22.4 C
Lima
Lunes, Enero 25, 2021

Por: Phillip Butters / La “estatización bamba” de las clínicas, según Vizcarra

Por: Phillip Butters / Amigo lector de LA RAZÓN, el problema acaecido el día de ayer es mucho más grave, importante y serio que la presunta estatización de las clínicas e inclusive, la toma de control de las áreas de cuidados intensivos como consecuencia del tema Covid-19. Para comenzar, no hay nada que encontrar en la Constitución que encontrar la Ley General de Salud que faculta al Gobierno del Perú a tomar, en una emergencia sanitaria como la que tenemos, el control de las instalaciones públicas y privadas en lo que al sector salud se refiere. De tal manera que si quieren controlar las unidades UCI lo pueden hacer sin mayor aspaviento. Recordemos que este Gobierno ha dado un golpe de Estado zurrándose en la Constitución. Y el que puede más puede lo menos. Ahora bien, el tema no es ni siquiera la tarifa que quieran cobrar las clínicas o lo que se mandó a proponer Vizcarra o el inútil este, el sádico ministro de salud que tenemos, el tal Zamora. El problema es que no tienen como afrontar legalmente tamaña deuda, porque con qué fondos se va a disponer pagar esas cuentas millonarias, si no hay partida presupuestal. O a Zamora o a Vicente Zeballos se le ocurre firmar un cheque, simplemente se le va a acusar de malversación, porque estarían malgastando dinero que no tiene presupuesto alguno y tampoco tiene un asidero legal, habida cuenta que no han llegado a ningún acuerdo. Ahora bien, ¿el tema es el acuerdo inclusive? Tampoco amigo lector. Sin ir más lejos, esas clínicas privadas tienen los respiradores que donó, la misma marca seguramente, el Gobierno de Estados Unidos hace unos días. Muy probablemente tienen los equipos de oxígeno que ha donado en su momento Roque Benavides con Buenaventura o la Minera Cerro Verde al hospital arequipeño del MINSA. Como estoy seguro que las clínicas como la clínica Internacional, la clínica Delgado, la clínica San Felipe, la clínica Americana o cualquier otra clínica que se le venga a usted a la memoria, tienen también los mismos respiradores que donó la CONFIEP la semana pasada. El Gobierno de Estados Unidos ha hecho lo mismo con 17 millones de dólares ¡EN EL PERÚ VAMOS 28 MIL MILLONES DE DÓLARES Y SEGUIMOS CON LA LETANÍA DE QUE NO TENEMOS CAMAS UCI! Pese a que el Gobierno dice que sobran prefiere tomar las clínicas, porque dice que no hay suficientes camas UCI. ¿En qué quedamos? El problema es que prometió pagar cuentas ¿que no tiene cómo? Y por último, el problema de antes de ayer del Paracetamol, Ivermectina, Hidroxicloroquina era culpa del Grupo Rodríguez Pastor. Ayer el problema del oxígeno era problema de la empresa Praxair. Bueno ahora el tema de la salud pública es problema de las clínicas y así sigue llevando agua para su molino Vizcarra sin hacerse cargo de sus responsabilidades. Pasado mañana van a amenazar con estatizar a los bancos porque la gente no va a tener cómo pagar su tarjeta de crédito, y tras pasado mañana será tema también de los bancos porque la gente no tiene cómo pagar el crédito automotriz y de ahí el crédito hipotecario, y siempre vamos a tener el pretexto del interés público, en salud, por eso es el problema de las clínicas, en educación seguramente estatizarán los colegios y así sucesivamente. El problema es la incompetencia del Gobierno que ha quebrado al Perú. O reitero por tercer día consecutivo. No lo digo yo, lo ha dicho claramente el Presidente del BCR, el señor Julio Velarde, “atravesamos la peor crisis económica de los últimos 100 años”. Y el Colegio Médico ha dicho que el Lima tendría que volver a hacerse cuarentena focalizada, con la cantidad de gente que se va a infectar en los paraderos de los buses, en los mercados y en los campos feriales repletos de ambulantes, van a colapsar ya prácticamente todos los hospitales públicos y privados. Y no va haber a quien echarle la culpa. De tal manera que el gran responsable de esta desgracia es el Gobierno de Vizcarra, del incompetente de Zeballos y del sádico de este ministro de salud que tenemos. De modo alguno nos podemos dejar distraer. En último caso, los abusos de las clínicas son indefendibles, pero vienen abusando hace años y el problema del Covid-19 simplemente ha puesto una lupa, en cuanto a los precios exorbitantes que estos señores siempre cobraban. Pero no me pueden decir que la culpa de la desgracia de la salud pública es hoy de las clínicas. Eso tiene nombre y apellido: Martín Vizcarra.

