Por: Phillip Butters / Cuarentena dominguera, bonos… ¿Y las camas UCI con oxígeno?

0
2174
Columna Phillip Butters
Phillip Butters

Por: Phillip Butters / Tal como lo suponíamos el día de ayer y de antes de ayer el Primer Ministro Martos ha endurecido algunos espacios de cuarentena. De plano, no se va a poder salir el domingo. La verdad es que no le encuentro el sentido a eso del delivery.

Seguramente, la cuarentena más fuerte se va a dar en las regiones donde más se necesita, en Arequipa, Ica, Junín, Huánuco, San Martín y otras 34 provincias que lo requieren. Es de esperarse que la Operación Taita llegue a Huánuco, Tingo María, Puno y Juliaca. Y sí, perfecto. Seguramente para el Gobierno le sigue pareciendo importante regalar dinero y dar bonos universales y volver a regalar. Pero eso es más de lo mismo. A ver, queda clarísimo que no se han comprado las pruebas moleculares. Hay que revisar todo del principio y darse cuenta que no se pueden seguir cometiendo los mismos errores.

Una persona que comete el mismo error va a estar siempre condenada al mismo resultado y al mismo fracaso. De saque, no tenemos camas UCI que requieren equipos de monitoreo del oxígeno, de monitoreo de las pulsaciones, requiere por supuesto ¡RESPIRADORES y OXÍGENO!. Eso es algo fundamental, que nunca hizo el Gobierno de Martín Vizcarra y seguramente van a ser procesados por omisión de funciones, por delitos de lesa humanidad y hasta por genocidio Zeballos, Molinelli y Zamora, pero la señora Mazzetti tiene que entender que ella es ahora la principal responsable del tema Covid-19.

Y por mucho que alguna “Waripolera moqueguana” o “Viuda cateriana” diga que su presencia en el gabinete es un ¿¡gol !? La situación es que ella, debe de asumir la responsabilidad hoy como Ministra de Salud. Resulta una barbaridad que tengamos a todo el Perú, haciendo colectas para comprar plantas de oxígeno, que hace un buen tiempo vienen regalando Buenaventura, Cerro Verde, el Grupo Romero, etc, etc. O sea, eso se tiene que traer en dos semanas. ¿Y cómo se hace? Muy sencillo, se paga a la empresa que lo tiene en stock, se contacta con el Embajador de la localidad de donde se esté comprando un flete, seguramente carísimo, -ese no es el punto-, tiene que aterrizar en cualquier aeropuerto del Perú, porque nosotros manejamos las aduanas, manejamos los permisos de DIGEMIN y estamos en un estado de emergencia y en donde con un Decreto Supremo se puede importar prácticamente cualquier cosa, instalar esa planta demora máximo una semana, de tal manera que el oxígeno no debe ser un problema en el Perú en los últimos 30 días.

Y todo el tema que tenemos con las mascarillas de protección, se tienen que comprar de manera masiva y repartir a la gente, que se las tienes que regalar, porque es preferible regalar máscaras que regalar bonos. Porque es mucho más difícil que la gente se muera de hambre y mucho más fácil que se muera por el coronavirus. La situación es desesperante y si hablamos de hambre, el Primer Ministro Martos sabe que se tiene que echar mano del Comando de Operaciones del Frente Interno COFI ¿para qué? Para poner orden y seguridad interna y comenzar a repartir raciones de comida, en cajas dadas de obras por impuestos a empresas grandes, como hemos reseñado hace un montón de tiempo.

A mí me ha preocupado y mucho la actitud del Gobierno el día de ayer, el mensaje del Presidente ha sido más de lo mismo. Volví a ver el Aló Vizcarra de hace tres meses. Ya el señor Martos tiene confianza, pero yo desconfío seriamente de las incapacidades del Presidente de la República, lo de la cuarentena de los niños de media hora al día, por supuesto que es una buena idea, porque los niños son vectores de contagio para los mayores. Pero igualito el adulto mayor se va salir contagiando por el nieto o yendo a hacer la cola al Banco de la Nación para recibir el bono, o subiéndose al Metropolitano o subiéndose al Tren Eléctrico, porque en provincias la gente va a hacer cola en los marcados y si la gente no se cambia la mascarilla una vez por día, se va a seguir contagiándose.

Entonces, señores, ¡acción! Los hechos son los que valen en un Gobierno, porque si vamos a seguir hablando de politiquería 1, politiquería 2 y politiquería 3; la gente se va a seguir muriendo. Y con respecto a la economía bueno ya, de una buena vez, que pongan a una persona que estimule la inversión interna con los Gobiernos Regionales que tienen que hacer aulas, caminos, carreteras, parques, jardines, una mano de obra intensiva en la construcción.

CAPECO ha dicho claramente que solamente en Lima, en los últimos meses, se han perdido 250 mil puestos de trabajo, sólo en la industria del inmueble y la construcción. Entonces, qué esperamos para inyectar capital y comenzar a hacer obras de la mano del Gobierno y con empresas pequeñas y medianas peruanas. Nada del Club de la Construcción, basta de Graña y Montero, basta de Odebrecht, de OAS y de todos los que le robaron al Perú. ¡A ponerse las “pilas” señor Martos, el Perú lo está esperando!

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.