More

    Por: Phillip Butters / Desgobierno, sopa de números, las encuestas y los ataques

    Hemos entrado a una dinámica muy previsible en la que se están desarrollando los hechos estos últimos días. Estamos hablando en criollo “como un perro que se muerde la cola”.

    El Gobierno de Sagasti no tiene ejecución pública, porque evidentemente es un Gobierno de transición. Estaban de salida ni bien habían entrado. Heredaron el Vacunagate, cosa que es cierta, pero también le explotó en la cara, el hecho que la ministra Mazzetti y la ministra Astete hayan perpetrado, creo yo, estos delitos, durante el mandato de Sagasti.

    Al comenzar a comprar la vacuna de Sinopharm se han expuesto a comprar la vacuna más cara, y que muy probablemente tenga una tercera dosis en los adultos mayores de 60 años, y esa información viene de Emiratos Árabes Unidos y no de otra fuente.

    Eso es una realidad, tal es así que el día de hoy han bajado el tono, se han dedicado a hablar de las vacunas que han llegado por Covax Facility, que es algo así como un “Pandero” mundial, para los países de escasos recursos le han venido 50 mil vacunas.

    El tema es que el embajador Wagner fue al Congreso y siguió con una sopa de números, de invenciones y de números, pero no hay números concretos.

    Por supuesto, ya no se vacunará a los miembros de mesa. Estamos entrando a una encuesta electoral donde se publica una encuesta un día, cinco días otra encuesta, y ya como que se comienzan a alinear y parece que existe la famosa “Ola celeste” del tío “Porky”, tal es así que han comenzado a atacarlo duramente el Grupo La República, El Comercio, y de caja de resonancia el Grupo RPPP.

    ¿Por qué? Se preguntará usted, amigo lector de LA RAZÓN. Muy sencillo, Rafael López Aliaga ha dicho que “se acabó la mermelada para los medios de comunicación”. Eso implica que no gastará plata del Estado en esos medios que tanto los necesita y que seguramente se irán a la quiebra.

    Pero también está chocando con los intereses de las ONG, de muchas empresas de consultorías de medios que rebotan una y otra vez la noticia que le conviene al régimen y a la hora de la hora, tienen aplanillados a muchos líderes de opinión.

    Dicho sea de paso, ha estado circulando insistentemente una serie de tuits, chats, post de facebook, con respecto a periodistas probablemente vacunados y beneficiados de manera paralela y privilegiada, pero también están hablando, y duro, de la posibilidad de que Yonhy Lescano se haya vacunado, junto con Daniel Salaverry y la garrapata de Gino Costa.

    Sería bueno que aclare de una buena vez Yonhy Lescano si ha sido beneficiado, por su cercanía con Martín Vizcarra. Pero también hay que ser sinceros, de que lo están atacando porque supuestamente está arriba con “Porky” en las encuestas.

    Es más, Salaverry lo ha tildado de una persona que jugaba “chueco” para con la señora que lo acusó de acoso en el Congreso pasado. Entonces, Yonhy Lescano es cierto que tiene “ropa tendida” pero según las encuestas él lidera junto con López Aliaga.

    Y han comenzado los ataques furibundos, donde inclusive chiquititos como Beingolea, Julio Guzmán, quieren colgarse de los harapos que le van a dejar estos grandes competidores, porque al margen de las simpatías, consideraciones o afinidades, queda claro que Julio Guzmán siempre fue un invento de las encuestas, y hoy tiene una preferencia ridícula prácticamente en todos los sondeos, sean telefónicos, presenciales o por cartillas, y el drama del PPC es que viene cayendo hace años, porque también fue un partido de encuestas y de fracaso.

    Y esto es lo que pasará con estas elecciones, habrá muchísimos partidos que perderán legitimidad, inscripción y cuyos líderes van a tener que dedicarse a trabajar en el mundo natural normal.

    Que intenten hacer una vida derecha, sin lobbies, sin repartirse el presupuesto nacional. Eso se tiene que entender. Así que ya lo saben, muchos medios de comunicación van a quebrar y por fin vamos a tener información que no tiene nada que ver con los bolsillos del Estado ni con los triunfalismos de alguien como Sagasti o Violeta Bermúdez, que no saben cómo tapar su fracaso, sino con las cuentagotas de la sopa de números.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Hemos entrado a una dinámica muy previsible en la que se están desarrollando los hechos estos últimos días. Estamos hablando en criollo “como un perro que se muerde la cola”.

