Por: Phillip Butters / La confianza al gabinete Martos

0
2261
Columna Phillip Butters
Phillip Butters

Por: Phillip Butters / De no mediar inconvenientes, el día de hoy luego de la exposición del Premier Walter Martos ante el Congreso de la República, que simplemente va estar como en la sesión anterior, prácticamente en una sesión virtual, seguro le van a dar el voto de confianza. Es más que seguro que el General Martos ahondará en temas mucho más puntuales y específicos, respecto a la pandemia y al Covid-19. Es muy probable que anuncie una cuarentena un poco más restringida, seguramente para los domingos. En cuanto al horario, posiblemente baje a las 8 de la noche. También es posible que limiten la salida de hombres y mujeres mayores de 60 años, obesos, hipertensos y que la salida de los niños a la calle, también sea más acotada. Probablemente, hagan algo parecido al “pico y placa” con los niños, porque vemos que se ha disparado el contagio entre ellos y el drama es que los pequeñitos son vectores de contagio, hacia mayores y hacia los adultos mayores. De ahí en más, el día de ayer no hubo ningún tipo de ánimo beligerante, en ninguna bancada del Congreso, porque, claro, pudieron salir congresistas loretanos y amazónicos a poner la “pata en alto”, como se dice, por la desgracia acontecida en Loreto y los muertos y heridos, tampoco se ha puesto mayor énfasis en los rezagos de los problemas de Espinar, en el Cusco, ni por la suspensión del fútbol pese a que Oblitas, supuestamente, ha hablado con Vizcarra, quien ha tratado de hacerse popular diciéndole al “ciego” que él estaría feliz, de que se reinicie el fútbol. Esas son declaraciones oportunistas de Vizcarra, pero a la hora de la hora, sabemos que Martos no quiere mayores problemas ni con “barras bravas”, ni con el Covid-19, que amenaza con contagiar a los jugadores, por obvias razones, porque el fútbol, señores, se juega con la boca abierta, no hay que ser un genio para darse cuenta. Entonces, yo espero realmente que sea ponderada la alocución de Martos, que trate de decir toda la verdad que han ocultado con respecto a los muertos de la pandemia y que dé soluciones mucho más prácticas y sencillas de entender, para la gente en lo que a economía se refiere. Por dar un ejemplo, tenemos que ser claros con respecto a la informalidad y a los ambulantes. Si todo el Estado peruano va a empezar a correr junto con alcaldes y gobernadores regionales, a los transportistas que no tienen el documento “X” o el documento “Y”, a los ambulantes que, como es obvio, venden en la calle, van a provocar una eclosión social. Con esto, no es que esté haciendo apología a la informalidad y a la falta de seriedad, ni que se atente contra el estado de derecho, sino que soy perfectamente consciente que la gente está saliendo desesperada a la calle, para tratar de sobrevivir en base al comercio informal. Otra de las cosas que podría anunciar Martos, es el reparto de comida con el Ejército y las iglesias Católica y Evangélica, habida cuenta que, se pueden hacer obras con canjes de servicios o productos por impuestos con las grandes empresas de alimentos del Perú, llámese el Grupo Gloria o el Grupo Alicorp y se podrían repartir canastas de víveres en los pueblos jóvenes, en donde la pobreza azota y, donde desgraciadamente la gente ya se comió los pocos ahorros que tenía. Es decir, el Gobierno tiene que comenzar a hacer lo que nunca hizo. Resulta escandaloso que el Gobierno de Israel haya ofrecido en su momento, respiradores que no fueron comprados por el premier Zeballos, ni por el ministro Zamora. Y lo mismo nos hemos enterado con respeto a plantas de oxígeno. Para colmo el Grupo Brescia ya ha logrado poner en marcha, junto con la gente del hospital Cayetano Heredia y la universidad Católica los primeros diez respiradores, donados por ese importante grupo empresarial. En buena hora, aplaudo una vez más, la iniciativa privada que sigue salvando vidas, ante la ausencia de obras del Estado. En fin, lo más probable es que le den la confianza a Martos y que el próximo jueves censuren al ministro Benavides, asumo que ya deben ir buscando un reemplazante y que vaya pensando Martos en conseguir a un peruano o peruana, -me da igual si es hombre o mujer- que se haga cargo del Ministerio de Economía y Finanzas para que presente un plan creíble, solvente y sencillo; pues la crisis económica también se dispara como la pandemia, y desgraciadamente ahí sí el 90% de los peruanos están reventados, con el “virus” de la economía quebrada.