Por: Phillip Butters / Maduro, Castillo, Maúrtua y la congresista Agüero

por | Sep 23, 2021 | Opinión

Y bueno, el “prosor” del “lapicito” no deja de dar vergüenza. Resulta que según el dictador Maduro, se reunió con él en México para tratar asuntos de importancia de comercio exterior, pero también del plan del retorno de los venezolanos “masivamente”, a las tierras de José Luis Rodríguez “El Puma”.

Por supuesto, de los 850 mil venezolanos que están acá dudo mucho que más del 10%, inclusive el 5% quieran regresar a morirse de hambre allá, porque por mucho que la estén pasando mal acá, igual tienen libertad hasta para quejarse.

Por su lado, la comisión de Relaciones Exteriores del Congreso ha citado al canciller Maúrtua para que dé explicaciones de una reunión que ha sido clandestina, que no ha estado en agenda, que  nadie se enteró en el Perú para saber cómo es el tema de la migración venezolana, y si realmente van a regresar, y dicho sea de paso hasta ahora estamos esperando que expulsen a los venezolanos que roban en el Perú.

Ciertamente son una microminoría, dentro de los cientos de miles de venezolanos que han venido acá a sufrir menos que en su tierra de origen.

Otra cuestión que me ha resultado sumamente simpática, es lo que ha dicho la congresista Agüero, de Perú Libre, que solamente gana S/ 15.600 de sueldo, cosa que no es tan exacta porque los parlamentarios reciben S/ 2.800 por la semana de representación y S/ 6.200 por desarrollo parlamentario, que a la hora de la hora es un ingreso total de S/ 24.600.

Ahora, sin ánimo de fastidiar a la congresista Agüero, presumo que en su lugar de origen ganaba mucho más dinero que esto, y que era una súper exitosa profesional, y tenía un altísimo estándar de vida, para decir que no le alcanza S/ 24.600.

Por si acaso yo la entiendo, la valoro y la respeto, en la medida que es probable que haya tenido altísimos ingresos, y se ha tenido que sacrificar para venir a Lima. Ahora, habría que ver cuál es su declaratoria y ver si hay rentas, si realmente ganaba ese dinero o simplemente se ha ido de boca.

Pero lo que me pareció también importante es que ella dijo que la inmensa mayoría no se quería bajar el sueldo, no solo los de Perú Libre, sino que todos los demás. Habría que preguntarles uno por uno cuán ha sido su sueldo promedio los últimos 5 años.

Y para esclarecer justicia, una vez que eso se determine, eso debería ser el sueldo que recibe cada congresista. De tal manera que si la parlamentaria Agüero es una comerciante súper exitosa que ha tenido que sacrificar sus ingresos para venir acá y  a lo mejor ganaba 40, 50 0 60 mil soles, mensuales que no son gran cosa para un empresario, ella tendría derecho a pedir eso.

Pero si nos damos con la sorpresa de que la legisladora Agüero ganaba dos o tres mil soles mensuales, simplemente estaríamos hablando de una sinvergüencería inmensa.

Tanta sinvergüencería como la gente que piensa que el profesor no ha dado vergüenza en EE.UU o en México en donde, hablando en términos sencillos, nos dijo pestes de las cualidades culinarias de su señora esposa, nos dijo que sus suegros eran un par de señores indeseables, que sus hijos eran traviesos, que en su vecindario roraban, y que muy probablemente hay dos marcas a dos cuadras de su casa, lo cual nos indica que tenemos que estar locos para aceptar una invitación a almorzar. Léase: habló pestes del Perú y les dijo a los inversionistas extranjeros a apoyarnos. Un total absurdo, propio de una persona con un IQ realmente muy chiquitito.

Reitero que yo sí entiendo sus orígenes, sus limitaciones intelectuales y culturales, pero sigo arrastrando a la gente que teniendo muchas posibilidades y muy superiores a la de este pobre hombre haya tenido que votar por él o se haya abstenido de votar por el puro odio a Keiko Fujimori, porque a la hora de la hora lo único que ha redundado es la vergüenza nacional y el peligro inminente de caer en manos del marxismo, leninismo, maoísmo, pensamiento Gonzalo.