Por: Phillip Butters / Desconcierto y caos

por | Sep 8, 2021 | Opinión

Es prácticamente imposible hacer un análisis prospectivo de lo que puede pasar con el Perú, habida cuenta de que se han destrozado todas las instituciones del Estado peruano. Los partidos políticos son casi inexistentes, los que sobreviven son a veces alianzas electorales o grupos de algunos poderosos, o simplemente estamos en manos de organizaciones criminales que están ligadas a acciones violentistas y terroristas para llegar al poder.

Que mayor ejemplo que Perú Libre, que tiene a su líder máximo, Vladimir Cerrón, que su abogado lunático, un tal Noblecila, le recomienda a su cliente, el Secretario General del Partido de gobierno, que solicite un asilo político debido que es perseguido por su condición de tal, cosa que es un absurdo porque ellos son los que gobiernan.

¿Quién lo persigue? Según este absurdo señor, dice que las fuerzas del fujimorismo. Pero, señores, a Keiko Fujimori la han metido presa tres veces, a Alberto Fujimori le han anulado un indulto y Kenji Fujimori está con un pie en la cárcel.

Alegaba este lunático que el Apra manejaba el Poder Judicial, pero el líder máximo del partido de la estrella se tuvo que meter un balazo para no ir preso. Lo propio se podría decir de la ultra derecha si PPK no tendría arresto domiciliario. Si el poder estuviera en manos de los caviares, no le hubiera pasado nada a Ollanta Humala y Nadine.

Luego Susana Villarán, que si bien es cierto puede gozar de una prisión domiciliaria, queda claro que tarde o temprano será condenada y puesta en cárcel. Los absurdos van y vienen y nadie logra entender cómo un Presidente de la República da un mensaje a la Nación asegurando que pondrá vacunas a la mitad de los peruanos y al día siguiente la misma gente del Minsa diciendo que en el mejor de los casos podrían llegar a 14 millones de peruanos en octubre de este año.

Es decir, el Presidente mintió, como lo hizo diciendo que van a poner una planta de vacunas Sputnik en el Perú y luego nos enteramos que acaso ésta llegaría al Perú a finales del año 2023. Todo ese terror y caos, imagínense ustedes lo que puede pensar un inversionista extranjero cuando se entera que el señor Julio Velarde va a tener que irse del BCR porque el Gobierno no es capaz de hacerle llegar propuestas de directores serios que lo acompañen.

Se habla del señor Óscar Dancourt como presidente del BCR, lo cual implicaría la caída del actual señor y por supuesto la improvisación de otros dos con toques comunistas para destrozar la moneda, que es precisamente la razón de ser del BCR.

Todo es absurdo y repleto de caos, cuando el señor Bellido convoca a Palacio de Gobierno a un terrorista como el señor Tito Rojas, precisamente cuando no lo tendría que hacer. El absurdo sigue cuando Sedapal no puede conseguir agua para San Juan de Lurigancho, el distrito más populoso del país.

Resulta que tiene que ir el alcalde de Miraflores a regalarles agua. Todo es impredecible, y para colmo partidos políticos que supuestamente deberían dar la talla desde el punto de vista democrático, ya prácticamente murieron.

El registro de relaciones políticas del JNE le ha dado sepultura al Frente Amplio, al Frepap, al Apra, al PPC -Para colmo, Keiko Fujimori dice que Lourdes Flores podría ser candidata a la alcaldía de Lima por Fuerza Popular- al Partido Nacionalista Peruano, de Ollanta Humala y Nadine, que fue gobierno como los apristas. El Partido Morado, que pese a tener representación, simplemente ya no existe.

Es decir, es una democracia boba o inexistente. Los medios de comunicación, salvo honrosas excepciones como Willax, La Razón, de repente Expreso, el diario Del País, Panorama de Panamericana Televisión, y muy pocos otros son oposición. Los demás simplemente se preparan para poner la cabeza  en la guillotina.

Así estamos, con un derrotero absolutamente incierto.