16.8 C
Lima
Viernes, Noviembre 27, 2020

Por: Phillip Butters / Las tarjetas de crédito, los ambulantes, la mermelada porcentual y la renuncia de Enco

Por: Phillip Butters / La debacle económica de la economía familiar como consecuencia de la pésima gestión del gobierno de Martín Vizcarra, y especialmente de la señorita María Antonieta Alva en el Ministerio de Economía, es “impajaritable”. De ninguna manera uno puede maquillar una cifra catastrófica como la cancelación de 935 mil tarjetas de crédito durante la pandemia. Eso implica que esa cantidad de peruanos ha caído en falencia económica y no tiene cómo pagar el “mínimo full”, ni parte de su deuda. No han podido refinanciar y mucho menos entrar en la etapa del supuesto congelamiento de las tarjetas de crédito, que como lo hemos comentado en estas líneas es un “engaña muchachos”, porque ya las altísimas tasas de los bancos para con este crédito de consumo, ya era alto el hecho que le bajen 25% y que lo “pateen” cuatro meses más no hacen más que alargar la agonía. Para cuando febrero termine habrá de repente una cantidad de peruanos similar a la anteriormente citada, que van a terminar entregando su tarjeta de crédito, con la diferencia que ahora el Estado haber avalado tamaña bestialidad y seguramente vamos a terminar pagando los peruanos “los platos rotos” de las falencias económicas de muchas familias, como consecuencia de ese aval del Estado.

¿Por qué está pasando esto? Porque el gobierno de Vizcarra supuestamente priorizó la salud y por eso hizo una cuarentena absolutamente estricta. Dicho sea de paso, todavía están en el aire 85 mil muertos que este gobierno oculta y por supuesto la economía no solamente de las familias, sino de las pequeñas y medianas empresas, se ha destrozado. Ello tiene una consecuencia inmediata, no solo en el tema de las tarjetas de crédito, sino en la subida espeluznante de la informalidad. Se tenían entre 11 y 12 millones de informales y ahora estamos entre 14 y 15 millones de personas que están en las calles tratando de vender sin factura. No lo hacen por malos, ni porque les encanta ser correteados por los alcaldes como Forsyth o Urresti. evidentemente al común de los peruanos nos les gusta que le metan un palazo ni que les roben su mercadería, mucho menos trabajar en condiciones de inseguridad, a la intemperie y con la salubridad pública atentando contra sus propias vidas. Y si tenemos cerca de dos millones de peruanos que están en las calles haciendo eso, como nuevos integrantes de la Población Económicamente Activa Informal, es porque la política del gobierno ha sido un desastre. Por supuesto, todo el que critica a María Antonieta Alva se convierte en misógino, en abusivo y en maltratador de una pobre señorita que nunca dio la talla para su cargo. Es menester de esta columna felicitar la excelente labor que vino realizando hasta ayer, el Procurador Amado Enco. Una persona que se había empecinado en buscar la limpieza en las investigaciones y que tuvo el pecado mortal de enfrentarse a Martín Vizcarra, siendo a la hora de la hora una persona adscrita al Ministerio de Justicia.

Ha presentado su renuncia al Procurador General, Daniel Soria Luján, de manera digna y contundente. Espero que algún día vuelva a la función pública, de repente en la Fiscalía de la Nación, para que siga con ese entrecejo de buscar la verdad y corretear la corrupción al más alto nivel como lo hizo, reitero, hasta hace pocas horas. Mis felicitaciones al trabajo de Enco y la gente como él, que no se ha dejado amilanar por inmenso poder mediático de Odebrecht y por supuesto de su compinches como Martín Vizcarra Cornejo, que ha sido utilitario a los intereses de esa empresa ladrona y abusiva, no solamente por el convenio de colaboración eficaz, sino porque a la hora de la hora él ha terminado recibiendo coimas de todos los socios, parece, del “Club de la Construcción”. Digo todos, porque cuando menos ya van dos, ICCGSA e Obrainsa. La verdad, yo ya comienzo a sospechar de que hay más que esos dos. de otro lado, resulta risible la “mermelada porcentual” que se ha terminado detectando en los inmensos contratos publicitarios de “IPSOS yo te APOYO”, que se han embolsicado en los últimos dos años un millón de dólares en contratos con el Estado. DATUM, más o menos unos 450 mil dólares y hasta el instituto de Estudios Peruanos ha ganado su “alguito”, todas estas tres empresas están afines a aplaudir a Vizcarra. Ya sabemos que no es “amor al chancho” ni “al chicharrón”, sino a la mermelada de “Martincito”.

