17.9 C
Lima
Viernes, Diciembre 4, 2020

Reátegui sería testigo protegido de la fiscalía contra Keiko

Según la hipótesis del Ministerio Público, la esposa de Reátegui, Marizol Valles Chong, habría prestado su nombre para registrar aportes de campaña.

El congresista Rolando sería el “testigo protegido” de la Fiscalía en torno al ‘Caso Cócteles’, cuyo testimonio ha puesto en una delicada situación a la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, que afrontará hoy un pedido de 36 meses de prisión preventiva por aportes de la empresa Odebrecht a su campaña en el 2011.

Según el testigo TP 2017-55-3 reveló a la fiscalía que participó en las diferentes reuniones donde las principales cabezas de Fuerza Popular, como su propia lideresa Keiko Fujimori, tomaban decisiones sobre la forma para cubrir los aportes que querían pasar desapercibidos.

Tras difundirse como reguero de pólvora esta información el legislador a través de su cuenta twitter no negó la información y sólo afirmó que no dará mayores declaraciones.

“Al respecto de la información que circula por el #CasoCocteles quiero anunciar que no daré ninguna declaración a los medios de comunicación y que mi defensa legal está tomando las acciones que corresponden”, indicó Reategui en su cuenta de Twitter oficial.

Ayer en la mañana el periodista Nicolás Lucar informó que Rolando Reátegui, se acogió a la figura de testigo protegido y entregó a la Fiscalía, su teléfono celular, así como otras evidencias. Se conoció que el legislador colaboraba con la investigación del caso Cócteles desde el año 2017.

“Se complica situación de Keiko Fujimori después de que congresista Rolando Reátegui se acogiera a la figura de testigo protegido y entregara a la Fiscalía su teléfono celular, así como otras evidencias”, aseguró.

No obstante, Reátegui volvió a utilizar su cuenta de Twitter para desvirtuar lo dicho por Lucar.

“Descarto las especulaciones de la prensa con respecto a la afirmación del señor Nicolás Lucar. Soy respetuoso del debido proceso”, escribió en la red social en respuesta al periodista.

Sin embargo, fuentes de Fuerza Popular indicaron que los documentos de su colaboración llegaron a manos de la bancada de Fuerza Popular, en las últimas horas.

Según la hipótesis del fiscal Domingo Pérez, la esposa de Reátegui, Marizol Valles Chong, habría prestado su nombre para registrar aportes de campaña.

Valles Chong figura dentro del organigrama de la presunta organización criminal como una de las siete personas “participantes que prestaron su nombre” para los aportes partidarios.

Tras las revelaciones sobre los aportes de la campaña presidencial de Fuerza Popular, en el 2011, en la que estaría vinculado el congresista Rolando Reátegui, Keiko Fujimori dijo tener “serias dudas” sobre este parlamentario.

“Tengo serias dudas del congresista Rolando Reátegui. No lo veo hace varias semanas y no fue a verme cuando estuve detenida”, asegura Fujimori Higuchi al programa periodístico Punto Final.

Como resultado de esta crisis, Daniel Salaverry pidió licencia temporal en Fuerza Popular y las voceras Úrsula Letona, Karina Beteta y Alejandra Aramayo pusieron sus cargos a disposición. Se hizo evidente que desde que Salaverry asumió la presidencia del Congreso, él trató de marcar una línea que apuntaba a bajar la confrontación con el Ejecutivo, lo que no fue compartida por buena parte de la cúpula cercana a Keiko Fujimori. Hasta que decidió irse.

Fuentes del fujimorismo aseguran que los días que Keiko estuvo presa no solo le permitieron un reencuentro familiar con su madre y hermanos (incluido Kenji), sino que le hicieron reflexionar sobre la necesidad de bajar la confrontación.

Además, la posibilidad de ser enviada a prisión le permitió un contacto más estrecho con sus asesores legales, quienes le advirtieron que los fiscales que la investigan tienen información que ellos consideraban reservada. Los cambios también apuntan a cerrar las fisuras por donde se ha filtrado información. Sobre ese punto, los trascendidos señalaron al congresista Rolando Reátegui como uno de los infidentes.

