More

    Por: Phillip Butters / La segunda ola y la huelga médica

    El día de ayer, la ministra Pilar Mazzetti salió confesando lo evidente. “Estamos en una segunda ola”.

    Pero si uno lee con cuidado lo que esta señora doctora dice, nos siembra una cola de duda, mejor dicho, un tsunami de incertidumbre: “Nuestra situación puede cambiar en cualquier momento. Efectivamente, ya estamos cambiando, en este momento el sistema de salud está recibiendo más pacientes. Estamos pasando un rebrote a un momento en el cual la cantidad de casos ya asciende más rápidamente, estamos en una segunda ola”.

    A lo que suma ella misma: “Estamos en una situación de incertidumbre, es duro, pero tenemos que tenerlo claro”.

    Quiere decir, amigo lector de LA RAZÓN, que la señora nos está dejando a la de Dios, porque si no hay camas UCI, si no hay médicos intensivistas, y para colmo hoy se inicia la huelga médica, porque la Federación Médica Peruana no ha sido escuchada y se han plegado no solo los médicos sino también las enfermeras, obstetras, auxiliares, todo el cuerpo de salud que hoy para, y entre muchos petitorios, básicamente quieren que esta señora se retire porque no le merecen ninguna credibilidad.

    Para colmo, la propia señora Mazzetti dice que la situación tendrá una solución con la vacuna, para el próximo año, y lean el fraseo de esta su declaración: “Este es el año en el cual la presencia de la vacuna, en la medida que se vaya produciendo, porque no está siendo tan rápido la fabricación, como todos esperábamos, nos va a ayudar a ir conteniendo un poco más la transmisión. Creo que el próximo año ya debemos tener mejores condiciones de vida”.

    En conclusión, amigo lector, no tienen cronograma porque no están produciendo las vacunas para el Perú, y la señora no sabe cómo explicar la verdad, que no hay vacunas para marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto, setiembre y octubre, y la vacunación comenzará a ser firme, si llegan las vacunas de Sinopharm, de China, a partir de noviembre, diciembre, o enero, febrero y marzo ¡del 2022!

    Por eso es que Sagasti, el “supuesto Presidente del Perú”, afirmó hace unos días que la vacuna iba a ser una realidad antes del invierno. Claro, del invierno del 2022.

    En buen romance, la situación es gravísima, tirada de los pelos, y no hacen nada respecto a las restricciones del tiempo.

    Lo que se tiene que hacer urgente, para que las personas jóvenes de entre 16 y 25 años que están saliendo de noche, juntándose con irresponsabilidad ante la desesperación de haber estado encerrados o encuarentenados toda la época del colegio o los ciclos de la universidad, hace que los muchachos estén desesperados.

    Además les vendieron el cuento de la vacuna y que esto comenzaba en diciembre.

    Tiene que parar esto ya. Tiene que haber una focalización de los sitios más peligrosos del Perú, pero para comenzar, nadie debe salir después de las 8 pm.

    Nada de “Reus” de la gente joven, que es la que está contagiando a los mayores. De ninguna manera en las playas del Perú debe haber gente. Pero entendamos que con el calor del norte no se puede poner una cuarentena más feroz.

    Las 6 de la mañana es una hora aparente para que la gente salga a trabajar. De ahí en adelante se tiene que restringir al máximo el ingreso a los centros comerciales.

    Cero discotecas o restaurantes nocturnos, todo tipo de reuniones y, por supuesto, nada de bloqueos de carreteras, que ya sería el colmo. Las 8 de la noche es una hora prudente para que la gente deje de salir.

    Hay que entender que todo esto comenzó con las aglomeraciones para sacar a Merino de la Presidencia, y después con la tontería del bloqueo de las carreteras.

    Por eso los departamentos del norte, como Trujillo o Ica en el sur, son los que peor están. Y por supuesto lo que pasó en Lima con las aglomeraciones hace algún tiempo. Esas que precisamente ha permitido que los ociosos del Partido Morado sigan gobernando.

