More

    Por: Phillip Butters / ¡PAZ PARA EL PERÚ!

    Por: Phillip Butters / El Perú literalmente se desangra. Las madres de bryan e inti lloran la ausencia de sus niños, porque para todo padre, su hijo siempre va a ser su bebito o bebita, y esos padres el día de hoy no tienen a sus hijos al costado. Y hay padres que están preocupados por lo que les pueda pasar a sus hijos, hoy, mañana o pasado, porque en las marchas cualquier cosa puede pasar. Creo que el Perú ya se manifestó que no quiso a merino ni quiere a Martín Vizcarra, y se debe entender que la solución debe salir de un consenso congresal. Inclusive hay voces que quieren, como Vizcarra, que el Tribunal Constitucional se pronuncie y también hoy van a tener una reunión en donde de repente tampoco se pronuncian, o lo hacen anulando la anterior vacancia de Vizcarra por el caso ICCSA y Obrainsa, y las coimas del “Club de la Construcción”, cuando nada tiene que opinar al respecto porque no tienen causa pendiente. Eso generaría más caos, más marchas y más destrucción.

    De la misma manera, ayer el sensato Congreso, o en un arrebato de lucidez, con 42 votos a favor, 52 en contra y 25 abstenciones, se impidió que una ultra izquierdista, comunista, pro terrorista, anti minera y recalcitrante defensora de los derechos Humanos de los terroristas Abimael Guzmán y el MRTA, como Rocío Silva Santisteban, sea Presidente del Perú. eso iba generar un relleno de pólvora. Inclusive, iban a comenzar a marchar los reservistas del Perú, los héroes del Cenepa, los que lucharon contra Abimael Guzmán, los que tomaron la embajada de Japón, los licenciados de las FF AA de todas sus sangres, gente de ejército, de la marina, de la FAP, de la Policía, gente de derecha y de izquierda pero que ha sangrado verdaderamente por el Perú. Entonces, no se puede seguir con gestos y declaraciones anti sonantes que a lo único que llevan es a agudizar las contradicciones, a la lucha de clases, a la lucha de edades, cuando a la hora de la hora, nuestros hijos son nuestra sangre, pero nuestra sangre de cariño, no de la desgracia. Nosotros tenemos que pensar en tener una proposición de unión para el Perú.

    No debemos incentivar los odios. Sabemos que estamos en una crisis económica tremenda, en una pandemia feroz, y las marchas en contra de lo que opine algún despistado doctor que eructa estupideces por radio, por supuestos que sí generan contagios y no tenemos como defendernos. Miren lo que está pasando en Italia, Francia, España, Inglaterra, hay un rebrote feroz y el irresponsable de Vizcarra no compró nunca las pruebas moleculares y hoy tenemos prácticamente un estado acéfalo. La pregunta, amigo lector de LA RAZÓN, es ¿Qué es lo que se busca? ¿el caos, la anarquía la desolación? ¿o la solución de problemas que si bien es cierto son complejos y álgidos, deben de tener cabeza fría para salir adelante? Porque la crisis económica es una realidad y los pequeños y medianos emprendedores son los que nos van a sacar del hoyo, porque ciertamente el gran capital tiene cómo cuidarse. Pero todos estos ambulantes que uno ve en la calle son gente que se ha ganado la vida siempre trabajando y no quiere vivir de mono ni quiere que sus hijos estén todos los días en marchas entre bombas lacrimógenas, de petardos, verduguillos, balines o perdigones.

    Que Inty y Bryan no hayan muerto por las puras, que pare el baño de sangre en el Perú. Tenemos que entender que hay opiniones divergentes, pero eso no le da derecho a nadie a matar al oponente. Somos un país que no se puede mudar. Miren lo que le pasó a Venezuela, en donde millones de venezolanos están alrededor del mundo y el comunismo ha destrozado su país. No es eso lo que quieren los peruanos, espero que el señor de los milagros vuelva a salir y que no me vengan ahora que no puede haber una procesión, porque sería el mejor símbolo de unidad del Perú, el hecho de que el Cristo moreno salga a las calles. Nadie va a poder argumentar que va a generar una ola de contagios, sino, va a generar una ola de fe, de paz y de tranquilidad.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.  

