Por: Phillip Butters / La confianza “deconfiada”

por | Ago 24, 2021 | Opinión

Es un evidente contrasentido otorgar la confianza al Gabinete Bellido, al conocer sus historias previas y vinculaciones a Sendero Luminoso y actividades delictivas como lavados de activos, tanto como dichos y desdichos en las últimas dos semanas, donde supuestamente él ha tratado de generar precisamente confianza en entre todos los peruanos, cómo no entre los congresistas.

Es de admitir que hasta el momento la única bancada consecuente con lo que predica ha sido la bancada del Partido Morado, personificada en el congresista Edgard Málaga, un científico. Han sido muy claros en decir que no tienen nada que conversar con el citado señor premier, porque precisamente sus antecedentes lo hacen intragable, impresentable e inconversable.

Alianza Para el Progreso dice que le dará la confianza en la medida que no quieren ser considerados como obstruccionistas.

Algo parecido hará Acción Popular aduciendo que es una tradición de parte de ese partido el darle una bandera a cuadros o una blanca a los gobiernos para que inicien sus actividades.

El fujimorismo ha dicho que están llanos a escuchar y que cada uno de sus parlamentarios votará por lo que mejor les parezca, pero sabemos que ella se muere de miedo de ser tildada nuevamente como obstruccionista.

Luego hablamos del partido PP, de José Luna Gálvez, que tiene una vocería que no es parlamentaria, de Daniel Urresti, su excandidato presidencial, que de ninguna manera acepta la posibilidad de darle la confianza al tal Bellido.

Renovación Popular, de Rafael López Aliaga, lo más probable es que vote en contra de la confianza.

Seguramente otros partidos optarán por lo mismo, eso ya es irrelevante. Lo más probable es que termine pasando esta valla el Gabinete de este señor tan cuestionado, pero qué cosa van a poder hacer a la hora de la hora con los ministros que son incompetentes y abiertamente dados a los coqueteos con la ultra izquierda del Perú.

La situación está complicada. La opinión pública está harta de las barbaridades que se han hecho con la pandemia, es decir con la salubridad y la economía, y hasta el propio Cerrón les ha dicho que “cualquier disidencia es una traición”.

Entonces, si este señor no comienzan a tener una agenda radical, no van a ser más que boicoteados por Cerrón y van a estar entre la espada del público que se dará cuenta ya en la vida de los hechos que son unos inútiles, que lo único que hacen es poder regalar dinero y no solucionar los problemas, o unos traidores, como diría Cerrón.

Es decir, Jorge del Castillo tiene razón cuando señala que en este Gabinete Bellido en el mejor de los casos tendrá un mes de vida. La pregunta cae de madura, ¿Y de ahí que viene? ¿Qué hará el que supuestamente es Presidente del Perú, que presuntamente ha dicho que no puede hablar con la prensa porque lo tergiversan? Pregunto yo, ¿No será que no quiere hablar porque no tiene nada que decir?

Estamos ante una situación muy grave. Se viene la tercera ola y el ministro Zevallos recién está esbozando qué puede hacer.

Para comenzar, está haciendo claros deslindes con las administraciones anteriores. El hecho es que cuando vengan los muertos, los va a tener que sepultar él, en términos figurativos.

La situación es complicada también porque la mitad o menos que ello votaron por un señor simplemente por joder a Keiko, pero han jodido al Perú. O lo que es más probable, la mayoría votó por Keiko y con las elecciones “truchas” que hemos tenido nunca lo sabremos, aunque hay una comisión en el Congreso que supuestamente lo va a dilucidar.

Todo turbio, todo plomo, gris y sucio es desgraciadamente lo que nosotros vamos a tener que vivir en los próximos meses. Ciertamente una situación bien triste para el Perú, pero se lo buscó.

La derecha bruta y acobardada y la caviarada siempre hipócrita. Cada país tiene los gobernantes y los delincuentes que se merecen.