More

    Por: Phillip Butters / Trump y la mentira del millón de vacunas

    Resulta irónico y hasta “cachaciento”, la manera cómo la “caviarada” local, el socialismo, lo políticamente correcto, o simplemente el “rojerío” peruano analiza la toma del Capitolio por las fuerzas de Donald Trump y todos sus radicales.

    La pregunta es evidente. ¿Acaso no pretendían hacer lo mismo los chiquillos que salieron a tirar piedras y a bandalizar el centro de Lima, y hasta intentaron tomar el Parlamento peruano?

    ¿Hay alguien que pueda negar que tiraron piedras, que incendiaron una carretilla, que tiraron bombas molotov, que habían hechizos y que atentaron contra la vida de muchos policías? ¿Acaso en la toma del Capitolio hubo 90 policías heridos?

    Pregunto ¿En algún momento hemos visto nosotros alguna policía mujer en Estados Unidos a la que le han quitado su moto y han vejado? ¿Hemos visto alguna imagen de 45 patrulleros destrozados en la tierra de Donald Trump? Evidentemente no.

    Sin embargo, acá todos los ases de la hipocresía y de la doble moral hablan de que Trump ha sido un golpista. Ah, y acá ¿Cuál es la diferencia?

    Allá los policías dispararon a una persona que había entrado en el Capitolio y la han matado. Evidentemente el policía disparó, la señora que recibió la bala ha sido grabada y la imagen da la vuelta al mundo.

    ¿Saben ustedes que ese policía de Estados Unidos no es culpable de ningún delito y esa persona sí estaba cometiendo un delito en amenazar a la policía?

    Lo más probable es que ese efectivo del orden no vaya a la cárcel, porque en EE.UU. nadie le puede tirar piedras a una persona, ni insultar a un policía, ni irrumpir en ningún local público o privado a la fuerza, como lo hicieron.

    Entonces el policía usó su legítima defensa y en el país de “The Law and order”, es decir de “La ley y el orden” es imposible hacer lo que se hizo acá en Perú, sin que haya una cantidad de muertos increíbles.

    Pero acá lo que quieren pasar todos los amigos de Chávez, toda la hipocresía “caviar”, es que este Trump es un desgraciado al intentar hacer un golpe de Estado.

    Inclusive se habla hoy de su destitución y ya todo el Perú que además de ser políticamente correcto con los “moraditos” correctos, ahora se han vuelto demócratas.

    De otro lado, se inició la inmensa “mermelada” del Estado, la desorientación de todos los grupos grandes mediáticos, como El Comercio, La República, RPP, Frecuencia Latina, Canal 9.

    Señores, no hay un millón de vacunas, hay un millón de dosis que se traducen en 450 mil personas a vacunarse, porque habrá una merma aproximadamente del 10%, lo cual indica que esas 900 mil dosis van a ser para 450 mil personas, entre doctores, enfermeras, médicos, bomberos, policías y militares, y se acabó. No hay más hasta octubre de este año.

    Ya lo aclaró la señora Mazzetti, también todos los conocedores del tema. No hay más entregas. Lo de las 37 millones de dosis adicionales comenzará el último trimestre del año. Y para que nosotros podamos vacunar al ritmo de un millón de personas al mes, es decir dos millones de inyecciones, se necesita un desafío logístico inmenso, algo que solo se puede llevar con la empresa privada.

    Pero así y todo, si lográsemos esa espectacular cifra, habríamos vacunado a seis millones de personas para abril del ¡2022!

    Quiere decir que cuando Sagasti se ha referido a vacunar eso antes del invierno, se refería al invierno del próximo año y no de éste.

    Las vacunas de Sinopharm son las que tienen un contrato firme y ya sabemos que las que vienen este mes y el próximo, y a partir de octubre, lo cual reitero.

    Astrazeneca debería llegar también por esas fechas, de tal manera que estamos en un agujero negro entre el momento que usted está leyendo esta columna, hasta octubre.

    Y los rebrotes y las muertes siguen, y la falta de camas UCI sigue. Pero la aplanadora mediática quiere aparecer como que hace una gran noticia que va a salvar millones de vidas, y no es el caso.

