17.6 C
Lima
Miércoles, Noviembre 25, 2020

Por: Martín Valdivia Rodríguez / Italia en cuarentena

Por: Martín Valdivia Rodríguez / Antes de comenzar esta publicitada epidemia del coronavirus, las proyecciones económicas de Italia no eran de las mejores. El año pasado, la tercera economía de la zona euro había registrado un crecimiento del 0,3% de su PBI, números ridículos explicados básicamente por la desaceleración europea – especialmente de Alemania – las tensiones comerciales a nivel mundial y la incertidumbre política interna. Ahora, con el tema del coronavirus, es muy probable que la economía italiana ingrese a una vorágine de recesión sin precedentes.

Y es que la epidemia ha tenido más incidencia en las tres regiones más ricas e industrializadas del país: Lombardía, Véneto y Emilia Romaña. Las tres han sido por siglos las regiones donde ha descansado la economía italiana y han sido el soporte para la subsistencia de las demás regiones, sobre todo las sureñas. Sólo estas tres regiones – Italia tiene 20 – generan el 40% del PBI y concentran a más del 30% de la población total del país de la pizza.

Que allí haya atacado con más fuerza el coronavirus ya de por sí es una desgracia para Italia. El país se encuentra prácticamente paralizado. El número total de casos “subió un 24% a 9.172, el mayor incremento diario en términos de números absolutos desde que se reportó el primer contagio el 21 de febrero”, informó la Agencia Infobae. Los muertos a causa del virus se contaban en 650 según datos proporcionados por la sanidad italiana.

¿Por qué ponemos como ejemplo a Italia?, un país del primer mundo y, supuestamente, desarrollado en todos los aspectos. Porque tenemos que tenerla como ejemplo de cómo manejar esta situación sanitaria mundial. Sólo ayer dos equipos médicos (en Arequipa y Chiclayo) de hospitales emblemáticos como el Goyeneche y el  “Almanzor Aguinaga” y protestaron a través de sendos plantones manifestando su preocupación por que dicen que esos nosocomios “no están preparados” para enfrentar la epidemia.

Los médicos reclaman indumentarias, medicinas y ambientes especiales para enfrentar al coronavirus, además de temer ser contagiados. En Arequipa ya se vio un brote y otros tantos están en observación. El Perú tiene que estar preparado para hacer frente a esta epidemia mundial sin escatimar esfuerzos. No queremos ni imaginar una situación similar a la de Italia, pues sería catastrófico no sólo desde el punto de vista sanitario, sino económico. Cualquier esfuerzo de prevenir la enfermedad no debe ser escatimado. Dios nos guarde. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

 

Por: Martín Valdivia Rodríguez / Antes de comenzar esta publicitada epidemia del coronavirus, las proyecciones económicas de Italia no eran de las mejores. El año pasado, la tercera economía de la zona euro había registrado un crecimiento del 0,3% de su PBI, números ridículos explicados básicamente por la desaceleración europea – especialmente de Alemania – las tensiones comerciales a nivel mundial y la incertidumbre política interna. Ahora, con el tema del coronavirus, es muy probable que la economía italiana ingrese a una vorágine de recesión sin precedentes.

Y es que la epidemia ha tenido más incidencia en las tres regiones más ricas e industrializadas del país: Lombardía, Véneto y Emilia Romaña. Las tres han sido por siglos las regiones donde ha descansado la economía italiana y han sido el soporte para la subsistencia de las demás regiones, sobre todo las sureñas. Sólo estas tres regiones – Italia tiene 20 – generan el 40% del PBI y concentran a más del 30% de la población total del país de la pizza.

Que allí haya atacado con más fuerza el coronavirus ya de por sí es una desgracia para Italia. El país se encuentra prácticamente paralizado. El número total de casos “subió un 24% a 9.172, el mayor incremento diario en términos de números absolutos desde que se reportó el primer contagio el 21 de febrero”, informó la Agencia Infobae. Los muertos a causa del virus se contaban en 650 según datos proporcionados por la sanidad italiana.

¿Por qué ponemos como ejemplo a Italia?, un país del primer mundo y, supuestamente, desarrollado en todos los aspectos. Porque tenemos que tenerla como ejemplo de cómo manejar esta situación sanitaria mundial. Sólo ayer dos equipos médicos (en Arequipa y Chiclayo) de hospitales emblemáticos como el Goyeneche y el  “Almanzor Aguinaga” y protestaron a través de sendos plantones manifestando su preocupación por que dicen que esos nosocomios “no están preparados” para enfrentar la epidemia.

Los médicos reclaman indumentarias, medicinas y ambientes especiales para enfrentar al coronavirus, además de temer ser contagiados. En Arequipa ya se vio un brote y otros tantos están en observación. El Perú tiene que estar preparado para hacer frente a esta epidemia mundial sin escatimar esfuerzos. No queremos ni imaginar una situación similar a la de Italia, pues sería catastrófico no sólo desde el punto de vista sanitario, sino económico. Cualquier esfuerzo de prevenir la enfermedad no debe ser escatimado. Dios nos guarde. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

 

Más recientes