Según la hipótesis del Ministerio Público, la esposa de Reátegui, Marizol Valles Chong, habría prestado su nombre para registrar aportes de campaña.

El congresista Rolando sería el “testigo protegido” de la Fiscalía en torno al ‘Caso Cócteles’, cuyo testimonio ha puesto en una delicada situación a la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, que afrontará hoy un pedido de 36 meses de prisión preventiva por aportes de la empresa Odebrecht a su campaña en el 2011.

Según el testigo TP 2017-55-3 reveló a la fiscalía que participó en las diferentes reuniones donde las principales cabezas de Fuerza Popular, como su propia lideresa Keiko Fujimori, tomaban decisiones sobre la forma para cubrir los aportes que querían pasar desapercibidos.

Tras difundirse como reguero de pólvora esta información el legislador a través de su cuenta twitter no negó la información y sólo afirmó que no dará mayores declaraciones.

“Al respecto de la información que circula por el #CasoCocteles quiero anunciar que no daré ninguna declaración a los medios de comunicación y que mi defensa legal está tomando las acciones que corresponden”, indicó Reategui en su cuenta de Twitter oficial.

Ayer en la mañana el periodista Nicolás Lucar informó que Rolando Reátegui, se acogió a la figura de testigo protegido y entregó a la Fiscalía, su teléfono celular, así como otras evidencias. Se conoció que el legislador colaboraba con la investigación del caso Cócteles desde el año 2017.

“Se complica situación de Keiko Fujimori después de que congresista Rolando Reátegui se acogiera a la figura de testigo protegido y entregara a la Fiscalía su teléfono celular, así como otras evidencias”, aseguró.

No obstante, Reátegui volvió a utilizar su cuenta de Twitter para desvirtuar lo dicho por Lucar.

“Descarto las especulaciones de la prensa con respecto a la afirmación del señor Nicolás Lucar. Soy respetuoso del debido proceso”, escribió en la red social en respuesta al periodista.

Sin embargo, fuentes de Fuerza Popular indicaron que los documentos de su colaboración llegaron a manos de la bancada de Fuerza Popular, en las últimas horas.

Según la hipótesis del fiscal Domingo Pérez, la esposa de Reátegui, Marizol Valles Chong, habría prestado su nombre para registrar aportes de campaña.

Valles Chong figura dentro del organigrama de la presunta organización criminal como una de las siete personas “participantes que prestaron su nombre” para los aportes partidarios.

Tras las revelaciones sobre los aportes de la campaña presidencial de Fuerza Popular, en el 2011, en la que estaría vinculado el congresista Rolando Reátegui, Keiko Fujimori dijo tener “serias dudas” sobre este parlamentario.

“Tengo serias dudas del congresista Rolando Reátegui. No lo veo hace varias semanas y no fue a verme cuando estuve detenida”, asegura Fujimori Higuchi al programa periodístico Punto Final.

Como resultado de esta crisis, Daniel Salaverry pidió licencia temporal en Fuerza Popular y las voceras Úrsula Letona, Karina Beteta y Alejandra Aramayo pusieron sus cargos a disposición. Se hizo evidente que desde que Salaverry asumió la presidencia del Congreso, él trató de marcar una línea que apuntaba a bajar la confrontación con el Ejecutivo, lo que no fue compartida por buena parte de la cúpula cercana a Keiko Fujimori. Hasta que decidió irse.

Fuentes del fujimorismo aseguran que los días que Keiko estuvo presa no solo le permitieron un reencuentro familiar con su madre y hermanos (incluido Kenji), sino que le hicieron reflexionar sobre la necesidad de bajar la confrontación.

Además, la posibilidad de ser enviada a prisión le permitió un contacto más estrecho con sus asesores legales, quienes le advirtieron que los fiscales que la investigan tienen información que ellos consideraban reservada. Los cambios también apuntan a cerrar las fisuras por donde se ha filtrado información. Sobre ese punto, los trascendidos señalaron al congresista Rolando Reátegui como uno de los infidentes.

Más recientes