    La luz al final del túnel vendrá a partir del último trimestre de este año. ¿La noticia ha sido buena? Sí, pero nada más que eso para el grupo de personas que van a recibir la vacuna. Lo demás es sicosocial, uno más de tantos.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Resulta irónico y hasta “cachaciento”, la manera cómo la “caviarada” local, el socialismo, lo políticamente correcto, o simplemente el “rojerío” peruano analiza la toma del Capitolio por las fuerzas de Donald Trump y todos sus radicales.

    La pregunta es evidente. ¿Acaso no pretendían hacer lo mismo los chiquillos que salieron a tirar piedras y a bandalizar el centro de Lima, y hasta intentaron tomar el Parlamento peruano?

    ¿Hay alguien que pueda negar que tiraron piedras, que incendiaron una carretilla, que tiraron bombas molotov, que habían hechizos y que atentaron contra la vida de muchos policías? ¿Acaso en la toma del Capitolio hubo 90 policías heridos?

    Pregunto ¿En algún momento hemos visto nosotros alguna policía mujer en Estados Unidos a la que le han quitado su moto y han vejado? ¿Hemos visto alguna imagen de 45 patrulleros destrozados en la tierra de Donald Trump? Evidentemente no.

    Sin embargo, acá todos los ases de la hipocresía y de la doble moral hablan de que Trump ha sido un golpista. Ah, y acá ¿Cuál es la diferencia?

    Allá los policías dispararon a una persona que había entrado en el Capitolio y la han matado. Evidentemente el policía disparó, la señora que recibió la bala ha sido grabada y la imagen da la vuelta al mundo.

    ¿Saben ustedes que ese policía de Estados Unidos no es culpable de ningún delito y esa persona sí estaba cometiendo un delito en amenazar a la policía?

    Lo más probable es que ese efectivo del orden no vaya a la cárcel, porque en EE.UU. nadie le puede tirar piedras a una persona, ni insultar a un policía, ni irrumpir en ningún local público o privado a la fuerza, como lo hicieron.

    Entonces el policía usó su legítima defensa y en el país de “The Law and order”, es decir de “La ley y el orden” es imposible hacer lo que se hizo acá en Perú, sin que haya una cantidad de muertos increíbles.

    Pero acá lo que quieren pasar todos los amigos de Chávez, toda la hipocresía “caviar”, es que este Trump es un desgraciado al intentar hacer un golpe de Estado.

    Inclusive se habla hoy de su destitución y ya todo el Perú que además de ser políticamente correcto con los “moraditos” correctos, ahora se han vuelto demócratas.

    De otro lado, se inició la inmensa “mermelada” del Estado, la desorientación de todos los grupos grandes mediáticos, como El Comercio, La República, RPP, Frecuencia Latina, Canal 9.

    Señores, no hay un millón de vacunas, hay un millón de dosis que se traducen en 450 mil personas a vacunarse, porque habrá una merma aproximadamente del 10%, lo cual indica que esas 900 mil dosis van a ser para 450 mil personas, entre doctores, enfermeras, médicos, bomberos, policías y militares, y se acabó. No hay más hasta octubre de este año.

    Ya lo aclaró la señora Mazzetti, también todos los conocedores del tema. No hay más entregas. Lo de las 37 millones de dosis adicionales comenzará el último trimestre del año. Y para que nosotros podamos vacunar al ritmo de un millón de personas al mes, es decir dos millones de inyecciones, se necesita un desafío logístico inmenso, algo que solo se puede llevar con la empresa privada.

    Pero así y todo, si lográsemos esa espectacular cifra, habríamos vacunado a seis millones de personas para abril del ¡2022!

    Quiere decir que cuando Sagasti se ha referido a vacunar eso antes del invierno, se refería al invierno del próximo año y no de éste.

    Las vacunas de Sinopharm son las que tienen un contrato firme y ya sabemos que las que vienen este mes y el próximo, y a partir de octubre, lo cual reitero.

    Astrazeneca debería llegar también por esas fechas, de tal manera que estamos en un agujero negro entre el momento que usted está leyendo esta columna, hasta octubre.

    Y los rebrotes y las muertes siguen, y la falta de camas UCI sigue. Pero la aplanadora mediática quiere aparecer como que hace una gran noticia que va a salvar millones de vidas, y no es el caso.

    La luz al final del túnel vendrá a partir del último trimestre de este año. ¿La noticia ha sido buena? Sí, pero nada más que eso para el grupo de personas que van a recibir la vacuna. Lo demás es sicosocial, uno más de tantos.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Más recientes