20.2 C
Lima
Viernes, Enero 15, 2021

Por qué el Congreso debe aprobar la devolución de aportes a las AFP

Por: German Lench Caceres / Economistas y políticos llaman “populismo” a la deuda social, lo que revela la ceguera social y falta de visión de desarrollo de los que dirigen la economía.

Miles de aportantes de las AFP están desempleados, enfermos del COVID–19, no tienen seguro de salud y requieren la devolución de sus aportes para financiar su salud, alimentación y pagar deudas. Además, en el 2020 el Producto Bruto Interno – PBI de la economía- caerá en -12%, con 6.8 millones de desempleados, empresas en quiebra y que salen del mercado.

Dicen que de aprobarse la norma de la devolución del 100% de los aportes por el Congreso se generaría un grave problema al fondo de pensiones. Pero no consideran que sería dinero fresco ingresando al sistema y si viene dinero de afuera aumentan las reservas internacionales y ayuda a la reactivación.

¿No son los ahorristas dueños de sus fondos privados? ¿No es función del Congreso legislar? ¿No ha sido el congreso el resultado de elección democrática? ¿No están los ciudadanos prohibidos por ley de hacer con sus ahorros lo que les dé la gana? ¿No son la propiedad privada y la libertad individual la base del capitalismo liberal?

El Sistema Privado de Pensiones administra s/. 152,890 millones, según la superintendencia de Banca y Seguros. Devolver los aportes ascendería a s/. 30,000 millones quedando s/. 122,890 millones. Pero el fondo se recuperaría ya que 480,000 CAS del sector público aportan mensualmente, en una economía que el 2021 tendrá un PBI de 10% según la Ministra de Economía es raro que las AFPs, CONFIEP y el MEF actúen juntos (sería bueno que se organicen así para defender a las pequeñas y medianas empresas que vienen quebrando). La reacción contra la ley del retiro de los aportes es desproporcionada.

Las AFP fueron un gran negocio para corporaciones peruanas y los gestores de fondos que han recibido inversiones. Adquiriendo acciones de grandes empresas familiares, la mayoría de grupos económicos que tienen a las AFP de accionistas de sus empresas que cotizan en Bolsa.

Las AFPs son capital fresco y barato para los accionistas de un grupo de grandes empresas. Ese capital ha sido destinado a nuevas inversiones financiadas por emisiones primarias de acciones, con más utilidades para las empresas. El problema empieza cuando las AFPs no encontraron dónde invertir y han invertido en el extranjero en fondos de países desarrollados, o comprarle bonos al estado peruano. Las corporaciones se financian en par te con bonos que compran las AFPs.

El estado peruano se endeudó con las AFPs, aprovechando las bajas tasas de interés. Según la SBS, el 21% de la cartera de inversiones de las AFP está en bonos del estado peruano (s/. 32,106 millones contra s/. 152,890 mlls. del Fondo). Y más de 21% del total de Fondos está invertido en Bonos de deuda pública del Perú.

Por tanto, el MEF con el apoyo del Banco Central o sea el Estado puede recomprar la deuda a las AFPs y no afectar el valor de los portafolios. Se puede devolver los aportes con espacios de tiempo.

El Congreso debe aprobar el retiro de los aportes del Fondo de las AFPs y el ejecutivo no observar la norma.

(*) Economista

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

Por: German Lench Caceres / Economistas y políticos llaman “populismo” a la deuda social, lo que revela la ceguera social y falta de visión de desarrollo de los que dirigen la economía.

Miles de aportantes de las AFP están desempleados, enfermos del COVID–19, no tienen seguro de salud y requieren la devolución de sus aportes para financiar su salud, alimentación y pagar deudas. Además, en el 2020 el Producto Bruto Interno – PBI de la economía- caerá en -12%, con 6.8 millones de desempleados, empresas en quiebra y que salen del mercado.

Dicen que de aprobarse la norma de la devolución del 100% de los aportes por el Congreso se generaría un grave problema al fondo de pensiones. Pero no consideran que sería dinero fresco ingresando al sistema y si viene dinero de afuera aumentan las reservas internacionales y ayuda a la reactivación.

¿No son los ahorristas dueños de sus fondos privados? ¿No es función del Congreso legislar? ¿No ha sido el congreso el resultado de elección democrática? ¿No están los ciudadanos prohibidos por ley de hacer con sus ahorros lo que les dé la gana? ¿No son la propiedad privada y la libertad individual la base del capitalismo liberal?

El Sistema Privado de Pensiones administra s/. 152,890 millones, según la superintendencia de Banca y Seguros. Devolver los aportes ascendería a s/. 30,000 millones quedando s/. 122,890 millones. Pero el fondo se recuperaría ya que 480,000 CAS del sector público aportan mensualmente, en una economía que el 2021 tendrá un PBI de 10% según la Ministra de Economía es raro que las AFPs, CONFIEP y el MEF actúen juntos (sería bueno que se organicen así para defender a las pequeñas y medianas empresas que vienen quebrando). La reacción contra la ley del retiro de los aportes es desproporcionada.

Las AFP fueron un gran negocio para corporaciones peruanas y los gestores de fondos que han recibido inversiones. Adquiriendo acciones de grandes empresas familiares, la mayoría de grupos económicos que tienen a las AFP de accionistas de sus empresas que cotizan en Bolsa.

Las AFPs son capital fresco y barato para los accionistas de un grupo de grandes empresas. Ese capital ha sido destinado a nuevas inversiones financiadas por emisiones primarias de acciones, con más utilidades para las empresas. El problema empieza cuando las AFPs no encontraron dónde invertir y han invertido en el extranjero en fondos de países desarrollados, o comprarle bonos al estado peruano. Las corporaciones se financian en par te con bonos que compran las AFPs.

El estado peruano se endeudó con las AFPs, aprovechando las bajas tasas de interés. Según la SBS, el 21% de la cartera de inversiones de las AFP está en bonos del estado peruano (s/. 32,106 millones contra s/. 152,890 mlls. del Fondo). Y más de 21% del total de Fondos está invertido en Bonos de deuda pública del Perú.

Por tanto, el MEF con el apoyo del Banco Central o sea el Estado puede recomprar la deuda a las AFPs y no afectar el valor de los portafolios. Se puede devolver los aportes con espacios de tiempo.

El Congreso debe aprobar el retiro de los aportes del Fondo de las AFPs y el ejecutivo no observar la norma.

(*) Economista

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

Más recientes