22.5 C
Lima
Martes, Enero 26, 2021

Por: Phillip Butters / El cronograma de la falacia

La semana pasada, durante cinco días, el Gobierno desinformó con respecto a la vacuna de Sinopharm. Para comenzar, la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, se presentó en el Congreso y el día “x” dijo que estábamos en nada.

Todo era promesas, medias palabras y seguía hablando de “el mundo ideal”. En ningún momento dijo que tenemos alguna certeza de haber contratado ni la vacuna china ni ninguna otra.

En el día “y” el Presidente Francisco Sagasti dio un mensaje a la Nación anunciando “un millón de vacunas”.

El problema es que ese millón son dosis y éstas se traducen en 450 mil vacunados, porque normalmente la Sinopharm o muchas de las otras que se congelan y no, tienen una merma entre 8% y 10%.

En ningún momento habló de cronograma. Solo mencionó que a partir del mes de setiembre se podría hablar de una vacuna de AstraZeneca.

Dicho esto, tampoco dio claras muestras de saber si nosotros íbamos a tener vacunados los meses de marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto y setiembre. Todo se “infería” al último trimestre del año.

El día siguiente y el subsiguiente la señora Mazzetti dio conferencias de prensa. La primera para no decir nada, ni hablar de cronograma alguno de entrega de vacunas.

Tampoco aclaró la cantidad de vacunados, inclusive, se aventuró a decir, lo que es una irresponsabilidad, que “se iba a vacunar a los miembros de mesa”.

En su última alocución, la señora habló de la cepa que venía de Gran Bretaña. En todo momento evadió su elemental responsabilidad de hablar de un cronograma de vacunas.

Ante la pregunta de un reportero de PBO, dicho sea de paso que fue el último en preguntar, evadió, se paró y se fue.

¿Cuál es la conclusión? Es que el Gobierno no tiene ningún cronograma, por la elemental ¡RAZÓN! que todo indica que no han hecho el pago, según el viceministro de Salud, y tampoco tienen un contrato que dé fecha cierta de ninguna otra vacuna más que este millón de dosis que serían para 450 mil personas, a saber, personal de primera línea, como médicos y enfermeras, personal administrativo que tiene contacto con la gente, luego médicos, bomberos, policías y militares, ¡y se acabó! ¡No hay más!

Es decir, el Gobierno del señor Sagasti sigue con su mecánica de desinformación tan bien aprendida -como miembro del Partido Morado- cercano a Martín Vizcarra, y creo que sigue siéndolo. Vizcarra Cornejo es un sinvergüenza incompetente que nos ha llevado a la peor gestión pandémica del mundo y una economía que está hecho hilachas.

Ello porque la gente está desesperada pensando que nos vuelven a la cuarentena. Para colmo, el doctor Accinelli, de la universidad Cayetano Heredia, indica que si siguen creciendo los niveles de contagio, probablemente se tenga que suspender o aplazar las elecciones, porque de repente entre dos o tres semanas la cuestión explota.

Como nos ha dicho también el doctor Antonio Hernández, que es Director del Departamento Médico del hospital de esa universidad, lo más probable es que la situación Covid-19 colapse en dos semanas.

Entonces hablamos de un Estado calamitoso y los medios de comunicación se siguen prestando a la desinformación del gobierno, porque todos se mueren de miedo de exigirle respuestas claras, tanto a la señora Mazzetti como al señor Sagasti.

En todo el mundo ¡Que ya tiene vacuna! se está restringiendo las salidas de las personas hasta las 8 de la noche y por supuesto no funcionan ni centros comerciales, ni restaurantes, ni gimnasios.

Mientras tanto, acá, estamos con la mecida perpetua y seguimos con el tema de las playas, como si no entendiéramos que para entrar al mar hay que sacarse la famosa mascarilla.

Una situación muy grave e irresponsable. Desgraciadamente todo indica que nos irá peor que en la primera ola.

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

La semana pasada, durante cinco días, el Gobierno desinformó con respecto a la vacuna de Sinopharm. Para comenzar, la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, se presentó en el Congreso y el día “x” dijo que estábamos en nada.

Todo era promesas, medias palabras y seguía hablando de “el mundo ideal”. En ningún momento dijo que tenemos alguna certeza de haber contratado ni la vacuna china ni ninguna otra.

En el día “y” el Presidente Francisco Sagasti dio un mensaje a la Nación anunciando “un millón de vacunas”.

El problema es que ese millón son dosis y éstas se traducen en 450 mil vacunados, porque normalmente la Sinopharm o muchas de las otras que se congelan y no, tienen una merma entre 8% y 10%.

En ningún momento habló de cronograma. Solo mencionó que a partir del mes de setiembre se podría hablar de una vacuna de AstraZeneca.

Dicho esto, tampoco dio claras muestras de saber si nosotros íbamos a tener vacunados los meses de marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto y setiembre. Todo se “infería” al último trimestre del año.

El día siguiente y el subsiguiente la señora Mazzetti dio conferencias de prensa. La primera para no decir nada, ni hablar de cronograma alguno de entrega de vacunas.

Tampoco aclaró la cantidad de vacunados, inclusive, se aventuró a decir, lo que es una irresponsabilidad, que “se iba a vacunar a los miembros de mesa”.

En su última alocución, la señora habló de la cepa que venía de Gran Bretaña. En todo momento evadió su elemental responsabilidad de hablar de un cronograma de vacunas.

Ante la pregunta de un reportero de PBO, dicho sea de paso que fue el último en preguntar, evadió, se paró y se fue.

¿Cuál es la conclusión? Es que el Gobierno no tiene ningún cronograma, por la elemental ¡RAZÓN! que todo indica que no han hecho el pago, según el viceministro de Salud, y tampoco tienen un contrato que dé fecha cierta de ninguna otra vacuna más que este millón de dosis que serían para 450 mil personas, a saber, personal de primera línea, como médicos y enfermeras, personal administrativo que tiene contacto con la gente, luego médicos, bomberos, policías y militares, ¡y se acabó! ¡No hay más!

Es decir, el Gobierno del señor Sagasti sigue con su mecánica de desinformación tan bien aprendida -como miembro del Partido Morado- cercano a Martín Vizcarra, y creo que sigue siéndolo. Vizcarra Cornejo es un sinvergüenza incompetente que nos ha llevado a la peor gestión pandémica del mundo y una economía que está hecho hilachas.

Ello porque la gente está desesperada pensando que nos vuelven a la cuarentena. Para colmo, el doctor Accinelli, de la universidad Cayetano Heredia, indica que si siguen creciendo los niveles de contagio, probablemente se tenga que suspender o aplazar las elecciones, porque de repente entre dos o tres semanas la cuestión explota.

Como nos ha dicho también el doctor Antonio Hernández, que es Director del Departamento Médico del hospital de esa universidad, lo más probable es que la situación Covid-19 colapse en dos semanas.

Entonces hablamos de un Estado calamitoso y los medios de comunicación se siguen prestando a la desinformación del gobierno, porque todos se mueren de miedo de exigirle respuestas claras, tanto a la señora Mazzetti como al señor Sagasti.

En todo el mundo ¡Que ya tiene vacuna! se está restringiendo las salidas de las personas hasta las 8 de la noche y por supuesto no funcionan ni centros comerciales, ni restaurantes, ni gimnasios.

Mientras tanto, acá, estamos con la mecida perpetua y seguimos con el tema de las playas, como si no entendiéramos que para entrar al mar hay que sacarse la famosa mascarilla.

Una situación muy grave e irresponsable. Desgraciadamente todo indica que nos irá peor que en la primera ola.

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

Más recientes