Por: Edwin Cavello Limas / No una, sino muchas muertes

0
142
Edwin Cavello Limas

Por: Edwin Cavello Limas / A casi dos meses de la muerte de los dos jóvenes en el local de McDonald’s, los representantes legales de Arcos Dorados no se han presentado a prestar sus declaraciones hasta el momento. La denuncia la realizó la abogada Elizabeth Carmona en Exitosa, sobre el tema señaló Se van a cumplir dos meses de la tragedia y nada, no hay ni un detenido por este caso (…) Hasta ahora la Fiscalía (35 Fiscalía Penal de Lima) solo ha iniciado investigación por homicidio culposo, pero voy a hacer el pedido para que el proceso penal sea por homicidio doloso”.

Sorprende que hasta la fecha no exista ninguna persona detenida por la muerte de los dos jóvenes; ante esto la letrada muy indignada aseveró Estamos en cero. Nosotros exigimos justicia, por ese motivo vamos a hacer un plantón. Estamos mendigando justicia. No hay ninguna persona detenida, no hay ninguna empresa detenida”.

¿Acaso alguien en el Ministerio Público está protegiendo a la empresa Arcos Dorados? Tanto los empresarios como las entidades del gobierno encargadas de ver el caso, deben entender que los cuerpos de Alexandra Porras y Carlos Gabriel Campos, no descansarán hasta encontrar justicia.

Mientras que el caso McDonald’s sigue sin culpables, la tragedia de Villa El Salvador le sigue los pasos. Hasta ahora son 26 personas las que perdieron la vida. Una tragedia lamentable donde existe responsabilidad de la empresa Transgas, del alcalde de Lima, del alcalde de Villa El Salvador y de funcionarios de Osinergmin. A esto se suma que el señor Luis Gúzman Palomino (chófer del camión cisterna) fue puesto en libertad mientras que la cifra de las personas fallecidas día a día sigue en aumento. Pero la cifra que sigue en cero, es la de los responsables.

En medio de tantas muertes, tenemos un gobierno que defiende los intereses de los empresarios y no la de los ciudadanos. Un absurdo que es permitido por millones de peruanos, peruanos que se indignan solo en el mundo virtual, y que se olvidan que los muertos de la corrupción han sido hombres, mujeres y niños, con nombres y apellidos.

Las victimas de Villa Salvador han sido: Juan Orlando Valladolid (50), Geraldine Riveros Osorio (18), María Ambrosio Navarrete (42), Isidora Meza Llamoca (61), Andrés Asto Espíritu (38), Rosalía Espíritu Postocarrero (52), Selene Isabel Marín Muñoz (22), José Manuel Rodríguez Gonzáles (40), Janet Segovia Calderón (39), Joaquín Ambrosio Navarrete (27), Jhon Valladolid Huamán (20), Yordy Sánchez Pomatay (23), Víctor Alberto Ambrocio (30), Rola Gálvez Pacheco (49), Julia Romero Lucas de Miranda (65) Carolain Riveros Segovia (20) y Jhordan Sánchez Pomatay (21), Carlos Alberto Bellido Herrera (43) y ocho menores de edad.

No son solo números para las frías estadísticas, ellos son seres humanos que perdieron la vida en medio de una falsa lucha contra la corrupción, en un país bananero que sigue sometido por la hegemonía de las empresas extranjeras, un país donde la corrupción se ha convertido en la forma de vivir y sobrevivir de los gobernantes de turno.

Presidente Vizcarra deje de mentirnos, porque si no le crecerá la nariz.

 

(*) Periodista y director de la revista cultural Lima Gris.