Por: Phillip Butters / Amigo lector de LA RAZÓN, el problema acaecido el día de ayer es mucho más grave, importante y serio que la presunta estatización de las clínicas e inclusive, la toma de control de las áreas de cuidados intensivos como consecuencia del tema Covid-19. Para comenzar, no hay nada que encontrar en la Constitución que encontrar la Ley General de Salud que faculta al Gobierno del Perú a tomar, en una emergencia sanitaria como la que tenemos, el control de las instalaciones públicas y privadas en lo que al sector salud se refiere. De tal manera que si quieren controlar las unidades UCI lo pueden hacer sin mayor aspaviento. Recordemos que este Gobierno ha dado un golpe de Estado zurrándose en la Constitución. Y el que puede más puede lo menos. Ahora bien, el tema no es ni siquiera la tarifa que quieran cobrar las clínicas o lo que se mandó a proponer Vizcarra o el inútil este, el sádico ministro de salud que tenemos, el tal Zamora. El problema es que no tienen como afrontar legalmente tamaña deuda, porque con qué fondos se va a disponer pagar esas cuentas millonarias, si no hay partida presupuestal. O a Zamora o a Vicente Zeballos se le ocurre firmar un cheque, simplemente se le va a acusar de malversación, porque estarían malgastando dinero que no tiene presupuesto alguno y tampoco tiene un asidero legal, habida cuenta que no han llegado a ningún acuerdo. Ahora bien, ¿el tema es el acuerdo inclusive? Tampoco amigo lector. Sin ir más lejos, esas clínicas privadas tienen los respiradores que donó, la misma marca seguramente, el Gobierno de Estados Unidos hace unos días. Muy probablemente tienen los equipos de oxígeno que ha donado en su momento Roque Benavides con Buenaventura o la Minera Cerro Verde al hospital arequipeño del MINSA. Como estoy seguro que las clínicas como la clínica Internacional, la clínica Delgado, la clínica San Felipe, la clínica Americana o cualquier otra clínica que se le venga a usted a la memoria, tienen también los mismos respiradores que donó la CONFIEP la semana pasada. El Gobierno de Estados Unidos ha hecho lo mismo con 17 millones de dólares ¡EN EL PERÚ VAMOS 28 MIL MILLONES DE DÓLARES Y SEGUIMOS CON LA LETANÍA DE QUE NO TENEMOS CAMAS UCI! Pese a que el Gobierno dice que sobran prefiere tomar las clínicas, porque dice que no hay suficientes camas UCI. ¿En qué quedamos? El problema es que prometió pagar cuentas ¿que no tiene cómo? Y por último, el problema de antes de ayer del Paracetamol, Ivermectina, Hidroxicloroquina era culpa del Grupo Rodríguez Pastor. Ayer el problema del oxígeno era problema de la empresa Praxair. Bueno ahora el tema de la salud pública es problema de las clínicas y así sigue llevando agua para su molino Vizcarra sin hacerse cargo de sus responsabilidades. Pasado mañana van a amenazar con estatizar a los bancos porque la gente no va a tener cómo pagar su tarjeta de crédito, y tras pasado mañana será tema también de los bancos porque la gente no tiene cómo pagar el crédito automotriz y de ahí el crédito hipotecario, y siempre vamos a tener el pretexto del interés público, en salud, por eso es el problema de las clínicas, en educación seguramente estatizarán los colegios y así sucesivamente. El problema es la incompetencia del Gobierno que ha quebrado al Perú. O reitero por tercer día consecutivo. No lo digo yo, lo ha dicho claramente el Presidente del BCR, el señor Julio Velarde, “atravesamos la peor crisis económica de los últimos 100 años”. Y el Colegio Médico ha dicho que el Lima tendría que volver a hacerse cuarentena focalizada, con la cantidad de gente que se va a infectar en los paraderos de los buses, en los mercados y en los campos feriales repletos de ambulantes, van a colapsar ya prácticamente todos los hospitales públicos y privados. Y no va haber a quien echarle la culpa. De tal manera que el gran responsable de esta desgracia es el Gobierno de Vizcarra, del incompetente de Zeballos y del sádico de este ministro de salud que tenemos. De modo alguno nos podemos dejar distraer. En último caso, los abusos de las clínicas son indefendibles, pero vienen abusando hace años y el problema del Covid-19 simplemente ha puesto una lupa, en cuanto a los precios exorbitantes que estos señores siempre cobraban. Pero no me pueden decir que la culpa de la desgracia de la salud pública es hoy de las clínicas. Eso tiene nombre y apellido: Martín Vizcarra.

Más recientes