Red Dorsal benefició al imperio del magnate mexicano Ricardo Salinas

0
1082

Ricardo Salinas también es propietario del Banco Azteca y muchas otras empresas

Unidad de Investigación

Es el quinto hombre más rico de su país según Forbes y ha hecho del Perú uno de los mercados más relevantes para sus empresas. Hablamos del mexicano Ricardo Salinas Pliego, propietario del Grupo Salinas, que agrupa a empresas tan conocidas en nuestro país como el Banco Azteca, Elektra, y otras de talla internacional como la cadena TV Azteca.

¿Por qué es relevante hablar de él en estos momentos? En un primer informe, revelamos el entramado detrás de la concesión de la Red Dorsal Nacional de Fibra Óptica (RDNFO), que fue otorgada finalmente a Azteca Comunicaciones Perú SAC, perteneciente al Grupo Salinas, para lo cual contó con la asesoría de la consultora de Cecilia Blume, conocida gestora de intereses.

Pero si de intereses hablamos, hay que decir que los de Salinas se vieron bastante favorecidos con este contrato, pues de este se derivó una millonaria emisión de bonos que fue respaldada por el Estado peruano y que le permitió al empresario ir dejando atrás una serie de cuestionamientos en su contra por unos líos pasados con los organismos reguladores en Estados Unidos.

De acuerdo con un informe publicado por Bloomberg en el 2015, Red Dorsal Finance, un vehículo de coinversión del Grupo Salinas y el gobierno peruano, vendió US$ 275 millones de bonos a 16 años para financiar la Red Dorsal Peruana. Cabe señalar que los mexicanos no hicieron lo mismo cuando ganaron la buena pro para una red similar en Colombia en el 2011.

“Como los pagarés están garantizados por el país andino [Perú], la deuda tiene calificación BBB, un grado de inversión cuatro niveles más alto que el de TV Azteca, con sede en Ciudad de México, que tiene calificación basura”, se señala en el cable informativo que fue rebotado por otros medios especializados en nuestro país.

La transacción finalmente resultó bastante conveniente para Salinas y los tenedores de los bonos de TV Azteca, ya que le permitió a la emisora obtener financiamiento más barato para crecer y abrir otra fuente de flujo de efectivo, afirmó en ese entonces la agencia calificadora Fitch Ratings.

Bombo incluido

En una columna publicada en marzo del 2015 en el portal Milenio de México, la columnista Bárbara Anderson destaca la forma en que le sentaron muy bien a Salinas Pliego sus negocios en Perú, pero también al propio “gobierno populista” de Ollanta Humala, que iba anunciando cada tramo de avance en actos muy difundidos por los medios locales.

“Así, cada vez que se entrega un tramo en este enorme proyecto de telecomunicaciones, tanto el gobierno federal peruano como Tv Azteca reciben menciones en prensa. Y así será hasta que se terminen las 22 capitales regionales y 180 capitales de provincia incluidas en el proyecto. Eso consigue que, por lo menos en aquellas tierras, quede un poco borrado el pasado de Salinas Pliego entre diversos miembros de la comunidad financiera”, señala la autora.

Anderson se remite además al pasado del multimillonario mexicano y recuerda que este prácticamente salió huyendo de Wall Street, “donde lo menos fue que lo acusaron de apropiarse de más de 100 millones de dólares por créditos a sus empresas y en demérito de sus propios inversionistas”.

Huyen de la regulación

¿Por qué TV Azteca entra en el negocio de las telecomunicaciones fuera de México? Además de los réditos económicos, está su propia subsistencia.

En una conferencia telefónica en febrero del 2015 con analistas, Juan Bruno Rangel, máximo responsable ejecutivo de TV Azteca, dijo –según menciona el cable de Bloomberg- que la compañía ha buscado expandirse fuera del territorio mexicano a medida que se reduce para ellos el ingreso por publicidad y aumenta la regulación.

“Tenemos que diversificarnos para obtener más ingresos”, dijo. “Es por eso que hemos optado por Colombia y Perú”.