Por: Arturo B. Berdejo Vera / “No me atarantes” Torres

por | Nov 12, 2021 | Opinión

Un matón de ventana ha patentado para uso de sus correligionarios la frase: “No me atarantes” Por eso es que se han dado en reclamar haciéndose las víctimas, cuando les llegan todas las saludables críticas venidas de la oposición. Toda la gentuza que Castillo ha remolcado al gobierno, claman por auxilio.  Sin embargo, no me atarantes dizque su función es asesorar en el área legal a su mentor y hasta pareciera que fuera su patrón, presidente de la república.

Pero no. Desbarra y a cada rato. No hay estado de emergencia en Lima y Callao pero el sombrerón se manda con resolución—de seguro debido a su monumental ignorancia– para ordenar a las FF.AA. a combatir la delincuencia, ya que los secretarios del Interior que nombra son unos turruneros que no atinan a poner orden y combatir la delincuencia.

Sin embargo, es urgente que no me atarantes lea hasta que se le pegue en la cacerola lo que dice la Constitución en el art. 137 – De paso digo y en mi condición de lego en derecho, que no encuentro, en ese artículo, norma que le autorice a sacar a las FF. AA a las calles a enfrentar la delincuencia. —Algunos juristas tienen fama sobre base de paja. Por lo que creo que “no me atarantes” Torres es uno de ellos.  De paso digo que ése se ha dado en oficiar de bombero para apagar la candela que arma el sombrerón.

Bueno, es mejor que veamos que el impresentable Bellido—el que tiene a la ciudadanía hartos de sus disparates verbales. En paralelo con él sale una ladina que aprovechó la ausencia del sombrerón para “pechar” a los de la oposición. El asunto es que se dice pechar cuando un ciudadano (a) se avienta con todo para lanzar escupitajos a sus antagonistas reclamándoles acción. Entonces censura a los del Congreso por no haber hecho, según ella, nada desde que llegaron al Hemiciclo.

Estas críticas de ladina caen al vacío por cuanto ella siendo miembro significativo del gobierno, tampoco tiene nada que exhibir como ejecutivo.  De ahí que Pedro Castillo alucinando ser “muy despierto” dice a otros que son vagos. Debería ser más acucioso para pillar en plena vagancia a sus correligionarios.  Que hay desmanes aquí o por allá. No suena nada en los oídos de los vagos del gobierno. Y a propósito de vagos. “Mira quién habla” –Logotipo creo de un programa de Tv. Pero aplicable al dedillo a Pedro Castillo. Él que es un genuino vago pues se conoce que siendo profesor rural no da clases hace más de diez años, con el cuento de por ser sindicalista tiene licencia permanente y… ¿eterna?  No, pues. Hay que fijarse qué michi voy a decir. Y no hablar por las puras caiguas. Por las huevas iba a decir.

En reversa, sus seguidores reclaman que los desbocados mineros que atacan cual bandoleros la propiedad primada, son pobrecitos a quienes hay que comprender.  Que ellos son pobrecitos y tienen derecho a meterle fuego a todo lo que crean conveniente para sus torvos fines-. Y vieran que sin son borricos de almanaque. Se van los capitalistas mineros. La mina se queda a su disposición. Sus niños y esposas piden comida. ¿De dónde sacarla? Ya se fueron los que fueron dueños.  Y… ¿ahora quién de esos inútiles bandoleros hará caminar toda la maquinaria de extracción.

Y…si los llamados a frenar los macabros deseos de cerro grande de la mano con el profesor básico pero vago…entonces ¿dónde michi está el que pueda defender al pueblo. Al verdadero pueblo y no ese que dice el sombrerón al que maltrata y hace más hambriento y pobre.  Sí, pues las FF.AA. solo están para obedecer órdenes e ir donde michi se le antoje al sombrerón y a no me atarantes, torres.– No ven acaso ¿Qué no son deliberantes? Por lo pronto, ya fueron a dar a las calles a perseguir ladrones, sicarios y uno que otro corrupto, teniendo cuidado de no meterse con los corruptos de Cerrón y familia.

De yapa como quien todo lo puede el sombrerón – “me importa un pepino la oposición” Se armó de más bríos y nombró a peinadito caratriste como ministro del Interior. Punto para Castillo por su puntapié en los gemelos con ese nombramiento. Los del Congreso están esperando que les cierren la tienda y los manden de patitas como inquilinos precarios, a la calle. Si antes o solo sí antes pongan en carpeta la vacancia por incapacidad moral. Entonces …si antes no lo perciben, se acerca el cerrajero sombrerón…y se las va a ganar.

(*)  Miembro (r) de la Marina de Guerra y analista político.


Más recientes