More

    Por: Eduardo Farah H. / Defendamos la democracia

    Estamos viendo que la reacción de las personas hacia una incomprendida posición del señor Castillo, está desembocando en una peligrosa aventura del uso de la fuerza por parte diferentes actores, que no quieren entender que lo único que va a generar esta fuerza, es un enfrentamiento entre diferentes sectores de nuestra población.

    Para que entendamos bien las cosas, no es casualidad que las invasiones de terrenos han comenzado a activarse, tampoco es casualidad que la televisión peruana se atreva a hablar o expresarse de manera inusual a ciertos señores (si es que se le puede decir señores) que atacan al ejército peruano, en toda su historia lo único que ha hecho es defender al Perú desde la venida de San Martin hasta nuestros días.

    Algunas personas se creen muy valientes cuando acuden a una invitación televisiva o a cierto programa para insultar, amenazar y faltar el respecto al entrevistador. No creemos que este sea el camino adecuado para aquellos que nos decimos demócratas.

    Va a llegar un momento en que los demócratas se van a cansar de seguir siéndolo, porque nadie tiene derecho a insultar a las personas que piensen de una u otra manera. No empujen a situaciones que pueden ponerse incontrolables.

    Todos tenemos derecho a pensar, pero no a atacar, el derecho del uno termina donde comienza el derecho de otro. Si nos vemos amenazados o atacados tenemos derecho a defendernos siempre y cuando se cumpla con la ley y las buenas.

    En la historia del mundo como por ejemplo la Revolución Francesa, la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Vietnam y otros enfrentamientos lo único que dejaron fue una gran cantidad de muertes injustificadas.

    Así como los comunistas que hicieron que Sendero Luminoso nos arrastrara a una guerra civil sin sentido. Pónganse a pensar y déjense de amenazar, estas amenazas no llevan a nada bueno, lo único que consiguen es comenzar un enfrentamiento que nadie sabe cómo va a terminar, esto es lo último que los peruanos debemos hacer.

    He observado en un programa de televisión que cierta persona insultaba a un reportero de la televisión peruana y atacaba ferozmente al Ejército peruano, cosa que no podemos permitir, porque gracias a ellos y a la Policía Nacional le ganamos la Guerra a Sendero luminoso. ¿Qué desean estos señores, que nuestros heroicos soldados y policías defiendan su posición enseñándoles de una u otra manera que merecen todo el respeto de la ciudadanía o quieren que se use la fuerza para defenderse?, con lo cual no estoy de acuerdo.

    No permitamos que ningún país se entrometa en las decisiones de otro. El señor Morales no tienen derecho intervenir en los asuntos internos de nuestro país.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Estamos viendo que la reacción de las personas hacia una incomprendida posición del señor Castillo, está desembocando en una peligrosa aventura del uso de la fuerza por parte diferentes actores, que no quieren entender que lo único que va a generar esta fuerza, es un enfrentamiento entre diferentes sectores de nuestra población.

    Para que entendamos bien las cosas, no es casualidad que las invasiones de terrenos han comenzado a activarse, tampoco es casualidad que la televisión peruana se atreva a hablar o expresarse de manera inusual a ciertos señores (si es que se le puede decir señores) que atacan al ejército peruano, en toda su historia lo único que ha hecho es defender al Perú desde la venida de San Martin hasta nuestros días.

    Algunas personas se creen muy valientes cuando acuden a una invitación televisiva o a cierto programa para insultar, amenazar y faltar el respecto al entrevistador. No creemos que este sea el camino adecuado para aquellos que nos decimos demócratas.

    Va a llegar un momento en que los demócratas se van a cansar de seguir siéndolo, porque nadie tiene derecho a insultar a las personas que piensen de una u otra manera. No empujen a situaciones que pueden ponerse incontrolables.

    Todos tenemos derecho a pensar, pero no a atacar, el derecho del uno termina donde comienza el derecho de otro. Si nos vemos amenazados o atacados tenemos derecho a defendernos siempre y cuando se cumpla con la ley y las buenas.

    En la historia del mundo como por ejemplo la Revolución Francesa, la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Vietnam y otros enfrentamientos lo único que dejaron fue una gran cantidad de muertes injustificadas.

    Así como los comunistas que hicieron que Sendero Luminoso nos arrastrara a una guerra civil sin sentido. Pónganse a pensar y déjense de amenazar, estas amenazas no llevan a nada bueno, lo único que consiguen es comenzar un enfrentamiento que nadie sabe cómo va a terminar, esto es lo último que los peruanos debemos hacer.

    He observado en un programa de televisión que cierta persona insultaba a un reportero de la televisión peruana y atacaba ferozmente al Ejército peruano, cosa que no podemos permitir, porque gracias a ellos y a la Policía Nacional le ganamos la Guerra a Sendero luminoso. ¿Qué desean estos señores, que nuestros heroicos soldados y policías defiendan su posición enseñándoles de una u otra manera que merecen todo el respeto de la ciudadanía o quieren que se use la fuerza para defenderse?, con lo cual no estoy de acuerdo.

    No permitamos que ningún país se entrometa en las decisiones de otro. El señor Morales no tienen derecho intervenir en los asuntos internos de nuestro país.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Más recientes