    Por: Phillip Butters / El Perú literalmente se desangra. Las madres de bryan e inti lloran la ausencia de sus niños, porque para todo padre, su hijo siempre va a ser su bebito o bebita, y esos padres el día de hoy no tienen a sus hijos al costado. Y hay padres que están preocupados por lo que les pueda pasar a sus hijos, hoy, mañana o pasado, porque en las marchas cualquier cosa puede pasar. Creo que el Perú ya se manifestó que no quiso a merino ni quiere a Martín Vizcarra, y se debe entender que la solución debe salir de un consenso congresal. Inclusive hay voces que quieren, como Vizcarra, que el Tribunal Constitucional se pronuncie y también hoy van a tener una reunión en donde de repente tampoco se pronuncian, o lo hacen anulando la anterior vacancia de Vizcarra por el caso ICCSA y Obrainsa, y las coimas del “Club de la Construcción”, cuando nada tiene que opinar al respecto porque no tienen causa pendiente. Eso generaría más caos, más marchas y más destrucción.

    De la misma manera, ayer el sensato Congreso, o en un arrebato de lucidez, con 42 votos a favor, 52 en contra y 25 abstenciones, se impidió que una ultra izquierdista, comunista, pro terrorista, anti minera y recalcitrante defensora de los derechos Humanos de los terroristas Abimael Guzmán y el MRTA, como Rocío Silva Santisteban, sea Presidente del Perú. eso iba generar un relleno de pólvora. Inclusive, iban a comenzar a marchar los reservistas del Perú, los héroes del Cenepa, los que lucharon contra Abimael Guzmán, los que tomaron la embajada de Japón, los licenciados de las FF AA de todas sus sangres, gente de ejército, de la marina, de la FAP, de la Policía, gente de derecha y de izquierda pero que ha sangrado verdaderamente por el Perú. Entonces, no se puede seguir con gestos y declaraciones anti sonantes que a lo único que llevan es a agudizar las contradicciones, a la lucha de clases, a la lucha de edades, cuando a la hora de la hora, nuestros hijos son nuestra sangre, pero nuestra sangre de cariño, no de la desgracia. Nosotros tenemos que pensar en tener una proposición de unión para el Perú.

    No debemos incentivar los odios. Sabemos que estamos en una crisis económica tremenda, en una pandemia feroz, y las marchas en contra de lo que opine algún despistado doctor que eructa estupideces por radio, por supuestos que sí generan contagios y no tenemos como defendernos. Miren lo que está pasando en Italia, Francia, España, Inglaterra, hay un rebrote feroz y el irresponsable de Vizcarra no compró nunca las pruebas moleculares y hoy tenemos prácticamente un estado acéfalo. La pregunta, amigo lector de LA RAZÓN, es ¿Qué es lo que se busca? ¿el caos, la anarquía la desolación? ¿o la solución de problemas que si bien es cierto son complejos y álgidos, deben de tener cabeza fría para salir adelante? Porque la crisis económica es una realidad y los pequeños y medianos emprendedores son los que nos van a sacar del hoyo, porque ciertamente el gran capital tiene cómo cuidarse. Pero todos estos ambulantes que uno ve en la calle son gente que se ha ganado la vida siempre trabajando y no quiere vivir de mono ni quiere que sus hijos estén todos los días en marchas entre bombas lacrimógenas, de petardos, verduguillos, balines o perdigones.

    Que Inty y Bryan no hayan muerto por las puras, que pare el baño de sangre en el Perú. Tenemos que entender que hay opiniones divergentes, pero eso no le da derecho a nadie a matar al oponente. Somos un país que no se puede mudar. Miren lo que le pasó a Venezuela, en donde millones de venezolanos están alrededor del mundo y el comunismo ha destrozado su país. No es eso lo que quieren los peruanos, espero que el señor de los milagros vuelva a salir y que no me vengan ahora que no puede haber una procesión, porque sería el mejor símbolo de unidad del Perú, el hecho de que el Cristo moreno salga a las calles. Nadie va a poder argumentar que va a generar una ola de contagios, sino, va a generar una ola de fe, de paz y de tranquilidad.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.  

    Más recientes