Por: Martín Valdivia Rodríguez / Zapatero a tus zapatos

0
106
Por: Martín Valdivia Rodríguez/ crisis económica del día a día del chileno
Por: Martín Valdivia Rodríguez a cerca de Gregorio Santos                                  

Por: Martín Valdivia Rodríguez

Hace algunos días, el ministro de Transportes, Edmer Trujillo – hombre muy cercano al presidente Martín Vizcarra – anunció ante la sorpresa de propios y extraños que la entidad encargada de administrar los numerosos escenarios deportivos que nos dejaran los Juegos Panamericanos Lima 2019, sería el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur). ¿Tirado de los pelos? Así parece.

No sabemos qué ha podido pasarle por la cabeza a las luminarias de este gobierno para pensar que toda una infraestructura deportiva pueda ser administrada por… ¿comercio exterior?… ¿turismo? ¿Es que acaso dudan de la capacidad del Ministerio de Educación (Minedu), el Instituto Peruano del Deporte (IPD) y las federaciones deportivas? ¿Qué pinta el Mincetur en temas tan puntuales y dedicados como el deporte?

Y por si fuera poco, Trujillo le ha extendido un certificado de vida más prolongado al cogollo que administró los Juegos Panamericanos (Copal 2019) para que no sólo permanezcan en sus cargos, sino para que sean trasplantados al Mincetur, en un verdadero arroz con mango que no tiene ni pies ni cabeza. A ver, los señores de Copal hicieron un excelente trabajo, el país les agradece sus horas de poco sueño, pero de allí a perpetuarlos en sus puestos “ad infinitum” nos parece, por decir lo menos, fuera de lugar.

En un reciente comunicado, las Federaciones Deportivas Nacionales (FDN) manifestaron no sólo su preocupación, sino su total rechazo a esta pretensión del gobierno, manifestando que el Mincetur “no es un agente deportivo, ni forma parte del sistema deportivo, ni tiene la capacidad de articular el manejo deportivo con las FDN”, acotando que son éstas – de acuerdo a ley – los entes rectores de cada deporte en el Perú. “Por lo tanto, son los usuarios principales de dichas instalaciones”.

Y no les falta razón. Son el IPD y las federaciones los únicos capaces de administrar con el conocimiento del caso el legado que nos deja los Panamericanos y Parapanamericanos. ¿O acaso podremos ver a una federación deportiva acompañando a turistas o a empresarios haciendo negocios en Hong Kong o Singapur?

Ahora, será atribución del IPD y/o las federaciones mantener en sus cargos a los suertudos burócratas de Copal 2019. Ciertamente, ellos podrán ayudar con la experiencia adquirida a administrar mejor este legado, pero siempre bajo la supervisión de quienes realmente saben del asunto. Aún no ha sido promulgada la ley. Aún estamos a tiempo de no permitir semejante desatino. Como diría un viejo dicho: zapatero a tus zapatos. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.