Por: Phillip Butters / La pataleta y el “estatequieto”

0
4764
Columna Phillip Butters
Phillip Butters

Por: Phillip Butters / Cuando un ser humano es niño o adolescente tiene muy bajo el umbral de tolerancia al fracaso. Cuando a un quinceañero o a una persona todavía en formación se le aparece un revés en la vida, pasa primero por una etapa de negación, después por una de rabia, y normalmente, se ofusca, se irrita, se arrebata. Esto es lo que le ha pasado al señor Cateriano, que tiene un carácter un poco – vamos a decir- veleidoso, sinuoso, sinforoso. Es muy engreído, es picón, pero en fin, ya Cateriano fue, ya perdió y se tiene que ir a su casa. Por supuesto, podrá seguir llorando 25 días más en RPP, si le siguen tolerando sus lágrimas, -en donde “sus viudas” lo han comparado ¡con Bolognesi…!. Y por supuesto, si paga la cuenta que debe estar muy larga, debiendo en esa cafetería. Lo propio en la cafetín de Canal N -me cuentan- debe como 385 sanguchitos de los que deglute antes de entrar a los programas donde continuamente ya es parte del decorado. Pero ya, ¡Que pare la pataleta!, porque la rabieta que ha tenido Vizcarra, ha terminado con un“estatequieto” de parte del señor Merino de Lama, a la sazón, Presidente del Congreso de la República. Y lo que está viendo el Perú, es una escena patética ¿no? Primero los gritos de un ex Premier defenestrado y luego la plañidera de un Presidente de la República que no asume su función y liderazgo. Pues, quien dirige el Legislativo, ha tenido que ponerle los puntos sobre las íes y decirle que ha fracasado. Que el hijo putativo de Vargas Llosa, no supo plantear bien su estrategia en el plano de la salud, porque es evidente que, si la señora Mazzetti ha tenido que asumir esa cartera, es porque tenían que hacer complementos , correcciones, sinceramientos y nuevas estrategias para combatir un virus que está matando mil personas al día. (La explosión de Beirut, que ha conmocionado al mundo ha matado a 100 personas), lo propio se podría decir de la situación económica, con la súper promocionada señorita “Toni” Alva quien no da pie con bola, es evidente que le ha quedado inmenso el cargo de Ministra de Economía y que, además le ha venido la pandemia encima. ¿Cuál era el problema si el Parlamento le pedía una persona de mayor fuste, con más experiencia en el plano de la ejecución de presupuestos públicos? Una persona más cuajada y que tenga una capacidad de diálogo con los principales ejecutores, tanto públicos como privados de los fondos nacionales. No había ningún inconveniente. Lo del Ministro de Educación sigue sin ser debidamente respondido. Es absolutamente falso que se atentara contra la reforma universitaria. Por último, hubieran sacado a este incompetente de Benavides que como sabemos, es incapaz de comprar laptops para un millón de niños, cosa que le va a terminar reventando en la cara, porque el 18% de los escolares de las instancias públicas va a tener que repetir el año. Pero por último, insisto, que llamen a un gran experto y ya está. Iban para adelante. Hasta lo del Ministro Ruggiero, un muchacho con 32 años de edad, sin ningún tamaño en el mundo corporativo privado y sin experiencia alguna en el aparato estatal. Bueno, se hubiera ido a su casa con 18 días de Ministro y no hubiera sido el mismo “papelón” que se está “comiendo” ahora, al ser un Ministro de Trabajo sin trabajo. Y ya está, lo que tiene que buscar es un poco de seriedad dentro de sí, el Presidente tiene que mirarse al “ombligo”, mirarse al espejo y darse cuenta que es Presidente. Yo sigo sin entender para qué quiso ser el primer mandatario del Perú, cuando no sabe qué hacer con el Estado, ¿nos vamos a pasar el año con enfrentamientos estúpidos? Pregunto. Que lo pongan al Ministro Martos como Premier, que hagan un enroque con otro militar en retiro y que corrija los Ministerios de Educación y de Economía y ya está. ¡Comience a gobernar señor Vizcarra!, le falta un año ¿Qué espera?

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.