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

Por: Phillip Butters / La debacle económica de la economía familiar como consecuencia de la pésima gestión del gobierno de Martín Vizcarra, y especialmente de la señorita María Antonieta Alva en el Ministerio de Economía, es “impajaritable”. De ninguna manera uno puede maquillar una cifra catastrófica como la cancelación de 935 mil tarjetas de crédito durante la pandemia. Eso implica que esa cantidad de peruanos ha caído en falencia económica y no tiene cómo pagar el “mínimo full”, ni parte de su deuda. No han podido refinanciar y mucho menos entrar en la etapa del supuesto congelamiento de las tarjetas de crédito, que como lo hemos comentado en estas líneas es un “engaña muchachos”, porque ya las altísimas tasas de los bancos para con este crédito de consumo, ya era alto el hecho que le bajen 25% y que lo “pateen” cuatro meses más no hacen más que alargar la agonía. Para cuando febrero termine habrá de repente una cantidad de peruanos similar a la anteriormente citada, que van a terminar entregando su tarjeta de crédito, con la diferencia que ahora el Estado haber avalado tamaña bestialidad y seguramente vamos a terminar pagando los peruanos “los platos rotos” de las falencias económicas de muchas familias, como consecuencia de ese aval del Estado.

¿Por qué está pasando esto? Porque el gobierno de Vizcarra supuestamente priorizó la salud y por eso hizo una cuarentena absolutamente estricta. Dicho sea de paso, todavía están en el aire 85 mil muertos que este gobierno oculta y por supuesto la economía no solamente de las familias, sino de las pequeñas y medianas empresas, se ha destrozado. Ello tiene una consecuencia inmediata, no solo en el tema de las tarjetas de crédito, sino en la subida espeluznante de la informalidad. Se tenían entre 11 y 12 millones de informales y ahora estamos entre 14 y 15 millones de personas que están en las calles tratando de vender sin factura. No lo hacen por malos, ni porque les encanta ser correteados por los alcaldes como Forsyth o Urresti. evidentemente al común de los peruanos nos les gusta que le metan un palazo ni que les roben su mercadería, mucho menos trabajar en condiciones de inseguridad, a la intemperie y con la salubridad pública atentando contra sus propias vidas. Y si tenemos cerca de dos millones de peruanos que están en las calles haciendo eso, como nuevos integrantes de la Población Económicamente Activa Informal, es porque la política del gobierno ha sido un desastre. Por supuesto, todo el que critica a María Antonieta Alva se convierte en misógino, en abusivo y en maltratador de una pobre señorita que nunca dio la talla para su cargo. Es menester de esta columna felicitar la excelente labor que vino realizando hasta ayer, el Procurador Amado Enco. Una persona que se había empecinado en buscar la limpieza en las investigaciones y que tuvo el pecado mortal de enfrentarse a Martín Vizcarra, siendo a la hora de la hora una persona adscrita al Ministerio de Justicia.

Ha presentado su renuncia al Procurador General, Daniel Soria Luján, de manera digna y contundente. Espero que algún día vuelva a la función pública, de repente en la Fiscalía de la Nación, para que siga con ese entrecejo de buscar la verdad y corretear la corrupción al más alto nivel como lo hizo, reitero, hasta hace pocas horas. Mis felicitaciones al trabajo de Enco y la gente como él, que no se ha dejado amilanar por inmenso poder mediático de Odebrecht y por supuesto de su compinches como Martín Vizcarra Cornejo, que ha sido utilitario a los intereses de esa empresa ladrona y abusiva, no solamente por el convenio de colaboración eficaz, sino porque a la hora de la hora él ha terminado recibiendo coimas de todos los socios, parece, del “Club de la Construcción”. Digo todos, porque cuando menos ya van dos, ICCGSA e Obrainsa. La verdad, yo ya comienzo a sospechar de que hay más que esos dos. de otro lado, resulta risible la “mermelada porcentual” que se ha terminado detectando en los inmensos contratos publicitarios de “IPSOS yo te APOYO”, que se han embolsicado en los últimos dos años un millón de dólares en contratos con el Estado. DATUM, más o menos unos 450 mil dólares y hasta el instituto de Estudios Peruanos ha ganado su “alguito”, todas estas tres empresas están afines a aplaudir a Vizcarra. Ya sabemos que no es “amor al chancho” ni “al chicharrón”, sino a la mermelada de “Martincito”.

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

Sabes que la detención policial dura 48 horas, no 24 como antes. Y en otros casos 15...

0
Ezoicreport this ad

Más recientes

Cusco y Ayacucho unen fuerzas con minería

0
Ezoicreport this ad