Régimen de Pedro Castillo quiere un narcoestado

Plan para suspender erradicación de cultivos de hoja de coca ilegal en el Vraem

Plan para suspender erradicación de cultivos de hoja de coca ilegal en el Vraem

Una vez que llegó al gobierno, el presidente de la República, Pedro Castillo, ordenó suspender las operaciones de interdicción y erradicación de hoja de coca en las comunidades nativas del norte del VRAEM, tal y como estaba previsto en el “Plan Anual de Reducción del Espacio Cocalero Ilegal con Responsabilidad Social en el Perú 2021”, aprobado durante el gobierno de Sagasti en febrero de este año, según reveló el Semanario Hildebrandt En sus Trece.

“Cuando Pedro Castillo llegó al poder ordenó suspender el inicio de la campaña de erradicación en el norte del VRAEM bajo el argumento de que el Ejecutivo debía esperar a que el Congreso le otorgue el voto de confianza al gabinete ministerial encabezado por Guido Bellido, de acuerdo a fuentes del Ejecutivo con conocimiento de estos hechos. El pasado 21 de septiembre, finalmente, el Ministerio del Interior dispuso reanudar las operaciones de reducción del espacio cocalero ilegal en el país, primero en Padre Abad y luego en San Gabán, aunque de manera bastante acotada. El VRAEM fue sacado del plan anual de erradicación de la hoja de coca ilegal para el año 2021”, afirma la publicación.

RESERVADO

También reveló que el exministro del Interior José Elice Navarro, quien aprobó el documento reservado, confirmó que el plan contemplaba realizar acciones de erradicación en el norte del VRAEM durante el segundo semestre de este año. La DEA, la agencia antidrogas de los Estados Unidos, había propuesto que la campaña de erradicación se inicie en el centro del VRAEM, donde se cultiva la mayor cantidad de hoja de coca que va para el narcotráfico, pero el gobierno de Sagasti consideró que era necesario atender primero un pedido expreso de las comunidades nativas del norte del VRAEM, correspondientes a los distritos de Mazamari, Pangoa y Río Tambo.

Entre septiembre y octubre de este año, durante este gobierno, se han eliminado 341 hectáreas de hoja de coca ilegal en el país, la cifra más baja de los últimos años en ese mismo periodo.

LA RAZÓN reveló en su edición del viernes 16 de octubre, que el nombramiento del ministro del Interior Luis Barranzuela fue propuesto por el congresista Guillermo Bermejo para poner en marcha un plan respaldado por el presidente que apunta a impulsar la legalización e industrialización de la hoja de coca, restringir las operaciones de erradicación de los cultivos ilegales que van al narcotráfico y maniatar a la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), el organismo encargado de diseñar y conducir la estrategia nacional de lucha contra las drogas, en resumen aplicar el mismo plan de Evo Morales en Bolivia.

DESDE CAMPAÑA

“Bienvenidos al Vraem. Voy a presentar al profesor Pedro Castillo Terrones, un rondero, compañero de campo, maestro de base, un campesino comprometido con la lucha del magisterio”, se le oye decir a Bermejo en el video publicado por Canal N y América TV en mayo, antes de la segunda vuelta electoral.

En el diálogo, Bermejo indicó que el país debe tener una “la ley de hoja de coca” y consideró que se debe despenalizar su cultivo. Explicó que se debe de imitar el modelo boliviano respecto a la hoja de coca y resaltó que Evo Morales es “amigo del profesor” Pedro Castillo.

“Perdimos la cuenta de cuántas cuencas cocaleras van aumentando, debido al error del Estado de llevar una política contra las drogas equivocadas. Sabemos que necesitan la ley de hoja de coca, una similar a la del hermano Evo Morales, amigo del profesor. Hay que despenalizarla. Desde Perú Libre, la agenda de la hoja de coca es nacional”, manifestó.

CONGRESO COCALERO

A inicios de octubre, el presidente Castillo participó del  CITE-Agroindustrial Vraem en Pichari (Cusco) y respaldó el proyecto de ley que promueve el congresista Guillermo Bermejo el cual, según varios especialistas, incentivaría el narcotráfico en el país. La llegada del mandatario a la zona no habría sido casual, pues luego se trasladó al congreso cocalero que tuvo como finalidad el empadronamiento de productores de coca ilegales y recolectar firmas para la Asamblea Constituyente que impulsa Perú Libre.

“El proyecto también tendrá luz verde, no solo ante el Congreso, sino desde el despacho, para que la hoja de coca no solo se industrialice, sino que se impulse el verdadero desarrollo con los compañeros cocaleros. Las cosas que hay que corregirlas, con Enaco y con Devida, tenemos que corregirlas”, anotó Castillo.

Castillo dio un discurso acompañado de Bermejo, algunos ministros y de uno de los dirigentes del ala más radical de los cocaleros, Julian Pérez ‘Cheldo’; y ofreció de todo a los pobladores del Vraem: además del apoyo para la ley de la hoja de coca, un aeropuerto, una universidad y un hospital. Remarcó que “el proyecto de la hoja de coca tendrá luz verde, no solo desde el Congreso, sino también desde el despacho (presidencial)”.