Por: Martín Valdivia Rodríguez / Derechos fundamentales

0
240
Columna del director
Martín Valdivia Rodríguez

Por: Martín Valdivia Rodríguez / ¿Qué sucede cuando un Estado – cualquiera sea su orientación política – no puede cumplir eficazmente con preservar los derechos fundamentales de sus ciudadanos? Simplemente el desgobierno, el quiebre de una sociedad, el caos. Los derechos fundamentales son aquellos derechos inherentes a toda persona sin excepción, en razón a este gran detalle: la dignidad humana.

¿Está sucediendo eso en nuestro país? ¿Es justo decir que el Estado peruano cumple con este principio fundamental de convivencia? Ciertamente, no. Uno de esos derechos fundamentales, la salud, es la prueba más fehaciente de lo que afirmo: ¿cuándo los diferentes gobiernos del Estado peruano se preocuparon por dotar al sector Salud del presupuesto necesario para contar con un sistema sanitario robusto y eficiente?

Para hablar sólo de este gobierno, el portal “Convoca Verifica”, reveló que el cacareado incremento de presupuesto en salud pública anunciado por Martín Vizcarra para el año 2021 (cerca de 20 mil millones de soles), no es tan “histórico” como lo señaló en su discurso del 28 de julio pasado. Resulta que este presupuesto ha tenido una evolución en porcentajes fluctuante, con años que presentan un aumento superior al prometido por el presidente Martín Vizcarra para el próximo año.

Según dicho portal, “desde 2009, hay un aumento constante en el presupuesto destinado a la salud pública, a excepción de 2016, cuando estaba al frente del ministerio del sector, Aníbal Velásquez, en el gobierno de Ollanta Humala”. Es decir, este derecho fundamental sigue postergado, sin que ningún gobierno, incluido el presente, modifique esta situación. Ni siquiera la pandemia del Covid-19 ha logrado revertir esta situación, la misma que ahora nos mantiene de rodillas frente a esta terrible enfermedad.

Y ni hablar de otro derecho fundamental violado sin ningún cargo de conciencia: el de la información. ¿Por qué esa obstinación de ocultar sin ningún remordimiento la cantidad real de fallecidos por el virus de Wuhan? ¿Pretende este gobierno ocultar el sol con un dedo? La historia juzgará con su dedo inquisidor a los responsables de “maquillar” la cifra de muertos por el Covid-19, como si haciendo eso se limpiara la cara a nivel internacional. Esto es reflejo directo del pésimo sistema de salud pública al que nos han sometido por años.

No, señor presidente. Los pocos meses que le quedan de gobierno debe tratar de revertir esta situación con entereza y valor. Acote sus políticas al tiempo que le queda y pase a la historia como un mandatario que quiso cambiar esta triste realidad. Los derechos fundamentales de las personas no se venden ni alquilan. Porque lo que digo y escribo siempre firmo.