    El Gobierno de Sagasti no tiene ejecución pública, porque evidentemente es un Gobierno de transición. Estaban de salida ni bien habían entrado. Heredaron el Vacunagate, cosa que es cierta, pero también le explotó en la cara, el hecho que la ministra Mazzetti y la ministra Astete hayan perpetrado, creo yo, estos delitos, durante el mandato de Sagasti.

    Al comenzar a comprar la vacuna de Sinopharm se han expuesto a comprar la vacuna más cara, y que muy probablemente tenga una tercera dosis en los adultos mayores de 60 años, y esa información viene de Emiratos Árabes Unidos y no de otra fuente.

    Eso es una realidad, tal es así que el día de hoy han bajado el tono, se han dedicado a hablar de las vacunas que han llegado por Covax Facility, que es algo así como un “Pandero” mundial, para los países de escasos recursos le han venido 50 mil vacunas.

    El tema es que el embajador Wagner fue al Congreso y siguió con una sopa de números, de invenciones y de números, pero no hay números concretos.

    Por supuesto, ya no se vacunará a los miembros de mesa. Estamos entrando a una encuesta electoral donde se publica una encuesta un día, cinco días otra encuesta, y ya como que se comienzan a alinear y parece que existe la famosa “Ola celeste” del tío “Porky”, tal es así que han comenzado a atacarlo duramente el Grupo La República, El Comercio, y de caja de resonancia el Grupo RPPP.

    ¿Por qué? Se preguntará usted, amigo lector de LA RAZÓN. Muy sencillo, Rafael López Aliaga ha dicho que “se acabó la mermelada para los medios de comunicación”. Eso implica que no gastará plata del Estado en esos medios que tanto los necesita y que seguramente se irán a la quiebra.

    Pero también está chocando con los intereses de las ONG, de muchas empresas de consultorías de medios que rebotan una y otra vez la noticia que le conviene al régimen y a la hora de la hora, tienen aplanillados a muchos líderes de opinión.

    Dicho sea de paso, ha estado circulando insistentemente una serie de tuits, chats, post de facebook, con respecto a periodistas probablemente vacunados y beneficiados de manera paralela y privilegiada, pero también están hablando, y duro, de la posibilidad de que Yonhy Lescano se haya vacunado, junto con Daniel Salaverry y la garrapata de Gino Costa.

    Sería bueno que aclare de una buena vez Yonhy Lescano si ha sido beneficiado, por su cercanía con Martín Vizcarra. Pero también hay que ser sinceros, de que lo están atacando porque supuestamente está arriba con “Porky” en las encuestas.

    Es más, Salaverry lo ha tildado de una persona que jugaba “chueco” para con la señora que lo acusó de acoso en el Congreso pasado. Entonces, Yonhy Lescano es cierto que tiene “ropa tendida” pero según las encuestas él lidera junto con López Aliaga.

    Y han comenzado los ataques furibundos, donde inclusive chiquititos como Beingolea, Julio Guzmán, quieren colgarse de los harapos que le van a dejar estos grandes competidores, porque al margen de las simpatías, consideraciones o afinidades, queda claro que Julio Guzmán siempre fue un invento de las encuestas, y hoy tiene una preferencia ridícula prácticamente en todos los sondeos, sean telefónicos, presenciales o por cartillas, y el drama del PPC es que viene cayendo hace años, porque también fue un partido de encuestas y de fracaso.

    Y esto es lo que pasará con estas elecciones, habrá muchísimos partidos que perderán legitimidad, inscripción y cuyos líderes van a tener que dedicarse a trabajar en el mundo natural normal.

    Que intenten hacer una vida derecha, sin lobbies, sin repartirse el presupuesto nacional. Eso se tiene que entender. Así que ya lo saben, muchos medios de comunicación van a quebrar y por fin vamos a tener información que no tiene nada que ver con los bolsillos del Estado ni con los triunfalismos de alguien como Sagasti o Violeta Bermúdez, que no saben cómo tapar su fracaso, sino con las cuentagotas de la sopa de números.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Más recientes