Por qué los gobiernos peruanos son tan malos

por | Jun 17, 2020 | Sin categoría

Por: Azi Wolfenson 

Un entrañable amigo me hizo esta pregunta que no me extrañó porque estamos a punto de convertirnos en el país con más casos de contagios de coronavirus por habitante, al mismo tiempo con la mayor cantidad de desocupados y con el menor crecimiento económico en perspectiva, aparte de todos los demás problemas conocidos por todos menos, al parecer, por nuestros gobernantes.

Decidí entonces reunirme con otros dos amigos, uno musulmán y otro católico para libres de perjuicios religiosos encontrar la raíz del problema y de pronto plantear soluciones. Al cabo de meditarlo nos hicimos la pregunta de porqué en un país tan abierto a todas las razas y creencias, con todos los beneficios de la naturalezas, con una historia tan notable y con una gente tan amistosa como nuestro Perú ha tenido gobiernos tan malos con pocas honrosas excepciones.

Y llegamos a las siguiente conclusión: evidentemente porque nosotros mismos los elegimos. ¿Porqué elegimos entonces gobernantes corruptos e ineptos? Porque tenemos el voto universal y obligatorio y la gente que no se preocupa de la política atiende los cantos de sirena de una izquierda que disfruta con el poder y trata por todos los medios de hacer más pobres a los pobres.

Así es. La izquierda promete siempre el progreso y riqueza a los votantes cuando ellos lo único que quieren es llenarse los bolsillos a costa del esfuerzo de los demás. Después de llevarnos a la debacle económica con un pésimo manejo de la pandemia nos vienen con la creciente propaganda del socialismo, y un esquema descabellado tras otro para tomar dinero de otros, como pagos directos del gobierno a todos los ciudadanos, atención médica totalmente gratuita lo que nos va a esclavizar a todos.

No es casualidad que los presidentes de los últimos 40 años estén privados de libertad por corrupción. Mas valdría que en cada caso estuvieran presos por mal manejo, pero tenemos el afán de darles a todos una segunda oportunidad y los reelegimos.

Y es definitivamente esa izquierda, diz que progresista, la que se está adueñando de nuestro país y a la que no debemos aceptar. Disculpen por decir algo políticamente incorrecto, pero no cometamos siempre el mismo error de votar por quienes nos ofrecen maravillas que no existen. No hay desarrollo sin trabajo y esfuerzo. Lo demás son sólo bellas palabras de una izquierda que sólo se verá satisfecha cuando el Perú se convierta en una Venezuela sin petróleo que en nuestro caso será además sin gas.