¿Qué hacer ante la perdida o robo de una tarjeta de crédito?

0
66
tarjeta

Evita compras fantasmas o retiros de dinero llamando a la entidad financiera

En los temas financieros es mejor prevenir que lamentar y por eso tenemos que aprender a cuidar muy bien nuestra tarjeta de crédito o débito, y tener siempre a la mano los teléfonos para bloquearlas a tiempo en caso de pérdida o robo, sobre todo en días festivos, tiempo donde la inseguridad ciudadana crece más.

Los riesgos que conllevan la pérdida o robo de las tarjeta de crédito o débito están asociados a consumos fantasmas y a retiros de dinero en efectivo, por lo que debemos dar cuenta de inmediato del hecho para evitar pagos posteriores.
En ese sentido, lo primero que corresponde hacer es ponerse en contacto inmediatamente con la entidad financiera emisora de la tarjeta de crédito o débito, para bloquearla e impedir que alguien la use de mala manera.
La forma más rápida posible es comunicarse por teléfono con el banco, considerando que cada entidad financiera tiene un número de contacto, para proceder con el bloqueo de la tarjeta de crédito o débito.
En el caso del Banco de la Nación cuenta con un servicio de consultas automático que funciona las 24 horas, por lo cual se puede llamar a la línea gratuita 0800-10700 o a los números 440-5305 y 442-4470 y seguir las indicaciones para bloquear la tarjeta de inmediato.
Asimismo, las entidades financieras de la banca comercial también cuentan con los siguientes números telefónicos para el bloqueo de tarjetas.
BCP: 3119898, opción *0
Interbank: 3119000, opción 0
BBVA: 5950000, opción 0
Scotiabank: 3116000, opción 1
Comercio: 5136001
BIF: 6319000, opción #
Pichincha: 6122222, opción 0
GNB: 6164722, opción 0
Falabella: 6154300, opción 1
Ripley: 6115757, opción 1
Azteca: 6130004
Mibanco: 3199999, opción 1
Finalmente, recuerde que nunca debe perder de vista su tarjeta de crédito o débito para evitar una posible clonación.
Adicionalmente, es importante no entregar la tarjeta de débito o crédito a personas extrañas, para evitar el “cambiazo”, y tampoco divulgar la clave secreta, pues es de uso personal y confidencial.