More

    Por: Phillip Butters / Lapicito con borrador

    El profesor Castillo la pega de andino, aunque la verdad es bien criollo. En la entrevista que dio el domingo a un muchacho bastante joven en Frecuencia Latina, cuando éste le preguntó con respecto a su equipo técnico, le dijo que claro que lo tenía, y el chico acucioso le preguntó por los nombres.

    El profesor sacó el borrador y le dijo “Te lo digo pero después de la entrevista”. Sonó bastante risible, parecía una conversación entre el Chavo del ocho y el profesor Jirafales, aunque claro, este profesor quiere ser Presidente del Perú.

    Lo gracioso es que el señor dice que esta semana va a mostrar a su equipo técnico pero no tiene plan de gobierno que mostrar, porque según él mismo dijo, lo van a hacer, porque no lo han hecho antes de la pandemia. Eso demuestra una improvisación absoluta, algo como cuando uno es niño y le enseñan a escribir en el colegio con la famosa letra “Palmer”, que es bien tediosa, lenta y uno tiene el borrador del lapicito para corregir los errores, hasta que terminas bien la plana.

    Pero el problema es que este señor quiere ser el primer mandatario de la República y no tiene una sola idea positiva con respecto a qué hacer ni con las vacunas, ni con las camas uci u hospitalarias, ni con los equipos de protección personal, ni mucho menos que hacer con hospitales, postas médicas, sector salud, Minsa, Gobiernos Regionales o lo propio EsSalud. Ni una sola propuesta.

    La pregunta es ¿Alguien se puede dar el lujo de querer hacer una campaña de esa manera? Es decir, él es el único vocero, nadie más puede hablar por él, y todos los que hablen están desautorizados. Sin embargo le preguntan por los voceros reales y tampoco los tiene.

    Repito, éste es el alumno de la clase de matemáticas al cual no le sale la multiplicación, lo borra y vuelve a comenzar hacerlo, y es el mismo alumno de la clase de lenguaje, que no sabe distinguir entre sujeto y predicado, y viene el profesor y lo borra y comienza a hacerlo.

    Entones, la pregunta es ¿Cuándo y cómo se le va a evaluar? Porque por el examen escrito, imposible, por eso está el borrador del lapicito y en el examen oral, si cabe el término, el tipo siempre cambia de respuesta y llega al lugar común.

    La verdad es que si lo llevamos a la escuelita del Chavo, tendría que aparecer Godinez a decirle al profesor Jirafales ¡Jálelo por menso! Aunque claro, esto va más allá de la broma, es algo muy serio, porque en el caso de la economía pasa lo mismo, el señor dice que va a estatizar, después dice que no. Dice que va a nacionalizar pero después dice que va a responder, que va a respetar la Constitución y las leyes. Después dice que lo va a hacer solo si el pueblo se lo pide. Pero si el pueblo quiere cambiar la Constitución la cambiará sin importarle que eso no es constitucional. Entonces estamos hablando de un alumno bastante díscolo, que, repito, cuando tiene que hacer la chamba por escrito, siempre la termina borrando. Y cuando tiene que ir al examen oral, lo pospone, no encara, no define.

    Entonces cómo es que este profesor pretende que nosotros evaluemos su desempeño para votar o no por él. Simplemente apela al factor emotivo, es decir que la gente vote por él porque le cae bien o porque está triste o molesta con el sistema.

    Esto es algo sumamente serio y peligroso. Entonces quien tiene que ponerse la mano en el pecho y en la cabeza es el elector peruano. Yo puedo entender que está molesto por el Estado y su pésimo desempeño, pero que quede claro que han sido los gobiernos corruptos que se gastaron la plata en Panamericanos, en Interoceánicas, en refinerías y fueron esos los gobiernos de izquierda de Ollanta Humala y de Nadine.

    Si las camas del Sisol no funcionan es porque la señora Villarán entorpeció toda la labor hecha por Castañeda Lossio, que comunista no era. Entonces, los grandes males del Perú sí se lo debemos al comunismo de Gregorio Santos en el MAS, que es el partido que gobernó durante 6 años en la Región Cajamarca, en donde no hay unos buenos hospitales ni equipos mínimos. Lo propio se puede decir de Áncash de la bestia Álvarez, de Junín donde está Vladimir Cerrón que es el comunista máximo del Perú y es el rey de la anemia, eso es una vergüenza.

