocuparnos en tiempo de Pandemia y Corona-virus.

“Comencemos por el principio”, por el Génesis.  El rechazo a la relación homosexual, aparece en el Pentateuco, -lo que el cristianismo llama dizque, “Antiguo” Testamento-, en el Génesis, Cap. XVIII.  y XIX.  En el XVIII, a partir del versículo 20, Dios le comenta a Abraham que va a ponerle fin a Sodoma y Gomorra, porque “su pecado (el de Sodoma y Gomorra), se agravó mucho”.

Es más, Abraham, discute con Dios, en cuanto a que si acaso hay 50 justos, si Él acabaría con esos pueblos.  Van conversando y poco a poco, Abraham va rebajando la cantidad, a 40, a 30, a 20 y hasta a 10.  Dios le responde a Abraham, vers. 32 y 33 “…no destruiré a causa de los 10.  Y se fue el Eterno, luego que acabó de hablar con Abraham”.

En el Cap. XIX, unos Ángeles que habían estado visitando a Abraham, en forma de hombres, llegan hasta donde Lot, -sobrino de Abraham-, quien vivía en Sodoma, para socorrerlo y sacarlo de allí, antes de destruir a esa ciudades.

Y a partir del vers. 4): “Antes de que se acostasen, los hombres/Ángeles, los hombres de la ciudad, hombres de Sodoma, rodearon la casa, desde el joven hasta el viejo, todo el pueblo de cada lado. 5) Y llamaron a Lot y le dijeron: ¿Dónde están los hombres que vinieron a ti esta noche? Hazlos salir hacia nosotros y los conoceremos.

Nota: “Conocer”….Ej: Y Adán conoció a Eva, etc., tiene el significado de tener relación sexual*  6) Y salió Lot a la entrada y cerró la puerta tras sí. 7) Y dijo: No, os ruego hermanos míos, no hagáis maldad. 8) He aquí que yo tengo 2 hijas que no han conocido varón; las haré salir para vosotros y haced de ellas como bien os pareciere; solamente a estos hombres no hagáis nada, por cuanto han venido a la sombra de mi techo…”.  Este episodio termina, cuando los hombres/Ángeles, jalan a Lot de la puerta 11) “…e hirieron con ceguera a los que estaban rodeando la casa, desde el pequeño hasta el grande y escapan los hombres/Ángeles, con Lot y su familia, 24) Y el Eterno hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra, azufre y fuego, de parte del Eterno, desde los cielos”.

No está de más recordar, que la palabra Sodomía, (relación sexual anal), proviene de Sodoma.

Más adelante, en Levítico XVIII, vers. 22, “Ni con varón te acostarás, del modo que uno se acueste con mujer; es abominación”.

Y en Levítico XX, vers. 13: “Y el hombre que se acostare con varón, como uno se acuesta con mujer, ambos han cometido abominación, ciertamente serán muertos”.

En resumen, esta prohibición no viene de Fulano o de Zutano.  Esta prohibición, viene de Dios.  Por eso, en esencia, ningún Legislador ni Juez, podrían cambiar, la palabra de Dios. ¿Con qué autoridad? A menos que no acepten la palabra de Dios.  Para lo cual, tendríamos que decir, que ya nadie “le para bolas”, a las Palabras y Enseñanzas Divinas.

Ahora bien, lo que está prohibido ante Dios, es la relación homosexual.  No la persona gay.  Son sus relaciones homosexuales las que están en juicio.

Acontecía, que una pareja gay, que había vivido años en pareja, habían hecho un capital.  Al morir uno de ellos, “le caían” los familiares del fallecido, a quitarle su herencia, lo que mancomunadamente habían logrado capitalizar entre ambos.  Por lo tanto, ahí sí intervino la Justicia y tal como lo menciona Phillip Butters, en su Art. en La Razón, de Oct. 22/20, se fue estableciendo un Contrato Civil, donde, -palabras más o menos-, lo del uno es en sociedad con el otro y viceversa.  De esa manera, el socio se convierte en su “heredero” universal.

De todas maneras, ese Contrato Civil, no es de  ninguna manera, un documento o “Partida o Registro de Matrimonio Civil.

(*) Miembro A.I.E.L.C.

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

Más recientes