Por: Azi Wolfenson // ¿Los palestinos quieren realmente un estado o simplemente borrar uno existente?

por | Oct 16, 2023 | Opinión

Teniendo en cuenta todas las iniciativas de paz propuestas para poner fin al conflicto entre los judíos y los árabes palestinos en los últimos 100 años, debemos considerar la posibilidad de que los palestinos, o al menos sus líderes, no quieran establecer su propio estado.

Su vista está actualmente concentrada en todo el estado de Israel, y están jugando por tiempo. Mientras tanto, planean continuar subsistiendo con dinero donado por los árabes, los europeos y Estados Unidos.

Permanente rechazo palestino a la Paz

El Mufti Hajj Amin Husseini, líder de los árabes palestinos desde principios de la década de 1920 hasta finales de la década de 1940, dijo en su testimonio de la Comisión Británica de Peel, establecida en enero de 1937 para encontrar un camino a seguir para la cooperación entre árabes y judíos en Palestina, «Los residentes de tierras judías no recibirán ciudadanía en nuestro futuro país».

El Mufti sugirió que los judíos fueran deportados de Palestina. Rechazó la idea de un estado judío y prometió que si se estableciera tal estado, cada último judío sería expulsado de un estado árabe palestino. La organización terrorista nazi Hamas prefiere matar a cada judío y no expulsarlo.

El plan de partición de la ONU

En noviembre de 1947, el mismo mufti se negó a adoptar el plan de partición de la ONU que ofreció establecer dos estados, un judío y el otro árabe. El mufti rechazó una solución de dos estados hasta el día de que murió. Si hubiera aceptado el plan de la ONU, habrían ganado un área mucho más grande que la que se ofrece hoy.

Padre del terror moderno

El sucesor del mufti, Yasser Arafat, continuó rechazando cualquier legitimidad para el estado de Israel, negándose incluso a reconocer su existencia. Durante muchos años, levantó la bandera PLO de una lucha militar y terrorista contra Israel.

Además de las décadas de terror sangriento en las calles de Israel, Arafat fue responsable de la devastación en todo el Medio Oriente, incluida una Guerra Civil en el Líbano (1975-1991) y el Setiembre Negro (1970) de Jordania. También prestó el apoyo de la OLP a la invasión de Kuwait por Saddam Hussein en 1991.

Cuando Anwar Sadat firmó un tratado de paz con Israel en 1979, la OLP de Arafat pidió que Egipto fuera boicotado. Los estados árabes adoptaron el boicot y evitó que Egipto participara en la Liga Árabe desde 1977 hasta 1989. La mayoría de los embajadores árabes en Egipto fueron retirados del mercado y los árabes que visitaron Egipto fueron considerados traidores o espías.

El «proceso de paz» de Oslo

Los palestinos respondieron a los intentos de Israel de implementar los acuerdos de Oslo enviando olas de terroristas suicidas a las calles y autobuses de las ciudades de Israel, una violación descarada de su compromiso con los acuerdos y una declaración clara de su rechazo de la idea de la paz con Israel.

En el julio de 2000 en Camp David Summit, el primer ministro de Israel, Ehud Barak, ofreció a Arafat una serie de concesiones de largo alcance como parte de un acuerdo integral de paz. A cambio, se le pidió a Arafat que terminara el conflicto. La OLP rechazó las propuestas israelíes y nunca ofreció una contrapropuesta.

En cambio, la Autoridad Palestina (PA) dominada por la OLP inició una ola de violencia masiva premeditada. La Guerra de Terror de Arafat (la llamada «Al-Aqsa Intifada») no tenía paralelo en la escala y la implacabilidad de sus ataques terroristas contra los civiles israelíes. Un total de 1.184 israelíes fueron asesinados.

El terror siguió a la desocupación

En agosto de 2005, el Gobierno de Israel, encabezado por el primer ministro Ariel Sharon, llevó a cabo la evacuación unilateral de todas las aldeas israelíes de la Franja de Gaza y el Norte Oeste. En respuesta, los palestinos han estado lanzando cientos de miles de misiles y cohetes a ciudades y pueblos israelíes desde la Franja de Gaza durante años y han invadido estos días Israel con el propósito de asesinar salvajemente a todos los que encontraran a su paso sin diferencia de edad, sexo ó religión.

En lugar de utilizar la enorme concesión israelí como una oportunidad para lograr la paz, los palestinos la usaron para empoderar a las organizaciones terroristas respaldadas por Irán. En junio de 2007, Hamas tomó el control de la Franja de Gaza elegida por los propios palestinos. Aclaremos que Gaza nunca perteneció a los Palestinos. Pertenecía a Egipto y fue ocupada por Israel durante la guerra de 1967. Egipto no aceptó su devolución y fue entonces que Israel la cedió a los Palestinos que vivían allí. Por eso no entiendo a todos esos grupos políticos extremistas de izquierda que justifican a Hamas en su lucha para recuperar una tierra que están ocupando y que nunca fue de ellos.

Oferta de Olmert

En 2008, el primer ministro israelí Ehud Olmert ofreció al sucesor de Arafat como presidente la Autoridad Palestina (AP), Mahmoud Abbas, una propuesta de paz radical. Abbas lo rechazó directamente porque consideró sus concesiones territoriales sin precedentes insuficientes.

