Por: Edgar Alarcón / La política interna no es asunto internacional

por | Jun 8, 2020 | Opinión

Por: Edgar Alarcón Tejada / Ante la misiva remitida al Congreso de la República por parte de los embajadores de Canadá, Australia, Francia y Colombia, cuatro países amigos con los cuales nos vincula una relación de primus inter pares (o primeros entre iguales), conviene reiterar públicamente, una vez más, que el Perú es una nación libre y soberana, y que desde hace casi 200 años dejamos de ser colonia.

Nuestro Congreso de la República se maneja con independencia y representa con dignidad y orgullo a la voluntad popular del pueblo peruano, por lo que sus decisiones se orientan al bienestar de nuestra gente y no favorecen, en ningún sentido, intereses económicos foráneos.

En ese sentido, no dejaremos jamás de respetar el manejo soberano de las políticas internas de las demás naciones, y exigiremos siempre el respeto para las instituciones políticas de nuestro país, como es el caso del Congreso de la República del Perú, institución que a lo largo de la historia ha contado con egregios representantes (como el diputado por Paita, almirante Miguel Grau Seminario, cuyo escaño preside hoy nuestro Parlamento nacional).

En el Perú es histórica nuestra naturaleza cortés y pacífica de responder públicamente, y con el respeto que se merecen, a todas las misivas provenientes de naciones amigas; pero siempre habitará en nosotros el espíritu guerrero de Túpac Amaru II, que palpita con fuerza ante cualquier expresión que vulnera nuestra dignidad nacional.

Dicho esto con la mayor cortesía, reafirmamos nuestra decisión soberana de suspender el cobro de peajes para liquidar, de ser el caso, los contratos que se pudieron haber originado en un marco normativo donde imperaba la corrupción y, en todo caso, expresamos nuestra convicción democrática y ajustada a Derecho, de que cualquier discrepancia interna sobre ese tema, será resuelta sin mediar presiones internacionales, en el marco de los procedimientos constitucionales que el Estado peruano ha establecido para tal efecto, sin politizar las relaciones internacionales, pero tampoco permitiendo que se haga de nuestra política interna un asunto de injerencia internacional.

Invocamos, pues, al respeto de la soberanía de las naciones, así como a los acuerdos del Convenio de Viena referidos a las relaciones diplomáticas.

(*) Congresista de la República


Más recientes