Por: Phillip Butters / Confianza dada: a trabajar General Martos

0
2034
Columna Phillip Butters
Phillip Butters

Por: Phillip Butters / 115 votos a favor, 5 en contra y 4 abstenciones, hasta donde yo recuerdo, es casi un récord para la Cuestión de Confianza, ante cualquier situación de Gobierno, premierato o llámelo como quiera. El hecho es que el General Martos tiene una labor titánica, la cancha está absolutamente en contra, el Gobierno de Vizcarra ha tenido el peor desempeño del mundo, en el tema pandémico y urge como un clamor popular y del sentido común parar el tema del coronavirus o cuando menos, morigerarlo. Y para eso, es imprescindible que se importen todas las pruebas moleculares que estén al alcance de la inmensa billetera del Estado peruano. Se mencionó que había 19 plantas de oxígeno en vías de importación, esas plantas tendrían que estar en el Perú en máximo dos semanas. Es perfectamente posible, porque tenemos todos los recursos para comprarlas, subirlas a los aviones y de inmediato, hacer decolar esos aviones en cualquiera de los aeropuertos del Perú, que necesiten que se comiencen a armar esas plantas. Resulta una barbaridad y hasta un crimen lo expuesto en los últimos días por la Embajada de Israel, en el sentido que ellos primero, ofrecieron pruebas moleculares y nunca respondió el Gobierno de Vizcarra y de Vicente Zeballos, lo propio con las plantas de oxigeno que sobraban allá en TelAviv o Jerusalén y tampoco quisieron importar. En los últimos días hemos visto cómo la familia Brescia dona respiradores y Newmont Mining dona plantas de oxígeno, lo propio el Grupo Romero o el Grupo Interbank y eso es evidentemente plausible, pero es una barbaridad que el Estado no haya cumplido con lo mínimo. Igualmente, se pueden importar todas las camas UCI necesarias. Y por supuesto, endurecer algunas condiciones de la cuarentena, pero siempre y cuando, a la gente se le dé un derrotero en cuanto a su alimentación. Es imprescindible que se reparta comida en los pueblos jóvenes y en los lugares más deprimidos. De ahí en más, se tiene que dar las mínimas condiciones de trabajo a todo el mundo informal y hacer coordinaciones con los Gobiernos Regionales y con los municipios para establecer campos feriales y dejar de corretear a la pobre gente, que está buscando un pan en las calles y tratando de darles de comer a sus hijos. Desgraciadamente la situación económica es un desastre. Se va a tener que poner mucho énfasis en la ejecución de obra pública y dar las licencias pertinentes para todas las obras privadas posibles, para que el efecto multiplicador del sector constructor en cuanto a infraestructura, comience a darle dinamismo a la economía. Es evidente que la inmobiliaria para oficinas y centros comerciales en este momento está prácticamente muerto y todo el tema del Techo Propio y Mi Vivienda es muy complicado, salvo que se pongan a hacer una reconstrucción del norte a la manera más veloz posible, con la intervención de los asesores o consultores de Gran Bretaña, pero la verdad es que yo veo eso muy complicado. En todo caso, una de las cosas que tendría que hacer el Primer Ministro Martos es comenzar a construir colegios, porque como se sabe, cerca de 300 mil familias van a tener que sacar a sus hijos de colegios privados y ponerlos en colegios públicos y evidentemente no hay aulas. Eso es algo que tiene que comenzarse a hacer el día de hoy. Y por supuesto, dejar de tener una prensa tan dada a la “sobonería”, o la “waripolería moqueguana” y a todas estas “viudas caterianas”, que seguramente deben estar desesperadas, porque evidentemente, lo que le dijeron a Cateriano es que no lo soportaban por pedante, y por arrogante y por engreído. En cambio Martos, con las limitaciones que le conoce su oratoria, fue mucho más sencillo y claro. Y Bueno, escuchó prácticamente a más de 110 congresistas hablar y allí están los votos. Hay que ir para delante de la manera más veloz. Tema aparte son los 20 años que se piden de cárcel para el ladrón y prófugo de Toledo. Espero que la justicia americana lo entregue y que sepa morir donde tiene que ser, los que robaron. Acápite aparte para la situación tristísima de Luis Castañeda Lossio, al que estando con una enfermedad terminal, forzaron para una carcelería, para después, ir a un arresto domiciliario, en donde la ha pasado mal y pésimo. Y ahora está en el seguro social, en el EsSalud que él ayudó durante tantos años a construir. Ciertamente, puede estar pasando por los últimos momentos de su vida, pero hay que recordar que este señor todavía no ha sido enjuiciado y, por lo tanto, no sabemos en qué van a quedar los testimonios de su ex amigo Martín Belaunde y en qué van a quedar los casos que a él lo agobian. Dicho esto, doy mis oraciones para que tenga una mejoría y si le toca; en último caso, que muera acompañado de sus seres queridos. Es lo mínimo que por un tema de dignidad, merece cualquier persona.