More

    Por: Phillip Butters / Mensaje para el “Meme”, pero el Covid es mortal

    Y seguimos con las conferencias de prensa que no lo son, y con los mensajes enrevesados, repletos de cifras, de textos y pretextos, de anexos y de vacíos de contenido que nos está acostumbrando el señor Sagasti.

    Ayer a todo el Perú tuvo en vilo esperando el mensaje a la Nación y el común de la gente pensaba que nos “encuarentenaba a todos”.

    El resultado: Medidas que tienen que ver con la focalización de la pandemia en algunos de los principales departamentos del Perú que han sido clasificados como riesgos o rebrotes moderados, altos y muy altos.

    Y los porcentajes van del 20% al 40% de gimnasios cerrados, tiendas del 30% al 50%, restaurantes del 40% al 60%, cuando lo central es que lo que se debe hacer es que la gente no salga de su casa después de las 8 de la noche, en todo el territorio nacional.

    ¿Qué sentido tiene, de que en Lima por dar un ejemplo, o en provincias, la gente puede salir hasta las 9? La pregunta también sería, si ya terminaste de trabajar, ¿Qué haces a las 8 pm en la calle?

    La idea es que las personas no se reúnan, que no vayan a los centros comerciales, que no salgan a comer a la calle.

    No es así de sencillo decir 8 de la noche y reducir el aforo al 30% en todos los restaurantes del Perú. Eso seguramente para el rubro gastronómico va a implicar que quiebren. Pero lo central es que la gente no se reúna.

    Ni qué decir del tema de las 11 de la noche en Amazonas, Ayacucho, Huancavelica, Loreto, San Martín y Ucayali. ¿Qué les está diciendo a la gente joven? Que sí pueden salir a bailar, a hacer “Reus”, que pueden hacer fiestas de toque a toque.

    Hay cosas absurdas que no termino de entender de este gobierno. Le gusta complicarse por las puras, le gusta dar conferencias, salir y hablar como si fuera una fiesta la exposición.

    Me queda claro que el señor Sagasti es un académico, que ha leído un montón, que tiene posgrados, títulos, másters, pero no sabe gobernar.

    Lo que se tiene que hacer, se tiene que hacer, para salvarle la vida a la gente, porque no hay vacunas, lo de las camas UCI es una realidad y la falta de oxígeno será también una realidad en muy poco tiempo, por mucho que nos puedan contar el cuento.

    Entonces, el gobierno está en la disyuntiva de malograr el verano a la gente joven y ganarse insultos en Twitter, Facebook o Youtube.

    Y ciertamente Sagasti ya se repletó de memes porque nadie entiende lo que el habla y a la hora de la hora la gente terminó con una sensación de vacío.

    Reitero, se sigue restringiendo a la gente por las puras y no hay soluciones dables ni explicables. Ya llegamos a la insensatez de estar repitiendo el ritmo de exposición de Vizcarra, porque seguramente antes del fin de semana volverá a hablar la señora Mazzetti o la Jefa del Gabinete, Violeta Bermúdez, y nos siguen meciendo con el cuento de la vacuna.

    Ahora el Presidente “espera” que la vacuna llegue la primera semana de febrero y han dejado al Perú en vilo, sin explicar lo que pasará en marzo, abril, mayo, junio y julio. En conclusión, no hay vacuna.

    Estamos en una situación de indefensión, lo cual es cierto. El Covid-19 sí mata gente. La diferencia es que ahora los médicos, que para colmo siguen en huelga y no merecieron ni un solo acápite del Presidente al respecto, saben manejar mejor los casos de emergencia y están curando más rápido a la gente.

    Fuera de ello, todas las noticias son malas. Tan malas como el mensaje de Sagasti.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Y seguimos con las conferencias de prensa que no lo son, y con los mensajes enrevesados, repletos de cifras, de textos y pretextos, de anexos y de vacíos de contenido que nos está acostumbrando el señor Sagasti.

    Ayer a todo el Perú tuvo en vilo esperando el mensaje a la Nación y el común de la gente pensaba que nos “encuarentenaba a todos”.

    El resultado: Medidas que tienen que ver con la focalización de la pandemia en algunos de los principales departamentos del Perú que han sido clasificados como riesgos o rebrotes moderados, altos y muy altos.

    Y los porcentajes van del 20% al 40% de gimnasios cerrados, tiendas del 30% al 50%, restaurantes del 40% al 60%, cuando lo central es que lo que se debe hacer es que la gente no salga de su casa después de las 8 de la noche, en todo el territorio nacional.

    ¿Qué sentido tiene, de que en Lima por dar un ejemplo, o en provincias, la gente puede salir hasta las 9? La pregunta también sería, si ya terminaste de trabajar, ¿Qué haces a las 8 pm en la calle?

    La idea es que las personas no se reúnan, que no vayan a los centros comerciales, que no salgan a comer a la calle.

    No es así de sencillo decir 8 de la noche y reducir el aforo al 30% en todos los restaurantes del Perú. Eso seguramente para el rubro gastronómico va a implicar que quiebren. Pero lo central es que la gente no se reúna.

    Ni qué decir del tema de las 11 de la noche en Amazonas, Ayacucho, Huancavelica, Loreto, San Martín y Ucayali. ¿Qué les está diciendo a la gente joven? Que sí pueden salir a bailar, a hacer “Reus”, que pueden hacer fiestas de toque a toque.

    Hay cosas absurdas que no termino de entender de este gobierno. Le gusta complicarse por las puras, le gusta dar conferencias, salir y hablar como si fuera una fiesta la exposición.

    Me queda claro que el señor Sagasti es un académico, que ha leído un montón, que tiene posgrados, títulos, másters, pero no sabe gobernar.

    Lo que se tiene que hacer, se tiene que hacer, para salvarle la vida a la gente, porque no hay vacunas, lo de las camas UCI es una realidad y la falta de oxígeno será también una realidad en muy poco tiempo, por mucho que nos puedan contar el cuento.

    Entonces, el gobierno está en la disyuntiva de malograr el verano a la gente joven y ganarse insultos en Twitter, Facebook o Youtube.

    Y ciertamente Sagasti ya se repletó de memes porque nadie entiende lo que el habla y a la hora de la hora la gente terminó con una sensación de vacío.

    Reitero, se sigue restringiendo a la gente por las puras y no hay soluciones dables ni explicables. Ya llegamos a la insensatez de estar repitiendo el ritmo de exposición de Vizcarra, porque seguramente antes del fin de semana volverá a hablar la señora Mazzetti o la Jefa del Gabinete, Violeta Bermúdez, y nos siguen meciendo con el cuento de la vacuna.

    Ahora el Presidente “espera” que la vacuna llegue la primera semana de febrero y han dejado al Perú en vilo, sin explicar lo que pasará en marzo, abril, mayo, junio y julio. En conclusión, no hay vacuna.

    Estamos en una situación de indefensión, lo cual es cierto. El Covid-19 sí mata gente. La diferencia es que ahora los médicos, que para colmo siguen en huelga y no merecieron ni un solo acápite del Presidente al respecto, saben manejar mejor los casos de emergencia y están curando más rápido a la gente.

    Fuera de ello, todas las noticias son malas. Tan malas como el mensaje de Sagasti.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Más recientes