24.5 C
Lima
Domingo, Enero 17, 2021

Presos exigen su libertad por medio del arte y la cultura

El INPE formalizó la inclusión del arte y la cultura como parte de las funciones de resocialización hacia los presos de distintos penales en el Perú.

En el oficio se asegura el acceso del arte y la cultura en todas sus formas y manifestaciones; de esta manera la Dirección de Tratamiento Penitenciario del INPE, brindará a los presos asistencia técnica y asesoramiento en el diseño, elaboración, evaluación y seguimiento en las actividades artísticas y culturas en las oficinas regionales.

Así mismo, dispone la designación de encargados, en las sedes regionales penitenciarias, de  arte y cultura, quienes deberán incluir en sus planes de trabajo las actividades artísticas-culturales, a fin de fortalecer las competencias personales, sociales, laborales y educativas de los presos. También el personal de tratamiento penitenciario registrará y supervisará a los internos que participen de dichas actividades, y la evaluará sobre el proceso de resocialización y rehabilitación.

El arte y la cultura son transversales a las áreas de educación, trabajo y asistencia penitenciaria. En los centros penitenciarios el INPE implementa y ejecuta el programa Orquestando, los ciclos de recitales y conciertos didácticos, la libertad de la palabra, en convenio con el Ministerio de Cultura, entre otros. Esto fomentaría un nuevo concepto de readaptación al término de su condena. De esta manera los presos ven al arte y la cultura como una forma de reducir su condena y demostrar que pueden convivir y revalorar nuestra patria.

 

El INPE formalizó la inclusión del arte y la cultura como parte de las funciones de resocialización hacia los presos de distintos penales en el Perú.

En el oficio se asegura el acceso del arte y la cultura en todas sus formas y manifestaciones; de esta manera la Dirección de Tratamiento Penitenciario del INPE, brindará a los presos asistencia técnica y asesoramiento en el diseño, elaboración, evaluación y seguimiento en las actividades artísticas y culturas en las oficinas regionales.

Así mismo, dispone la designación de encargados, en las sedes regionales penitenciarias, de  arte y cultura, quienes deberán incluir en sus planes de trabajo las actividades artísticas-culturales, a fin de fortalecer las competencias personales, sociales, laborales y educativas de los presos. También el personal de tratamiento penitenciario registrará y supervisará a los internos que participen de dichas actividades, y la evaluará sobre el proceso de resocialización y rehabilitación.

El arte y la cultura son transversales a las áreas de educación, trabajo y asistencia penitenciaria. En los centros penitenciarios el INPE implementa y ejecuta el programa Orquestando, los ciclos de recitales y conciertos didácticos, la libertad de la palabra, en convenio con el Ministerio de Cultura, entre otros. Esto fomentaría un nuevo concepto de readaptación al término de su condena. De esta manera los presos ven al arte y la cultura como una forma de reducir su condena y demostrar que pueden convivir y revalorar nuestra patria.

 

Más recientes