More

    Por: Víctor López García / Precisiones y deslindes

    Resulta importante y necesario hacer algunas precisiones indispensables para tener claro el panorama; pues hay quienes a pesar de su formación académica e intelectual y del posicionamiento que tienen en la economía, la sociedad y la política, tienen una visión incorrecta de los recientes resultados electorales. Y, por ende, su decisión de identidad y compromiso en la Segunda Vuelta puede ser equivocada y deleznable para ellos mismos y para el país y el pueblo.

    Tanto Castillo como Keiko en conjunto apenas se acercan a la quinta parte del padrón electoral. Pasan a la Segunda Vuelta con primeros lugares minoritarios.

    No tienen una legítima representación. Sin embargo, la legislación electoral vigente nos impone la obligación de elegir a uno de ellos que justamente representan las peores alternativas existentes.

    Parece una pesadilla optar entre dos candidaturas deleznables. Aunque una sea peor que la otra. No es cierto entonces que el país se ha izquierdizado, radicalizado o extremado. Juntos dichos votos llegan al 25 %. Si hay en el país “izquierdas realmente existentes”, que ahora se juntan en torno a Castillo. Sin importarles sus evidentes vinculaciones con los organismos de fachada de los terroristas y algunos directamente con los mismos senderistas.

    Finalmente es la misma matriz ideológica marxista, leninista, maoísta, trotskista. Siempre fue así. Son hermanos. En la década del terror cobarde criminal y genocida se pusieron de costado con las huestes de Abimael. Ahora lo confirman con su alianza comunista con el inepto y corrupto Cerrón.

    Los votos liberales y conservadores superan el 30 %. Gran error que hayan ido separados. Porque no hay en el país “derechas realmente existentes”. Tienen vergüenza de serlo o reconocerlo. Los mismos empresarios no tienen claridad respecto a sus intereses económicos y de clase. Solo les importa ganar dinero como sea. No apuestan a formar parte o apoyar proyectos políticos programáticos.

    Solo a financiar candidaturas. Es más rápido y simple. No auspician estudios o investigaciones. No invierten en educación y cultura. No promueven liderazgos. Cuando las “papas queman” como ahora, tienen que ser otros los que defiendan la libertad y la democracia en peligro.

    No es cierto que no se haya hecho nada o avanzado. Hubo crecimiento con poco desarrollo. Reducción de la pobreza con desigualdad. Incapacidad, corrupción e indolencia de los gobernantes. Sobre todo, los últimos. Por supuesto que está pendiente la “gran transformación de Pan con Libertad” que enarbolo Haya de la Torre y el Aprismo revolucionario. No la harán los comunistas que con el cuento de la justicia social llegan al poder. Destruyen los países con dictaduras totalitarias, criminales y genocidas, incapaces y corruptas. Como Cuba, Venezuela, Nicaragua. Son más pobres y desiguales que antes, después de varias décadas. Lo ha reiterado Cerrón y Castillo. Llegan para destruir. Como hizo Pol Pot con Camboya o la dinastía Kim con Corea. Estamos avisados. Tenemos que evitar que el Peru se convierta en otra Venezuela. Aunque no guste, tenemos que elegir el mal menor. PORQUE NO HAY NADA PEOR QUE EL COMUNISMO.

    (*) Analista político

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Resulta importante y necesario hacer algunas precisiones indispensables para tener claro el panorama; pues hay quienes a pesar de su formación académica e intelectual y del posicionamiento que tienen en la economía, la sociedad y la política, tienen una visión incorrecta de los recientes resultados electorales. Y, por ende, su decisión de identidad y compromiso en la Segunda Vuelta puede ser equivocada y deleznable para ellos mismos y para el país y el pueblo.

    Tanto Castillo como Keiko en conjunto apenas se acercan a la quinta parte del padrón electoral. Pasan a la Segunda Vuelta con primeros lugares minoritarios.

    No tienen una legítima representación. Sin embargo, la legislación electoral vigente nos impone la obligación de elegir a uno de ellos que justamente representan las peores alternativas existentes.

    Parece una pesadilla optar entre dos candidaturas deleznables. Aunque una sea peor que la otra. No es cierto entonces que el país se ha izquierdizado, radicalizado o extremado. Juntos dichos votos llegan al 25 %. Si hay en el país “izquierdas realmente existentes”, que ahora se juntan en torno a Castillo. Sin importarles sus evidentes vinculaciones con los organismos de fachada de los terroristas y algunos directamente con los mismos senderistas.

    Finalmente es la misma matriz ideológica marxista, leninista, maoísta, trotskista. Siempre fue así. Son hermanos. En la década del terror cobarde criminal y genocida se pusieron de costado con las huestes de Abimael. Ahora lo confirman con su alianza comunista con el inepto y corrupto Cerrón.

    Los votos liberales y conservadores superan el 30 %. Gran error que hayan ido separados. Porque no hay en el país “derechas realmente existentes”. Tienen vergüenza de serlo o reconocerlo. Los mismos empresarios no tienen claridad respecto a sus intereses económicos y de clase. Solo les importa ganar dinero como sea. No apuestan a formar parte o apoyar proyectos políticos programáticos.

    Solo a financiar candidaturas. Es más rápido y simple. No auspician estudios o investigaciones. No invierten en educación y cultura. No promueven liderazgos. Cuando las “papas queman” como ahora, tienen que ser otros los que defiendan la libertad y la democracia en peligro.

    No es cierto que no se haya hecho nada o avanzado. Hubo crecimiento con poco desarrollo. Reducción de la pobreza con desigualdad. Incapacidad, corrupción e indolencia de los gobernantes. Sobre todo, los últimos. Por supuesto que está pendiente la “gran transformación de Pan con Libertad” que enarbolo Haya de la Torre y el Aprismo revolucionario. No la harán los comunistas que con el cuento de la justicia social llegan al poder. Destruyen los países con dictaduras totalitarias, criminales y genocidas, incapaces y corruptas. Como Cuba, Venezuela, Nicaragua. Son más pobres y desiguales que antes, después de varias décadas. Lo ha reiterado Cerrón y Castillo. Llegan para destruir. Como hizo Pol Pot con Camboya o la dinastía Kim con Corea. Estamos avisados. Tenemos que evitar que el Peru se convierta en otra Venezuela. Aunque no guste, tenemos que elegir el mal menor. PORQUE NO HAY NADA PEOR QUE EL COMUNISMO.

    (*) Analista político

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Más recientes