    Lo propio de Acurio Tito en el Cusco o de Guillén en Arequipa. Los comunistas y los izquierdistas no han servido nada más que para dar desolación, aunque claro, ahora quieren borrar todo lo escrito con el lapicito con el borradorcito. Y así no juega Perú.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    El profesor Castillo la pega de andino, aunque la verdad es bien criollo. En la entrevista que dio el domingo a un muchacho bastante joven en Frecuencia Latina, cuando éste le preguntó con respecto a su equipo técnico, le dijo que claro que lo tenía, y el chico acucioso le preguntó por los nombres.

    El profesor sacó el borrador y le dijo “Te lo digo pero después de la entrevista”. Sonó bastante risible, parecía una conversación entre el Chavo del ocho y el profesor Jirafales, aunque claro, este profesor quiere ser Presidente del Perú.

    Lo gracioso es que el señor dice que esta semana va a mostrar a su equipo técnico pero no tiene plan de gobierno que mostrar, porque según él mismo dijo, lo van a hacer, porque no lo han hecho antes de la pandemia. Eso demuestra una improvisación absoluta, algo como cuando uno es niño y le enseñan a escribir en el colegio con la famosa letra “Palmer”, que es bien tediosa, lenta y uno tiene el borrador del lapicito para corregir los errores, hasta que terminas bien la plana.

    Pero el problema es que este señor quiere ser el primer mandatario de la República y no tiene una sola idea positiva con respecto a qué hacer ni con las vacunas, ni con las camas uci u hospitalarias, ni con los equipos de protección personal, ni mucho menos que hacer con hospitales, postas médicas, sector salud, Minsa, Gobiernos Regionales o lo propio EsSalud. Ni una sola propuesta.

    La pregunta es ¿Alguien se puede dar el lujo de querer hacer una campaña de esa manera? Es decir, él es el único vocero, nadie más puede hablar por él, y todos los que hablen están desautorizados. Sin embargo le preguntan por los voceros reales y tampoco los tiene.

    Repito, éste es el alumno de la clase de matemáticas al cual no le sale la multiplicación, lo borra y vuelve a comenzar hacerlo, y es el mismo alumno de la clase de lenguaje, que no sabe distinguir entre sujeto y predicado, y viene el profesor y lo borra y comienza a hacerlo.

    Entones, la pregunta es ¿Cuándo y cómo se le va a evaluar? Porque por el examen escrito, imposible, por eso está el borrador del lapicito y en el examen oral, si cabe el término, el tipo siempre cambia de respuesta y llega al lugar común.

    La verdad es que si lo llevamos a la escuelita del Chavo, tendría que aparecer Godinez a decirle al profesor Jirafales ¡Jálelo por menso! Aunque claro, esto va más allá de la broma, es algo muy serio, porque en el caso de la economía pasa lo mismo, el señor dice que va a estatizar, después dice que no. Dice que va a nacionalizar pero después dice que va a responder, que va a respetar la Constitución y las leyes. Después dice que lo va a hacer solo si el pueblo se lo pide. Pero si el pueblo quiere cambiar la Constitución la cambiará sin importarle que eso no es constitucional. Entonces estamos hablando de un alumno bastante díscolo, que, repito, cuando tiene que hacer la chamba por escrito, siempre la termina borrando. Y cuando tiene que ir al examen oral, lo pospone, no encara, no define.

    Entonces cómo es que este profesor pretende que nosotros evaluemos su desempeño para votar o no por él. Simplemente apela al factor emotivo, es decir que la gente vote por él porque le cae bien o porque está triste o molesta con el sistema.

    Esto es algo sumamente serio y peligroso. Entonces quien tiene que ponerse la mano en el pecho y en la cabeza es el elector peruano. Yo puedo entender que está molesto por el Estado y su pésimo desempeño, pero que quede claro que han sido los gobiernos corruptos que se gastaron la plata en Panamericanos, en Interoceánicas, en refinerías y fueron esos los gobiernos de izquierda de Ollanta Humala y de Nadine.

    Si las camas del Sisol no funcionan es porque la señora Villarán entorpeció toda la labor hecha por Castañeda Lossio, que comunista no era. Entonces, los grandes males del Perú sí se lo debemos al comunismo de Gregorio Santos en el MAS, que es el partido que gobernó durante 6 años en la Región Cajamarca, en donde no hay unos buenos hospitales ni equipos mínimos. Lo propio se puede decir de Áncash de la bestia Álvarez, de Junín donde está Vladimir Cerrón que es el comunista máximo del Perú y es el rey de la anemia, eso es una vergüenza.

    Lo propio de Acurio Tito en el Cusco o de Guillén en Arequipa. Los comunistas y los izquierdistas no han servido nada más que para dar desolación, aunque claro, ahora quieren borrar todo lo escrito con el lapicito con el borradorcito. Y así no juega Perú.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Más recientes