Presidente Castillo a punto de romper con Perú Libre

Historia secreta de una bronca entre Castillo y Cerrón

Historia secreta de una bronca entre Castillo y Cerrón

La salida de Héctor Béjar del Ministerio de Relaciones Exteriores a raíz de la ola de críticas y ataques a la Marina de Guerra del Perú fue el inicio de una fuerte bronca entre el presidente de la República, Pedro Castillo, y su socio político Vladimir Cerrón, cuya alianza estaría a punto de fracturarse.

Fuentes de Perú Libre comentaron a LA RAZÓN que la salida de Béjar y el nombramiento de Óscar Maúrtua al frente de la Cancillería habrían originado una fuerte pelea entre Castillo y Cerrón. Este último habría acusado al jefe de Estado de ceder al “chantaje de la ultra derecha”.

Ese mismo día, Castillo contó a su entorno más cercano que estaba evaluando renunciar o pedir licencia a Perú Libre, para gobernar sin las presiones de Cerrón y los dirigentes del partido que lo llevó al gobierno.

Factor Maraví

Lejos de superar estos desencuentros, las discrepancias se agudizan aún más. En los últimos días el Presidente del Consejo de Ministros, Guido Bellido, prácticamente le haría más caso a Cerrón que al jefe de Estado. Incluso habría generado el pedido de renuncia a Iber Maraví al Ministerio de Trabajo, lo que ocasionó malestar en Pedro Castillo, quien no dudó en ratificar a su ministro.

El domingo último un audio reveló las fricciones internas entre Castillo y Perú Libre que datan, incluso desde la campaña electoral.

En el audio difundido por “Punto Final” Iber Maraví consideró que el presidente Pedro Castillo fue utilizado por el partido político Perú Libre para “salvar” la valla electoral en las Elecciones Generales del 2021.

Reveló que rechazó la invitación del Pedro Castillo para postular al Congreso en la lista de Ayacucho de Perú Libre y le contó al hoy mandatario lo que pensaba en aquel momento de la agrupación fundada por el sentenciado exgobernador regional de Junín, Vladimir Cerrón.

“El profesor Pedro Castillo a mí me pidió que lo acompañara en la candidatura al Congreso de la República en Ayacucho, yo le dije que no”, se le oye decir al titular del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo.

“Es más le dije que él estaba siendo utilizado por Perú Libre, simplemente para salvar al partido de la valla electoral y como todos sabemos Vladimir Cerrón no puede postular por estar condenado por corrupción”, indicó.

Respaldo de Castillo

El lunes pasado el primer ministro Guido Bellido reveló que le recomendó renunciar al ministro de Trabajo y Promoción del Empleo, Iber Maraví. Minutos después, Vladimir Cerrón aseguró que la decisión del jefe del Gabinete Ministerial fortalecía “su liderazgo”.

Sin embargo, luego de reunirse con el presidente Pedro Castillo, Maraví presentó una carta en la que ponía su cargo a disposición, pero no renunciaba al mismo.

Las mismas fuentes señalan que tras la salida de Béjar, Castillo quiso cambiar a Guido Bellido, sin embargo dio marcha atrás en aras de no agudizar más las broncas internas. Hoy el mandatario estaría evaluando remover al premier.

Entre los voceados estaría la ministra de Desarrollo e Inclusión social Dina Boluarte y el exministro Francisco Eguiguren, quien según Cerrón se encuentra saboteando al premier Guido Bellido y tratando de imponer una “hoja de ruta” al gobierno de Castillo.

Bermejo ataca

Para poner la cereza al pastel, en Palacio de Gobierno fastidió las declaraciones que dio el congresista Guillermo Bermejo (Perú Libre) contra el canciller Oscar Maúrtua. Hace unos días el legislador consideró “imperdonable” que el ministro de Relaciones Exteriores haya decidido renovar el convenio con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

A través de su cuenta en Twitter, el parlamentario consideró que dicha renovación es “continuar con el gato en el despensero” y que dicha política exterior “no corresponde a un gobierno de izquierda”.

Todo indicaría que en cualquier momento se rompería la alianza entre Castillo y Cerrón y se cocinaría una nueva entre el mandatario y Verónika Mendoza, quien hace unos días visitó la Casa de Pizarro.