More

    Por: Stefano Picasso Alberti / Sin anestesia

    Me da la impresión que las encuestas están preparando la cancha para un fraude electoral, ojalá me esté equivocando. Adicionalmente, hago un llamado para que recapaciten los que piensan que su fin de semana es más importante que votar. Luego no se quejen.

    Aquí mi percepción sobre los candidatos:

    Mendoza: Es la candidata chavista y causante que el dólar se dispare. Si ella y sus secuaces no hubiesen trabado proyectos mineros, con el precio actual del oro, la plata y el cobre, podrían haberse financiado los miles de hospitales y escuelas que tanto aclama. Sus seguidores son tan limitados que piensan que la economía puede sostenerse a base de la exportación de cuyes.

    Lescano: Como buen comunista, sugiere crear un impuesto a la ‘’riqueza’’ y amenaza con tirar al tacho el modelo económico. Recuerden que no hay cosa más cobarde que el capital, por lo que será el primero en huir. Asimismo, tiene varios anticuchos que esclarecer.

    Beingolea: De lejos la mejor actuación en el debate. Jugó de local: lleva décadas en televisión.

    Guzmán: De acuerdo a este mequetrefe, Sagasti trajo ‘’paz y tranquilidad’’. Por favor infórmenle que los vuelos comerciales reanudaron hace meses y operan con normalidad, así que ya puede dejar Narnia. Sus resultados serán muestra de lo nefasto que es el Moradef.

    Santos: El cazador de lagartos merece mínimo una medalla. Lamentable la actuación de los ‘’moderadores’’ que intentaron silenciar su patriotismo.

    Forsyth: Representa a la izquierda miraflorina, esos que se alucinan moralmente superior. Prueba de ello es que a su vicepresidenta le gustaría estatizar el golf de San Isidro y vive en un penthouse frente a él. George por su parte, es zonzo al punto que se le ocurre discutir sobre derecho penal con Beingolea (postgrado en dicha especialidad). Alguien debería regalarle una brújula al pobre arquero: no sabe dónde está parado. Si su ‘’api’’ aspira a ser presidente, debió dejar la embajada en Japón y postular él mismo.

    Keiko: La escuche solidarizarse con la prensa. Sí, esa misma prensa que hizo de sus audiencias un show y hace cuatro años fabricó un psicosocial vinculándola al narcotráfico. ¿Acaso no tuvo tiempo de sobra para reflexionar en Santa Mónica?

    De Soto: No dudo de su capacidad intelectual y menos de su trayectoria como economista. Sin embargo, no me explico porque sale en defensa de Odebrecht. En cuanto al debate, poco más y ‘’la prima donna’’ comentaba que clasificamos al mundial gracias a él. Vargas Llosa atinó en describirlo como un hombre soberbio y vanidoso. Por último, me parece mal que no saque la cara por su candidata al congreso. Un caballero lo hubiese hecho. Me queda claro que le faltan pantalones.

    López Aliaga: No le fue bien en el debate. No es un orador. No obstante, tiene excelentes propuestas. La clase popular es capitalista y conservadora, por lo que pronostico su pase a segunda vuelta, a pesar de la cacería de brujas iniciada por Odebrecht en complicidad con la prensa mermelera.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Me da la impresión que las encuestas están preparando la cancha para un fraude electoral, ojalá me esté equivocando. Adicionalmente, hago un llamado para que recapaciten los que piensan que su fin de semana es más importante que votar. Luego no se quejen.

    Aquí mi percepción sobre los candidatos:

    Mendoza: Es la candidata chavista y causante que el dólar se dispare. Si ella y sus secuaces no hubiesen trabado proyectos mineros, con el precio actual del oro, la plata y el cobre, podrían haberse financiado los miles de hospitales y escuelas que tanto aclama. Sus seguidores son tan limitados que piensan que la economía puede sostenerse a base de la exportación de cuyes.

    Lescano: Como buen comunista, sugiere crear un impuesto a la ‘’riqueza’’ y amenaza con tirar al tacho el modelo económico. Recuerden que no hay cosa más cobarde que el capital, por lo que será el primero en huir. Asimismo, tiene varios anticuchos que esclarecer.

    Beingolea: De lejos la mejor actuación en el debate. Jugó de local: lleva décadas en televisión.

    Guzmán: De acuerdo a este mequetrefe, Sagasti trajo ‘’paz y tranquilidad’’. Por favor infórmenle que los vuelos comerciales reanudaron hace meses y operan con normalidad, así que ya puede dejar Narnia. Sus resultados serán muestra de lo nefasto que es el Moradef.

    Santos: El cazador de lagartos merece mínimo una medalla. Lamentable la actuación de los ‘’moderadores’’ que intentaron silenciar su patriotismo.

    Forsyth: Representa a la izquierda miraflorina, esos que se alucinan moralmente superior. Prueba de ello es que a su vicepresidenta le gustaría estatizar el golf de San Isidro y vive en un penthouse frente a él. George por su parte, es zonzo al punto que se le ocurre discutir sobre derecho penal con Beingolea (postgrado en dicha especialidad). Alguien debería regalarle una brújula al pobre arquero: no sabe dónde está parado. Si su ‘’api’’ aspira a ser presidente, debió dejar la embajada en Japón y postular él mismo.

    Keiko: La escuche solidarizarse con la prensa. Sí, esa misma prensa que hizo de sus audiencias un show y hace cuatro años fabricó un psicosocial vinculándola al narcotráfico. ¿Acaso no tuvo tiempo de sobra para reflexionar en Santa Mónica?

    De Soto: No dudo de su capacidad intelectual y menos de su trayectoria como economista. Sin embargo, no me explico porque sale en defensa de Odebrecht. En cuanto al debate, poco más y ‘’la prima donna’’ comentaba que clasificamos al mundial gracias a él. Vargas Llosa atinó en describirlo como un hombre soberbio y vanidoso. Por último, me parece mal que no saque la cara por su candidata al congreso. Un caballero lo hubiese hecho. Me queda claro que le faltan pantalones.

    López Aliaga: No le fue bien en el debate. No es un orador. No obstante, tiene excelentes propuestas. La clase popular es capitalista y conservadora, por lo que pronostico su pase a segunda vuelta, a pesar de la cacería de brujas iniciada por Odebrecht en complicidad con la prensa mermelera.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Más recientes