Por: Phillip Butters / ¿Feliz 28…?

0
3231
Columna Phillip Butters
Columna Phillip Butters

Por: Phillip Butters / Lo que era un buen deseo natural, entre nosotros los peruanos, un día como hoy, ese grito patriótico de ¡FELIZ 28! Resulta hoy, poco menos que una burla, porque entenderá usted, amigo lector de LA RAZÓN, ¿Quién puede estar feliz en este 28? Yo calculo, que pueden estar felices Mirian Morales y todos sus familiares, el cuñado de Vizcarra, Richard Swing. Feliz en este 28 puede estar este tipo que casi es un paciente siquiátrico como Zamora o los del grupo Prospectiva, presumo que, debe estar muy feliz Vicente Zeballos, porque evidentemente, ha podido bloquear las inversiones mineras en Arequipa. Yo asumo que feliz puede estar Fiorella Molinelli, porque tiene grandes titulares que la ensalzan, como la autora de no sé qué cosa, en EsSalud, pero ¿felices quienes estarán?, ¿los que están desesperadamente buscando un bono de electricidad? ¿Feliz estará Susy Díaz, si es que le ha caído un bono para el “recibovirus”? ¿Feliz estará Melcochita, si le pagan su sueldo? ¿Ustedes creen que están felices los extrabajadores del El Comercio, de La República, de Perú21, o los ex trabajadores de Radio Capital?, ¿Quién puede estar feliz? ¿Están felices los ambulantes de La Victoria, que son correteados por Forsyth todos los días? ¿Están felices los pobres agricultores que están buscando cómo tener su bono rural? ¿O las familias que buscan el bono universal? ¿O estarán felices los pequeños empresarios? o ¿estarán felices los grandes empresarios que recibieron su Reactiva, para botar a sus empleados? Por eso digo ¿Quién puede estar feliz este 28? Resulta clarísimo que no están felices en Arequipa, donde hay un pobre hombre que se ha suicidado, desesperado, aventándose del tercer piso del hospital Hipólito Unanue. Alguien puede pensar que están felices en el Cusco, en donde sigue avanzando la mortandad del coronavirus. Pregunto ¿Felices estarán en Chiclayo, la ciudad capital del positivismo, del optimismo y la amistad? Felices creen que están en Jaén, en Bagua, en Amazonas, en Iquitos, en Ucayali o en Loreto. ¿Quién puede estar feliz? Feliz, presumo puede estar Cateriano, porque José Domingo Pérez, en una de esas, elimina al fujimorismo de la próxima contienda electoral. Feliz puede estar Cateriano porque Alan García se metió un balazo. No sé, feliz puede estar Salvador Del Solar, ¿porque cree que va a ser Presidente? Feliz está Forsyth porque, claro, sus compatriotas venezolanos lo odian, y eso cree él que eso le va a dar popularidad. Calculo que feliz pude estar, ¿quién? Urresti. Por cierto porque su partido cada día es más populista y porque cada día regala más plata ¿Quién puede estar feliz en el Perú, en estas circunstancias? Evidentemente, no están felices ninguna de las personas y estoy hablando de 50 mil personas que han perdido a su padre, a su madre, a su hijo, a su esposo en esta calamidad. Celia Capira no está feliz, de ninguna manera ¿Quién puede estar feliz en este 28 de julio? Si los indicadores de la mortandad son terribles ¿Felices están los dueños de los restaurantes quebrados? o ¿Los hoteles quebrados? Todos los empresarios que saben que su empresa va a morir ¿Felices estarán los profesionales que desesperadamente salen a hacer taxi? ¿Felices están los empresarios formales de Gamarra, que luego de 20 años han tenido que hacer de “tripas corazón” y han salido a vender a las calles? ¿Felices son los mototaxistas? ¿Felices son los taxistas? ¿Las amas de casa que saben que sus hijos no van a poder ir al colegio? ¿Son felices esas 200 mil familias que van a tener que sacar a sus hijos de un colegio privado para llevarlo a un colegio público? ¿Quién puede ser feliz este 28? ¿Acaso felices estarán las encuestadoras? Supongo que Datum e Ipsos “Yo te apoyo” van a tener un montón de contratos con el Estado. ¿Felices estarán todas las ONGs “caviares” que reciben ingentes cantidades de dinero? ¿Feliz estará IDL porque botaron a Chávarry? ¿Quién puede ser feliz? Póngase a pensar amigo lector de LA RAZÓN, si este Feliz 28, hoy por hoy, no es una burla.