    Dicho sea de paso, espero que la señora Mazzetti presente su renuncia en las próximas horas. La huelga es una vergüenza, para ella y para todo el Perú.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    El día de ayer, la ministra Pilar Mazzetti salió confesando lo evidente. “Estamos en una segunda ola”.

    Pero si uno lee con cuidado lo que esta señora doctora dice, nos siembra una cola de duda, mejor dicho, un tsunami de incertidumbre: “Nuestra situación puede cambiar en cualquier momento. Efectivamente, ya estamos cambiando, en este momento el sistema de salud está recibiendo más pacientes. Estamos pasando un rebrote a un momento en el cual la cantidad de casos ya asciende más rápidamente, estamos en una segunda ola”.

    A lo que suma ella misma: “Estamos en una situación de incertidumbre, es duro, pero tenemos que tenerlo claro”.

    Quiere decir, amigo lector de LA RAZÓN, que la señora nos está dejando a la de Dios, porque si no hay camas UCI, si no hay médicos intensivistas, y para colmo hoy se inicia la huelga médica, porque la Federación Médica Peruana no ha sido escuchada y se han plegado no solo los médicos sino también las enfermeras, obstetras, auxiliares, todo el cuerpo de salud que hoy para, y entre muchos petitorios, básicamente quieren que esta señora se retire porque no le merecen ninguna credibilidad.

    Para colmo, la propia señora Mazzetti dice que la situación tendrá una solución con la vacuna, para el próximo año, y lean el fraseo de esta su declaración: “Este es el año en el cual la presencia de la vacuna, en la medida que se vaya produciendo, porque no está siendo tan rápido la fabricación, como todos esperábamos, nos va a ayudar a ir conteniendo un poco más la transmisión. Creo que el próximo año ya debemos tener mejores condiciones de vida”.

    En conclusión, amigo lector, no tienen cronograma porque no están produciendo las vacunas para el Perú, y la señora no sabe cómo explicar la verdad, que no hay vacunas para marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto, setiembre y octubre, y la vacunación comenzará a ser firme, si llegan las vacunas de Sinopharm, de China, a partir de noviembre, diciembre, o enero, febrero y marzo ¡del 2022!

    Por eso es que Sagasti, el “supuesto Presidente del Perú”, afirmó hace unos días que la vacuna iba a ser una realidad antes del invierno. Claro, del invierno del 2022.

    En buen romance, la situación es gravísima, tirada de los pelos, y no hacen nada respecto a las restricciones del tiempo.

    Lo que se tiene que hacer urgente, para que las personas jóvenes de entre 16 y 25 años que están saliendo de noche, juntándose con irresponsabilidad ante la desesperación de haber estado encerrados o encuarentenados toda la época del colegio o los ciclos de la universidad, hace que los muchachos estén desesperados.

    Además les vendieron el cuento de la vacuna y que esto comenzaba en diciembre.

    Tiene que parar esto ya. Tiene que haber una focalización de los sitios más peligrosos del Perú, pero para comenzar, nadie debe salir después de las 8 pm.

    Nada de “Reus” de la gente joven, que es la que está contagiando a los mayores. De ninguna manera en las playas del Perú debe haber gente. Pero entendamos que con el calor del norte no se puede poner una cuarentena más feroz.

    Las 6 de la mañana es una hora aparente para que la gente salga a trabajar. De ahí en adelante se tiene que restringir al máximo el ingreso a los centros comerciales.

    Cero discotecas o restaurantes nocturnos, todo tipo de reuniones y, por supuesto, nada de bloqueos de carreteras, que ya sería el colmo. Las 8 de la noche es una hora prudente para que la gente deje de salir.

    Hay que entender que todo esto comenzó con las aglomeraciones para sacar a Merino de la Presidencia, y después con la tontería del bloqueo de las carreteras.

    Por eso los departamentos del norte, como Trujillo o Ica en el sur, son los que peor están. Y por supuesto lo que pasó en Lima con las aglomeraciones hace algún tiempo. Esas que precisamente ha permitido que los ociosos del Partido Morado sigan gobernando.

    Dicho sea de paso, espero que la señora Mazzetti presente su renuncia en las próximas horas. La huelga es una vergüenza, para ella y para todo el Perú.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Más recientes