Por: Phillip Butters / Gobierno de Castillo está de luto por Abimael Guzmán

por | Sep 14, 2021 | Opinión

“Tú eres lo que haces, no lo que dices”. Esa frase que no sé a quién atribuírsela, termina siendo contundente, sólida, palmaria, frente a lo que está pasando en el Perú en las últimas 72 horas. Pocos han recalado en que las declaraciones hechas, mejor dicho, el manifiesto hecho por Elena Iparraguirre desde el penal de Chorrillos, han sido posibles sí y solo sí, con la complicidad del INPE que regente y dirige Susana Silva Hasembank, la que fuera esposa de Javier Ciurlizza, nada más ni nada menos que el gran promotor de la Comisión de la Verdad y Reconciliación que ciertamente, ni fue verdadera ni reconcilió a nadie, a instancias del propio Abimael Guzmán, lo cual fue agradecido públicamente.
La laxitud y la complicidad, para que esta señora delinca de una manera tan abierta, apologice sobre el terrorismo y mienta, evidentemente, porque es prácticamente imposible que haya podido hablar por teléfono, que alguien la haya grabado, hecho que la camarada “Bertha” ingrese al penal o últimamente un abogado con un documento que ella firme, llevar a la notaría y autentificar su firma, la de la camarada “Bertha” para que luego el domingo vaya a pedir el cadáver de la bestia. Eso es evidentemente, imposible.
Por supuesto, el Presidente, dio declaraciones disconexas, pero sí se escuchó muy claro cuando cantaba y festejaba con los suyos en Cutervo. No ha dicho esta boca es mía, Guillermo Bermejo ni Íber Maraví tampoco. Vladimir Cerrón lejos de deslindar, se ha acercado más aún a Sendero, indicando que hay condiciones que permitieron esa violencia y vuelve a catalogar al Estado como terrorista. Dina Boluarte, habla de la violencia en los dos lados. Por supuesto, Guillermo Bermejo calla en todas las formas y la bancada de Perú Libre denosta sobre Aníbal Torres, Ministro de Justicia, que sugiere que el cuerpo sea incinerado y tirado al mar.
Reitero que estamos en un Gobierno filoterrorista, que admiraba a Abimael Guzmán, y que Sendero Luminoso tiene una cuota de poder evidente en el Poder Ejecutivo y en el Congreso, y muy probablemente ya han sido infectados en el Poder Judicial y en la propia Fiscalía de la Nación. Sendero Luminoso vive pese a que su líder ha muerto. Ciertamente, el cuerpo al no ser requerido por ninguna persona de su familia tendría que ser incinerado y tirado a una fosa común. Pero recordemos que ellos ya tienen lugares de culto como el “Ojo que llora”, en donde han ido y visitado, ese monumento al senderismo, más de una vez, gran parte de la caviarada, como Diego García-Sayán, como Gino Costa, como por supuesto, Marisa Glave, Susana Villarán, Alberto de Belaúnde, porque hay caviares hipócritas en todos lados. Por supuesto, también está el “Lugar de la Memoria, el museo de LUM” en Miraflores, es otro monumento a la verdad de los “terrucos”, no a la verdad de los peruanos. Es decir, tendrían un tercer lugar de peregrinación y culto a su líder Abimael Guzmán.
Esto es una vergüenza, no solamente por los que estamos vivos, sino por toda la gente que murió a manos de este sanguinario, que se reía y contaba cómo es que la bomba de la calle Tarata fue un error, porque ese no era el “objetivo” o a carcajadas aceptaban que habían tirado una bomba en Frecuencia Latina, porque ellos los “pelaron” porque los criticaban fuerte. Y se mataba de risa de la desgracia de todos los peruanos. Por supuesto, ese año, tiraron 32 bombas más, como que mataron en su momento a María Elena Moyano, como que les cortaban la cabeza a los niños y destrozaban a las mujeres, y obligaban a las madres que maten a sus hijos, o les abrían la panza a las mujeres para extraerles su feto.
La insania terrorista tuvo en su jefe y líder máximo, Abimael Guzmán, que corpóreamente está muerto, y ciertamente le disputa el liderazgo al mismo diablo en el infierno, pero sus ideas viven, en gente como Pedro Castillo, Íber Maraví, Guillermo Bermejo, Vladimir Cerrón, etc. Que quede claro que él ha tenido una derrota bélica pero su triunfo político es evidente. Y usted señor que votó por el “lapicito”, no le queda más que avergonzarse y ponerse a pensar qué hacer para librarnos de esta desgracia que está pasando en el Perú. Porque Sendero Luminoso manda, vive y gobierna el día de hoy. Y esa es una realidad palmaria. Por eso, este Gobierno, el de Pedro Castillo está de duelo, está triste por la muerte de la bestia.