Acuerdo del siglo

El liderazgo palestino rechazó la propuesta del gobierno anterior de EE. UU. un año, antes de que la hubieran visto. También se negaron a participar en la conferencia económica celebrada en Bahrein a fines de junio de 2019 y evitó que otros palestinos participaran. Tan pronto como se publicó el plan, Abbas se opuso;  «Decimos mil veces no, no, no al trato del siglo», dijo. “Negamos este acuerdo desde el principio. Es una conspiración que nunca pasará … nuestra estrategia se centra en la lucha para poner fin a la ocupación.”

Como se ha dicho muchas veces, los palestinos nunca pierden la oportunidad de perder una oportunidad. Su liderazgo afirma que cada sugerencia es una conspiración y cada iniciativa una trampa. Hacer la paz requiere coraje. ¿Llegará alguna vez un verdadero líder palestino?

Hace treinta años, esta semana, el 13 de septiembre de 1993, los acuerdos de Oslo entre Israel y la Organización de Liberación de Palestina se firmaron en el césped sur de la Casa Blanca en una ceremonia organizada por el presidente Bill Clinton. El momento fue capturado en una foto icónica del primer ministro israelí, Yitzhak Rabin, y un sonriente presidente de la OLP Yasser Arafat dándose la mano mientras el radiante presidente estadounidense miraba.

Arafat tenía buenas razones para sonreír. Oslo fue su boleto fuera del exilio y el olvido. Doce años antes, él y la OLP, después de haber sido expulsados del Líbano, habían caído en Túnez, lo que inhibió su capacidad de causar estragos en Israel. Pero con los acuerdos de Oslo, volvió a la atención, y por invitación de Israel, nada menos. El acuerdo le permitió posar en el escenario internacional como pacificador a pesar de su carrera de toda la vida como terrorista; Pronto lo enriquecería con tierra, dinero, armas y poder político.

Para Israel, por el contrario, Oslo demostró ser una herida autoinfligida, posiblemente la peor en su historia. No llevó a menos violencia sino más. Miles de israelíes morirían en los próximos años, ya que e engaño de tierra por paz pata condujo a una ola de atentados de autobuses, secuestros y ataques suicidas sin precedentes.

Con la actual dirigencia palestina no puede haber paz y es muy triste comprobar que la extrema izquierda, decididamente antisemita y que goza de judeofobia no quieran ser parte de una solución pacífica entre Israel y los Palestinos.

Dentro de su odio a los judíos condenan a Israel negándole el derecho de legítima defensa. Y reclaman a Israel que vuelva a sus fronteras anteriores al 67. La verdad es que las fronteras del 67 nunca han existido, eran líneas de cese del fuego. Después de la Guerra de los Seis Días, Israel ocupó los territorios que no pertenecían a un estado palestino, sino a Jordania, que había incorporado a Cisjordania a su territorio y nunca se reclamó de construir allí un estado palestino independiente, ni una sola vez. Pero cuando Israel ocupó esas tierras, entonces se las empezó a exigir a Israel.  Pero para que ceda esos territorios, tiene que haber de la otra parte una voluntad de paz.

Mientras las Naciones Unidas no ubiquen un real líder palestino que quiera verdaderamente la paz y la convivencia con un estado judío no puede haber paz. Lo demás son simplemente el mantenimiento de unos zánganos que viven de donativos cuya mayor parte se la embolsan y el resto lo invierten en armas y material de guerra en lugar de invertirlo en la educación y desarrollo de su pueblo. Y que se dedican a incitar odio y asesinar judíos.

Recordemos a Golda Meier que dijo: «Podemos perdonar a los árabes por matar a nuestros hijos. No podemos perdonarlos por obligarnos a matar a sus hijos. Sólo tendremos paz con los árabes cuando ellos amen a sus hijos más de lo que nos odian a nosotros.»

“Nosotros los Judíos tenemos un arma secreta en nuestra lucha con los árabes; no tenemos lugar a donde ir ..»

El Presidente Bill Clinton rodeado por el Primer Ministro de Israeli Yitzhak Rabin (izquierda) y el Líder de la OLP Yasser Arafat estrechando manos en la Casa Blanca el 13 de Septiembre de 1993.


Más recientes

Se debe poner fin a juicios infinitos contra FF.AA. y PNP

Se debe poner fin a juicios infinitos contra FF.AA. y PNP

“Militares y policías han sido perseguidos y condenados sin pruebas por delitos que no estaban tipificados”, señalan. Los Oficiales, Técnicos y Sub Oficiales del Ejército del Perú en situación de retiro que integran el grupo Unión Ejército emitieron un pronunciamiento...

PNP ha recibido 224 denuncias por extorsión en Arequipa

PNP ha recibido 224 denuncias por extorsión en Arequipa

Las denuncias fueron interpuestas por pobladores que cuentan con negocios y otros que accedieron a préstamos no bancarios de personas de nacionalidad extranjera. La Policía Nacional del Perú (PNP) en Arequipa ha recibido un total de 224 denuncias por extorsión en lo...

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial