“Propongo adelantar elecciones generales para el 2020”

0
738

 

  En su Mensaje a la Nación, Martín Vizcarra              presenta proyecto para recortar mandato                           Congresal y Presidencial

-Mandatario pide al Parlamento aprobar su pedido como “un acto de dignidad y de reivindicación” hacia la población que deberá confirmarlo con referéndum

“¿Dónde está la confianza que supuestamente el Congreso nos ha otorgado para trabajar la política anticorrupción? He recorrido el país de punta a punta en el último año y debo ser claro, no hay un lugar del Perú donde no haya recibido el reclamo de “Presidente, cierre el Congreso”. ¿Alguien podría creer que esto es una simple coincidencia?”. “Es inadmisible que alguien, solo por ser congresista, no pueda ser juzgado”, sostuvo el presidente de la República, Martín Vizcarra, en su Mensaje a la Nación, para justificar la presentación de un proyecto de reforma constitucional para adelantar para el próximo año las elecciones generales previstas para el 2021.

Según Vizcarra, los legisladores hicieron “caso omiso” a la reforma constitucional que exigía para que la inmunidad parlamentaria sea revisada por la Corte Suprema y no por el Parlamento, petición que el Congreso negó aprobar y ahora deberán irse todos antes de tiempo a sus casas. Este fue su Mensaje a la Nación:

Señor presidente del Congreso de la República,

Señoras y señores congresistas,

Señoras y señores ministros de Estado,

Distinguidas autoridades civiles y militares,

Miembros del Cuerpo Diplomático acreditado en el Perú,

Compatriotas a lo largo y ancho del país:

De conformidad al artículo 118 de la Constitución Política del Estado, me dirijo al país al cumplir un año y cuatro meses al frente del gobierno, para hacer un balance del camino recorrido hasta hoy, y compartir con todos los peruanos las próximas acciones en el marco de la ruta trazada y expresada en los cinco ejes de nuestra política de gobierno.

Al pronunciar este Mensaje desde la sede del Congreso, no puedo dejar de recordar ante todos los peruanos las circunstancias en que asumimos la conducción del gobierno: una grave crisis política y un escenario de zozobra institucional que habían trastocado las bases del Estado y fastidiado a nuestros ciudadanos.

Conscientes del enorme desafío, en estos 16 meses hemos logrado conducir una transición ordenada y pacífica, dentro de los cauces legales y constitucionales y escuchando el clamor de la ciudadanía, hemos emprendido las reformas judicial y política y una lucha frontal contra la corrupción y la impunidad. Desde un inicio, tuvimos claro que esta no era una tarea sencilla. Siempre fuimos conscientes que era y es un desafío complejo, conducir al Perú desde la crisis que atraviesa, hacia una nueva etapa de crecimiento sostenido y estabilidad institucional la que conduce este camino de fortalecimiento de la República.

El objetivo común es generar instituciones sólidas, representativas y confiables, que promuevan un crecimiento equitativo, competitivo y sostenible y nos permita cerrar brechas sociales y de infraestructura. Por eso, hoy anunciaré un conjunto de medidas para impulsar el crecimiento productivo y el progreso del país.

REFORMAS POLÍTICAS Y JUDICIALES

Apostamos por un camino de reformas políticas y judiciales con el propósito de enmendar el rumbo, de construir los cimientos de un Estado de Derecho al servicio de los peruanos y de la mano de los peruanos. Llevamos a cabo un referéndum histórico, en el que la ciudadanía participó masivamente y, al hacerlo, nos enfrentamos a muchos intereses de una mafia enquistada. Los peruanos con su voto lograron incorporar en la Constitución la regulación sobre el financiamiento de las organizaciones políticas, la prohibición de la reelección inmediata de congresistas de la República y se aprobó la reforma constitucional sobre la conformación y funciones de la Junta Nacional de Justicia. Todas estas, fueron reformas necesarias para seguir avanzando en los cambios que necesitamos.

A pesar de todas las críticas y lento avance, creemos que estamos camino a lograr un sistema judicial eficaz, oportuno y libre de cuestionamientos. A la fecha se han publicado como leyes, siete de las nueve propuestas normativas de la reforma de justicia, anunciadas en el Mensaje a la Nación del 28 de julio pasado.

Se creó la Autoridad Nacional de Integridad y Control en el Poder Judicial.

-Se contará con mayor independencia y autonomía para investigar y sancionar las faltas disciplinarias de  jueces y fiscales gracias a la Autoridad Nacional de Integridad y Control en el Ministerio Público.

-Tenemos mayor celeridad en estos procesos contenciosos administrativos judiciales gracias a eliminación de la emisión del dictamen fiscal.

-Se ha fortalecido el Tribunal de Transparencia y Acceso a la Información Pública gracias a la implementación de un procedimiento administrativo electrónico.

-Respetando la independencia de poderes y para construir un sistema judicial honesto e imparcial se creó el Consejo para la Reforma del Sistema de Justicia.

-Hemos ahorrado tiempo y recursos desde que facultamos a la ONP allanarse en los procesos judiciales en materia previsional del Decreto Ley 19990. Casi un año después, son dos los proyectos que aún se encuentran en el congreso:

-El proyecto de Ley que modifica la Ley Orgánica del Ministerio Público y la creación del sistema de fiscales especializados en delitos contra la administración Pública, corrupción de funcionarios, lavado de activos y delitos conexos y,

– El proyecto de Ley de probidad en el ejercicio de la abogacía. Como ven, hemos concretado tareas importantes para mejorar la calidad de la justicia en el país. Sin embargo, hay fuertes resistencias al cambio, hay gente que está remando en sentido contrario y que no quiere ver un país renovado.

No es casual entonces, que la creación de la Junta Nacional de Justicia encuentre problemas para entrar en funcionamiento, ni es casual que se busque responsabilizar al Gobierno. Porque sabemos que la intención es desprestigiar el proceso de la reforma judicial emprendida. ¡Cero impunidad, cero blindaje y no más corruptos en el Poder Judicial!

Queridos peruanos y peruanas, fue así que el 21 de diciembre del 2018, redoblamos los esfuerzos y conformamos la Comisión de Alto Nivel para la Reforma Política con la finalidad de proponer un marco normativo que nos permita construir un sistema democrático más representativo, eficaz y legítimo para nuestro país.

LA GENTE ME PIDE: “PRESIDENTE, CIERRE EL CONGRESO”

Con la intención de que estas iniciativas sean asumidas con la mayor celeridad, en abril de este año, el Poder Ejecutivo  presentó a este Parlamento doce proyectos de Ley para su debate y aprobación y ante la inacción del Congreso, se solicitó una cuestión de confianza sobre seis de los doce proyectos propuestos inicialmente. ¿Cuáles fueron los resultados? A la fecha, el Pleno del Congreso aprobó los seis proyectos de ley. Pero, ¿Qué tanto se ha mantenido de las propuestas originales del ejecutivo? Muchos especialistas se han pronunciado y hablan de una clara desnaturalización de las mismas, y algunos miembros de la Comisión de Reforma Política ya manifestaron su posición. Por ello sólo me pronunciaré sobre la última reforma constitucional vinculada a la Inmunidad Parlamentaria.

Nos preocupa que el Congreso, haga caso omiso al clamor ciudadano, manteniendo esta competencia dentro de su fuero, reduciendo únicamente los plazos para el trámite. Señores, el problema no es solo la demora, sino que las solicitudes de levantamiento de inmunidad vienen siendo rechazadas sin ningún sustento. Es inadmisible que alguien, solo por ser congresista, no pueda ser juzgado o detenido.

Nuestro proyecto de ley propuso que sea otra instancia independiente que se encargue de determinar que los congresistas puedan ser o no juzgados y detenidos. ¿Dónde está la confianza que supuestamente el Congreso nos ha otorgado para trabajar la política anticorrupción? He recorrido el país de punta a punta en el último año y debo ser claro, no hay un lugar del Perú donde no haya recibido el reclamo de “Presidente, cierre el Congreso”. ¿Alguien podría creer que esto es una simple coincidencia? Con la representatividad colapsada, fruto de la crisis política. Hoy los peruanos no se sienten representados. Por lo que debemos, señores congresistas, hacernos cargo de esta realidad.

REFÉRENDUM PARA RECORTaR MANDATO

LEGISLATIVO HASTA EL 28 DE JULIO DE 2020

Esta situación tiene que cambiar. No queremos frenar el crecimiento del país, ni frenar la inversión, ni quebrar la confianza de los peruanos una vez más. No podemos seguir dándole la espalda al Perú. Como todos saben, la demanda ciudadana de disolución del Congreso es contundente, y considerando que la confianza solicitada para las reformas ha sido aprobada solo de palabra y denegada en los hechos; he decidido como consecuencia de ello poner nuevamente por encima de todo, los intereses del Perú. Hoy propongo a este Parlamento, quizás su mayor reto en todo el período congresal, y les exhorto hacernos cargo de esta realidad, teniendo un acto de dignidad y de reivindicación por el país.

Por todo lo mencionado, propongo una salida a esta crisis institucional. Presento al Congreso una reforma constitucional de adelanto de elecciones generales, que implica el recorte del mandato congresal al 28 de julio del 2020. De igual modo, en esa reforma se solicita el recorte del mandato presidencial a esa misma fecha. La voz del pueblo peruano tiene que ser escuchada, por ello esta reforma constitucional deberá ser ratificada mediante referéndum. Esta solicitud la hago dentro del marco y respeto irrestricto a la Constitución Política del Perú. El Perú reclama a gritos un nuevo comienzo, los peruanos deben poder elegir su destino para dar paso al Perú del Bicentenario.

Conduzcamos al país a esta nueva etapa, con grandeza y sin mezquindades. No debemos permitir que nadie nos diga que no se puede. Siempre el Perú es una Posibilidad. Está en nuestras manos construir esta nueva etapa que el país requiere, está en nosotros afianzar el orgullo peruano, poner la historia en nuestras manos y caminar firmes y unidos hacia el Perú del Bicentenario.