More

    Por: Martín Valdivia Rodríguez / El deporte no puede parar

    Para nadie es un secreto que el deporte es la actividad humana que, por excelencia, nos brinda salud, bienestar y entretenimiento. Hacer deporte es prácticamente una necesidad de nuestro cuerpo, una manera de escabullirnos del estrés que nos genera la vida diaria, una forma de vida. Pero para este gobierno, al parecer, estos supremos beneficios del deporte no significan nada, es una actividad más, semejante a vender chucherías en la calle o transitar apretujado en una combi.

    Así lo demostró ayer la señora Primer Ministro, Violeta Bermúdez, quien ha prohibido, por quince días más, que el deporte federado (fútbol, vóley, baloncesto, natación, atletismo, boxeo, béisbol y un largo etcétera), pueda siquiera entrenar bajo estrictos protocolos de bioseguridad, tal como lo ha hecho hasta ahora.

    ¿Cuáles son sus argumentos? Simplemente que los deportistas no pueden juntarse porque se contagian, ignorando que el año pasado se tomaron más de 4,200 test a deportistas federados, teniendo como resultado solo 1.8% de casos positivos. Esto, sin mencionar que la Liga 1 de fútbol y la Liga Superior de Voleibol culminaron sus competencias con mínimos contagios gracias a los cuidados extremos de los atletas.

    La insensatez de este gobierno llega al colmo de ver cómo Christian Pacheco, campeón Panamericano de atletismo en Lima 2019, tendrá que completar su preparación física en Colombia, con miras a los Juegos Olímpicos de Tokio. Y ojo, Colombia, con un poco más de población que el Perú, tiene más de 2 millones 100 mil contagiados y más de 56 mil muertos por Covid-19.

    Por cierto, también es criticable la lenidad del presidente del Instituto Peruano del Deporte (IPD), Gustavo San Martín, quien no ha sabido manejar este problema. San Martín ha debido ser el abanderado de los reclamos de los deportistas frente al gobierno, golpeando la mesa cuando hay que golpearla y metiendo los dientes donde hay que meterlos. ¿Acaso no es el IPD la institución que ha elaborado y aprobado los estrictos protocolos de bioseguridad? O teme quedarse sin chamba…

    Que hay una pandemia que se está llevando vidas, es cierto, pero también es verdad que cuando se cumplen protocolos y se respetan las medidas de seguridad, como lo han demostrado siempre nuestros atletas, no hay nada que temer. ¿Que habrá contagiados? Seguro. Nadie está libre, pero hasta los protocolos te dicen qué debes hacer en esos casos. El mundo sigue girando y el deporte sigue entreteniendo, siendo un medio de vida – además – para miles de personas en todo el planeta.

    En fin, que eso lo entienda este gobierno, es como pedirle peras al olmo… porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

    Para nadie es un secreto que el deporte es la actividad humana que, por excelencia, nos brinda salud, bienestar y entretenimiento. Hacer deporte es prácticamente una necesidad de nuestro cuerpo, una manera de escabullirnos del estrés que nos genera la vida diaria, una forma de vida. Pero para este gobierno, al parecer, estos supremos beneficios del deporte no significan nada, es una actividad más, semejante a vender chucherías en la calle o transitar apretujado en una combi.

    Así lo demostró ayer la señora Primer Ministro, Violeta Bermúdez, quien ha prohibido, por quince días más, que el deporte federado (fútbol, vóley, baloncesto, natación, atletismo, boxeo, béisbol y un largo etcétera), pueda siquiera entrenar bajo estrictos protocolos de bioseguridad, tal como lo ha hecho hasta ahora.

    ¿Cuáles son sus argumentos? Simplemente que los deportistas no pueden juntarse porque se contagian, ignorando que el año pasado se tomaron más de 4,200 test a deportistas federados, teniendo como resultado solo 1.8% de casos positivos. Esto, sin mencionar que la Liga 1 de fútbol y la Liga Superior de Voleibol culminaron sus competencias con mínimos contagios gracias a los cuidados extremos de los atletas.

    La insensatez de este gobierno llega al colmo de ver cómo Christian Pacheco, campeón Panamericano de atletismo en Lima 2019, tendrá que completar su preparación física en Colombia, con miras a los Juegos Olímpicos de Tokio. Y ojo, Colombia, con un poco más de población que el Perú, tiene más de 2 millones 100 mil contagiados y más de 56 mil muertos por Covid-19.

    Por cierto, también es criticable la lenidad del presidente del Instituto Peruano del Deporte (IPD), Gustavo San Martín, quien no ha sabido manejar este problema. San Martín ha debido ser el abanderado de los reclamos de los deportistas frente al gobierno, golpeando la mesa cuando hay que golpearla y metiendo los dientes donde hay que meterlos. ¿Acaso no es el IPD la institución que ha elaborado y aprobado los estrictos protocolos de bioseguridad? O teme quedarse sin chamba…

    Que hay una pandemia que se está llevando vidas, es cierto, pero también es verdad que cuando se cumplen protocolos y se respetan las medidas de seguridad, como lo han demostrado siempre nuestros atletas, no hay nada que temer. ¿Que habrá contagiados? Seguro. Nadie está libre, pero hasta los protocolos te dicen qué debes hacer en esos casos. El mundo sigue girando y el deporte sigue entreteniendo, siendo un medio de vida – además – para miles de personas en todo el planeta.

    En fin, que eso lo entienda este gobierno, es como pedirle peras al olmo… porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

    Más recientes